Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura FESTIVAL DE CANNES SÁBADO 21 5 2005 ABC Jarmusch y Haneke se mantienen como grandes favoritos a la Palma de Oro Hou Hsiao Hsian y Tommy Lee Jones cerraron con un fuerte portazo la competición b Esta edición del Festival de Cannes ha tenido un muy buen nivel en su apartado competitivo, que cerraron Hou Hsiao Hsien y el debutante Tommy Lee Jones E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL CANNES. Ayer se vació el saco de las películas que concursan por la Palma de Oro, lo que supuso una enorme alegría por partida doble: porque no había ya más que ver y porque ya estaban todas vistas. De todos modos, la competición se había reservado para el final un buen par, la china Tres tiempos de Hou Hsiao Hsien, un cineasta tan prestigioso como refinado y fatigoso, y la que supone el estreno como director del actor Tommy Lee Jones, titulada Los tres entierros de Melquíades Estrada un relato empapado de frontera cuyo guión le ha escrito Guillermo Arriaga, el de Amores perros A ninguna de ellas convendría descartarla para los premios que se entregarán hoy. Aunque el festival se clausura oficialmente mañana, esta noche se celebra la gran velada final con la entrega de premios. Es un momento siempre temible, pero más aún en esta ocasión, en la que el jurado internacional está presidido por Emir Kusturica, sobre el que se podrá discutir sus cualidades de cineasta, pero del que nadie discute su capacidad para la bronca. Si se tuviera que hacer ahora un pronóstico sobre los ganadores teniendo en cuenta a Kusturica, la lista de favoritas podría ser tan extraña como la lista del super de un nepalí, o sea que intentaremos esbozar una sin tener en cuenta si ha dormido o no Kusturica, o si le da o Jean Luc Godard se refiere a sí mismo Jean Luc Godard presentaba en uno de los márgenes del Festival Moments choisis des Histoire (s) du Cinema que es lo último, aunque no lo nuevo, de este buda del séptimo arte. No es lo nuevo porque no es más que un chimichurri que se ha hecho a su vez con ese gran chimichurri que es Histoire (s) du Cinema el supuesto portaviones de todo el conocimiento del siglo XX, en especial cinematográfico, que puso en marcha Godard con esa humildad y campechanía que le caracteriza. Pues de eso, de las decenas y decenas de horas que tiene ya fritas, ha refrito ahí una hora y media y la ha presentado en este Festival, donde lo veneran y le temen. O sea, lo mismo: grandes palabras, grandes rótulos y grandes imágenes solapándose en un pretencioso intento de encarcelar entre poéticas y tal vez huecas rejas la idea de cinematografia. Y él, de vez en cuando, sale fumándose un puro y tecleando una máquina. Es un genio Godard, y cuanta mayor es la impostura, más genio es él. Tommy Lee Jones posa para los fotógrafos ayer en Cannes chael Haneke, Oculto seguidas tan de cerca, tan de cerca, como esa mítica llegada de Alonso y Schumacher, por la de David Cronenberg, Una historia de violencia y por la de los hermanos Dardenne, El chico Y un peldaño por debajo en el grado de predilección, pero no más, estarían la de Lars von Trier, Manderley y probablemente las dos últimas en salir, la de Hou Hsiao Hsien y la de Tommy Lee Jones. Bill Murray y Viggo Mortensen podrían ser los elegidos, pero son demasiado ricos y famosos como para que alguien los vea; parece más lógico que los premios de interpretación sean para la infortunada parejita de la película de Jean Pierre y Luc Dardenne. Hay que insistir que si mira uno esta lista que se propone y mira a continuación la cara de Kusturica, lo más sensato es romperla (la lista, se entiende) A Kusturica lo que realmente le pega premiar es lo de Gus van Sant o lo del mexicano Reygadas. El chino Hou Hsiao Hsien plantea en Tres tiempos unas poéticas, livianas REUTERS y sigilosas historias más o menos de amor en tres épocas y lugares, en 1911, en 1966 y en 2005, y en- -aunque esto les traerá al fresco- -Dadaocheng, en Kaohsiung y en Taipei. Está hecha con el primor de costumbre en este cineasta distinguido y estético, que parece elaborar los planos con la misma paciencia y mimo que uno de esos jardincillos zen. Tal vez haya dentro grandes bulevares narrativos y espaciosas avenidas de emoción, pero si uno no se empeña mucho, aquello no es más que una senda bien estrecha, aunque muy vistosa y trajeada. Historia fronteriza Lo de Tommy Lee Jones es una gran historia fronteriza, situada a uno y otro lado del Río Grande y con unos personajes rocosos, agrestes e incluso zafios. Se cuentan, como dice el título, los tres entierros de Melquíades Estrada, un mexicano muerto de un disparo, cuyo asesinato sólo le interesa aclararlo a su único amigo (Tommy Lee Jones, con su mejor cara de haberse subido el Aconcagua usándola de piolet) y cuyos dos primeros entierros y desentierros llevaran al tercero: un viaje y tres viajeros, el amigo, el asesino y el cadáver. El director tiene un cameraman de excepción, Chris Menges, y unos paisaje aún más excepcionales y que le entran en el plano a presión; la película y la peripecia huelen a western fronterizo, aunque también algo excesivamente a muerto: la constante presencia del cadáver, las situaciones que provoca y lo mucho que le acerca la cámara Menges, o Lee Jones, provocan diversas y contradictorias impresiones. Pero, fuera de la necrofilia y de algún que otro detalle vulgar, la película tiene una fuerza arrasadora y unas descripciones de tierras y de almas realmente vastas e insondables. Aunque solo sea por la paliza que se lleva el actor Barry Pepper, alguien debería también considerarlo para algún premio. no el día rockero. Si tenemos en cuenta las críticas y los críticos, cosa que ya se ha demostrado muchas veces que es un error, las grandes favoritas serían la de Jim Jarmusch, Broken flowers y la de Mi- Sharon Stone, condecorada La actriz Sharon Stone recibió, de manos del presidente del Festival de Cannes, Gilles Jacob, la medalla de Oficial de las Artes y las Letras que le ha concedido el Gobierno francés. La protagonista de Instinto Básico fue, la noche anterior, la anfitriona de la tradicional gala que se celebra en Cannes a beneficio de los enfermos de sida, y que suele presidir Elizabeth Taylor. En la gala se recaudaron tres millones de dólares y entre los objetos subastados figuraron el vestido que llevaba puesto Penélope Cruz o una clase de tenis impartida por Mónica Seles. AP