Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21 5 2005 63 Toros FERIA DE SAN ISIDRO Un enorme y gigantesco bostezo Monumental de las Ventas. Viernes, 20 de mayo de 2005. Décima corrida. Lleno de no hay billetes Toros de Valdefresno y Hermanos Fraile Mazas; bastante parejos pese a algunas desigualdades; sirvieron los tres primeros con bondad; 4 5 y 6 mansos y deslucidos. José Ignacio Uceda Leal, de tabaco y oro. Estocada pasada (saludó desde el tercio) En el cuarto, estocada atravesada y cuatro descabellos (silencio) José María Manzanares hijo, de sangre de toro y azabache. Estocada pasada, contraria y tendida y dos descabellos. Aviso (silencio) En el quinto, estocada desprendida (silencio) Eduardo Gallo, de azul marino y oro. Estocada pasada (silencio) En el sexto, metisaca y estocada desprendida (silencio) ni padeciesen. ¡Qué inexpresividad! Aquél destorea más que torea y éste torea como si se encontrase en el campo. Lo de Uceda Leal se hace difícil de explicar. Su faena siempre se quedó en el límite de arrancar, como un coche calado. Los lances a la verónica, bastante rígidos y sin volar el capote, acabaron en una media de categoría, como otra que abrochó un hermoso quite por chicuelinas. Torero el inicio por alto; parsimoniosos y lentos los derechazos de una serie, muy reunido con el buen toro. Ya empezaba el runrún, como si prendiese el motor, y una ráfaga de viento se cargó la siguiente tanda; un desarme otra, enganchada la manga de la casaquilla en el pitón. Y ya con la izquierda no surgió esa reunión que se había manifestado: se abrieron los espacios entre la estilizada figura de Uceda y el cuerpo bovino, un tanto a su aire. Hasta dos naturales que estallaron, ya con la gente a contracorriente. Unos cuantos derechazos más, las dobladas y un espadazo bien cobrado y bien vendido. Pero las lagunas habían sido demasiadas y el toro se arrastró íntegro. De cualquier manera fue lo más torero y estético. Manzanares hijo se embutió en un vestido sangre de toro y azabache como si sus muñecas se engrasasen con los óleos derramados por Curro o Paula... ¿Y luego qué? Ná. Suavón el toro, al que le bastó con un puyazo, y el diestro dispuesto a desplazar los viajes con una técnica perfecta para la defensa personal. Algún pase de pecho, éste o aquel natural, muchos minutos y poca chicha. Otro toro intacto. El tercero, sosote, se aburrió, sin terminar de humillar en la muleta acamperada de Eduardo Gallo, escayolado de cintura y con las ambiciones en el congelador. La segunda parte de la tarde sobró a todos los efectos, deslucida y mansa. ZABALA DE LA SERNA MADRID. Como el que me enfocó el otro día ese mago de la realización llamado Víctor Santamaría, ayer las veinticuatro mil almas de Las Ventas se fundieron en un enorme y gigantesco bostezo. Que las retransmisiones taurinas de Digital Plus cuentan con una audiencia impresionante, no hay duda: jamás me había llamado tanta gente para decirme que me habían visto en televisión ¡bostezando! Víctor, fenómeno, tú avísame, que desde entonces no cambio el rictus de concentración y sigo con auténtico interés los movimientos de las cámaras. Ayer, que disfruté del privilegio de compartir la tarde con Curro Romero, procuré no hacer gesto alguno, porque estaba seguro de que un plano al menos caería sobre El Faraón. Qué tensión. La única que me mantuvo despierto durante las dos horas de corrida al margen de algunos comentarios que intercambiaba con Curro, siempre más expresivo que locuaz, con lo cual yo, que soy también de pocas palabras, me identifico plenamente la mar de a gusto. La desconexión del personal con el Uceda Leal, en un templado y sentido derechazo espectáculo fue total a partir del violento cuarto, que abrió una segunda parte del abanico de toros de Valdefresno radicalmente opuesta a la bondadosa primera, quizá un tanto sosa. Los tres últimos, mansos, aportaron su cuota al tostón. Y, claro, los matadores se lamentaron de las oportunidades fallidas. Seguro que Uceda se lamentó; los otros dos, Manzanares y Gallo, tal vez ni eso. Parece como si no sintiesen BOTÁN La desconexión con el espectáculo fue total a partir del cuarto, que abrió una segunda parte de la corrida de Valdefresno opuesta a la bondadosa y un poco sosa primera mitad ENTREBARRERAS Con toros tan faltos de chispa es muy difícil expresarse en Madrid ROSARIO PÉREZ MADRID. Naufragaron las ilusiones de triunfar de dos de los confirmantes de San Isidro. Ésa era la espina de Manzanares: No he tenido toro para alcanzar el éxito. El segundo no transmitía mucho y el quinto desarrolló peligro sordo Pese a ello, se encontraba satisfecho con su actuación: He estado a gusto y con mayor aplomo que la tarde de mi confirmación También a Gallo le apenaba que no hubiera salido ese toro que agrada al público y que permite al torero hacer una buena faena De la misma opinión era el director de lidia, Uceda Leal: Con toros tan faltos de chispa es muy difícil expresarse en Madrid Rivera recibe el alta y quiere reaparecer la próxima semana FERNANDO CARRASCO MILLÁN HERCE SEVILLA. En medio de una expectación inusitada, Francisco Rivera Ordóñez compareció ayer, en rueda de prensa, en la clínica Fremap de Sevilla. Ayudado por dos muletas y flanqueado por los doctores López Puerta y Morales Maruri, anunció que ayer mismo iba a recibir el alta. Rivera señaló que se encuentra bien aunque todavía dolorido Se da la circunstancia de que es la primera cornada en sus diez años de alternativa: He tenido mucha suerte hasta ahora. Me han dado millones de volteretas; me han sacado los huesos de su sitio... Pero nunca me había calado un toro También dijo que está loco por volver a torear y que su intención es reaparecer la próxima semana, cuando tiene compromisos en Córdoba, Granada, Toledo y Antequera.