Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21 5 2005 57 Cultura y espectáculos Las fuerzas políticas restauran por fin el maltrecho consenso sobre el Museo del Prado. El PP retiró la petición de que las obras de ampliación pasen a depender de Moncloa y Cultura ultima la reforma que rebajará su presupuesto en un millón de euros El Prado abandona la economía de guerra TEXTO: JESÚS GARCÍA CALERO FOTO: CHEMA BARROSO MADRID. Las aguas vuelven a su cauce en el Museo del Prado. Según ha podido saber ABC, el Ministerio ya tiene listas las cuentas de la ampliación, al igual que su financiación, que ha sido revisada levemente a la baja. Ya no habrá más economía de guerra y obras paradas. Y falta muy poco para un almuerzo de reconciliación de partes, después de la primera y fabulosa bronca política sobre el museo en diez años. Sólo un millón de euros menos. El Ministerio de Cultura ya tiene lista la financiación de las obras del Prado, cuyo gasto desorbitado tanto alarmó a la ministra Carmen Calvo hace apenas unas semanas. Como se recordará, había un incremento del 84,7 por ciento entre el presupuesto de la ampliación (61,5 millones de euros cuando el PSOE llegó al Gobierno) y su costo actual (113,7 millones de euros, es decir que faltaban algo más de 52 millones para cubrir los gastos) que se detecta pasado un año de Gobierno del PSOE. Se dice que Hacienda se negó a solventar el tema sin más y ello provocó que Carmen Calvo destapara, tal vez sin reparar en la polémica que acarrearía, la caja de los truenos de las obras del Prado. Lo cierto es que todo está arreglado- -el reformado está supervisado, se dice técnicamente, a falta de una aprobación ulterior- gracias a un crédito extraordinario del Ministerio, el aprovechamiento de la dotación del museo y algunas operaciones de ingeniería financiera pública, como dejar algunas partidas para corregir en los próximos presupuestos. De todos modos, la revisión de gastos se ha hecho levemente a la baja y las obras costarán un millón de euros menos al erario público, que no es poco, pero que no es tanto como auguraba la amarga queja de Carmen Calvo. Políticos a la greña. La ministra arrojó sombra sobre la claridad de las cuentas del anterior Gobierno y paró las obras. El PP respondió con la petición de que Moncloa gestionase la ampliación del Prado porque el Ministerio, a su entender, no podía con ella. La bronca política ya ardía en todos los ámbitos de nuestra vida pública- -política social, territorial, reforma constitucional... -y se extendió hasta el Prado, sin atender al consenso de una década. Así la ampliación embarrancó. El primer gesto, en el Congreso. Una escena pasó casi inadvertida en el debate sobre el Estado de la Nación. Cuando el PP decide retirar la petición de que Moncloa asumiese la gestión de la am- Un almuerzo muy cordial de Calvo y Uría, el 16 de mayo, tras presentar la Crucifixión de Juan de Flandes, limó asperezas pliación del Prado, su responsable de cultura, Beatriz Rodríguez- Salmones, quiso informar a la ministra, sentada en el banco azul un par de filas por debajo. Para ello, pidió a Miguel Ángel Cortés, sentado justo detrás de Carmen Calvo, que se lo comunicase. Cortés, antiguo secretario de Estado de Cultura que acuñó la frase el Prado es más importante que la Monarquía y la República juntas fue de este modo heraldo del primer gesto político para recuperar el maltrecho consenso, que la ministra recibió sin gran entusiasmo. Los detalles importantes Dentro de tres semanas será efectiva la aprobación técnica de las nuevas cuentas de las obras del Prado, ya supervisadas y conocidas por el Patronato. La revisión a la baja del presupuesto de las obras ahorrará un millón de euros de los 113,7 que iban a costar y permitirá reactivar las obras en un mes. La urbanización de la zona correrá a cargo del Ayuntamiento. Se financiará con un crédito extraordinario de Cultura, con la dotación del Prado y también se dejará algo para el presupuesto del año que viene. Se asegura que el precio del metro cuadrado de la ampliación del Prado se encontrará dentro de la media de obras realizadas en instituciones de la misma importancia. obras en poco más de un mes. El equipo de Cultura y los patronos están ya convencidos de que esta vez será la definitiva y las obras no generarán más problemas de gasto. Próxima comida de reconciliación. El Prado será el escenario, este mismo lunes, de una comida de reconciliación en la que se sentarán, junto a Uría, la responsable del PP, Beatriz Rodríguez- Salmones, el subsecretario Hidalgo y el director del museo, Miguel Zugaza. ¿Irá la ministra también? Los flecos: comparece Uría. Todas las partes se esfuerzan en afianzar el consenso que, según algunos, las desafortunadas declaraciones de la ministra rompió. El Ministerio ha afirmado por su lado que consenso no es un pacto de silencio y que con la luz sobre los problemas de las obras se ha ayudado a resolverlos. Quedan, entre otras cosas, la comparecencia de Rodrigo Uría ante el Congreso, que servirá con toda probabilidad para poner las cosas en su sitio y de paso dejar fuera de toda duda el apoyo unánime del Patronato y del Ministerio al director Miguel Zugaza y a su plan plurianual, ante las críticas que ha recibido durante la refriega política. Las obras se reiniciarán en algo más de un mes. La ministra y el presidente del Patronato del Prado, Rodrigo Uría, también limaron asperezas durante un almuerzo privado y muy cordial celebrado el pasado lunes, con motivo de la presentación del nuevo cuadro de Juan de Flandes. Al día siguiente comprobaron cómo el órgano rector de la pinacoteca daba un gran respiro al conocer, de boca del subsecretario de Cultura, Antonio Hidalgo, el estado de las cuentas que permitirá reiniciar las