Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21 5 2005 11 Hugo Chávez, presidente de Venezuela, afirma que Hitler se queda corto en comparación con Aznar Rajoy dice que la banda le pone los deberes al Gobierno y, además, le riñe Advierte del riesgo de que Galicia se convierta en el maletero de la disparatada política de Zapatero popular espera que la política de rendición de la banda terrorista no acabe convertida en la rendición de un país y de la soberanía nacional C. H. PONTEVEDRA. Los coletazos del debate sobre el estado de la nación impregnan, sin duda alguna, la campaña electoral gallega, convertida en un escenario político donde PSOE y PP se juegan mucho más que el Gobierno autonómico. El líder popular, Mariano Rajoy, que participó ayer en un acto de su partido en Pontevedra, presentó Galicia como el bastión desde el que luchar contra el disparatado tablero en que José Luis Rodríguez Zapatero, Pasqual Maragall y Josep Lluis Carod- Rovira han convertido, a su juicio, la política nacional. Definitoria de ese disparate es, según Rajoy, la resolución aprobada el pasado martes por todas las fuerzas políticas de la Cámara Baja, a excepción del PP, sobre el diálogo con ETA. Esto ha propiciado que sea la banda terrorista la que está poniendo los deberes al Gobierno y, además, le riña cuando escucha cosas que no le gustan, como las críticas del ministro José Bono o del presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra. b El líder EFE festación convocada por la AVT para el 4 de junio, que puede convertirse en un escenario propicio para reforzar una relación que siempre ha sido muy estrecha. Sin embargo, la dirección del PP no ha decidido todavía cuál será su grado de implicación en dicha manifestación después de los antecedentes (con supuestas agresiones al ministro de Defensa, José Bono) La opinión pública tiende a desistir- -afirman desde la calle Génova- De ahí nuestro empeño en estar con las víctimas O desistías o te plantabas En cuanto al tono, duro, durísimo, de Rajoy en la primera sesión del debate, cabe decir lo siguiente: en el PP muchos defienden que o desistías o te plantabas tras las declaraciones de dirigentes socialistas, como José Blanco o Alfredo Pérez Rubalcaba, acusando a los populares de que no deseaban el fin de la violencia. Mariano Rajoy optó por plantarse. No tenía ni margen ni sentido hacer un discurso distin- to indican. Y es más, añaden: Si lo hubiese dicho de otra manera habría dado igual, porque el choque de trenes era inevitable Una persona muy próxima a Rajoy, que forma parte de lo que en Génova se da en llamar el equipo médico habitual asegura que el tono escogido por el líder popular- -que sorprendió a muchos de sus diputados y a bastantes miembros de la dirección del partido- -venía decidido de antemano. No fue, por tanto, una reacción al discurso que por la mañana había pronunciado el presidente del Gobierno. De hecho, los retoques y los cambios que se introdujeron en el texto a mediodía fueron mínimos y hacían referencia a Galicia, a la inmigración y a la economía. Además, a diferencia de Aznar- -que dejaba la redacción de los discursos a sus colaboradores tras transmitirles instrucciones precisas- Rajoy escribe sus textos y, en este caso, la tarde anterior se fue a su domicilio para terminar de perfilar su intervención. rración de los acontecimientos que mediaron entre finales de 1998 y principios del año 2000. Consciente de que el pesimismo tiene mala venta dijo que a veces es duro mantener ciertas posiciones y, para ello, apostó por la pedagogía de insistir en la necesaria derrota y rendición de ETA, para que esto no se convierta en la rendición, no de una persona o de un presidente del Gobierno, sino de un país y de la soberanía nacional Mariano Rajoy hizo estas consideraciones ante los integrantes de la candidatura popular por la provincia de Pontevedra (entre los que estaban su número uno Alberto Núñez Feijó, y el eterno aspirante a delfín, José Cuiña) y el presidente fundador del PP, Manuel Fraga, que proclamó que los comicios del día 19 de junio son muy importantes para España Y es que de Galicia no sólo depende la consolidación del liderazgo de Rajoy, aducen en el Partido Popular, sino también la defensa de un modelo de Estado. Ocurrencias y rectificaciones De ahí que el líder popular trasladara la idea de que los socialistas quieren reproducir en Galicia un gobierno como el de la nación o como el tripartito catalán. Un gobierno que, además de pactar con independentistas, prima las ocurrencias y las rectificaciones, carece de altura de miras, no tiene ninguna grandeza y se dedica a abrir debates absurdos entre otras características. En definitiva, un pacto entre el PSdG y el BNG sería, según el líder del PP, suicida y letal además de convertir a los gallegos en los maleteros de unos dirigentes políticos que sólo defienden sus propios intereses sentenció. Diálogo y pistolas El líder popular admitió que es fácil hablar de diálogo y de paz, conceptos a los que nadie se opone, pero no se puede dialogar con alguien que coloca encima de la mesa una pistola si no hay tregua, y por debajo si hay tregua, pero para sacarla cuando quiera y volver a matar comentó en una na-