Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21 5 2005 Opinión 7 menta en algo tan ineludible como es la muerte: El Rey ha muerto, ¡viva el Rey! Es decir, que la virtud de la monarquía consiste en que el acceso al trono no depende de elección alguna ni está sujeta a ninguna presión, depende de la filiación. El fundamento es la familia, célula primera de toda sociedad, y la herencia, consustancial a la pervivencia de aquélla; elementos ambos ajenos a la influencia humana. La monarquía es una forma de gobierno en la que se ha establecido un sistema basado en la naturaleza y perfeccionado por la razón para evitar toda injerencia de los hombres, en orden a un fin superior que es el bien común. LA ESPUMA DE LOS DÍAS ANDALUCÍA ES ESPAÑA ABÍA indicios geográficos e históricos, pero es ahora, después del debate sobre el estado de la Nación, cuando resulta demostrado que Andalucía es España. A conclusión tan rotunda se ha llegado por reducción al absurdo y por aplicación sistemática del razonamiento sensu contrario pues si Andalucía ha brillado por su ausencia en el debate y no aparece en ninguna de las resoluciones, no puede ser por otra cosa que por pertenecer a la parte de la nación a quien se reclama, a la España restante, a esa otra porción del Estado que debe satisfacer las reivindicaciones de los nacionalistas. Lo que digo sirve tamMANUEL bién para ExtremaduÁNGEL MARTÍN ra, Madrid, las Castillas y otras pocas comunidades autónomas, pero es que yo estuve atento a la aparición en los discursos de alguna alusión a mi hermosa tierra de adopción, y aún sigo esperando. Entiéndanme que no me parece mal que las resoluciones aprobadas contemplen, entre otras muchas, medidas tales como ayudas a Galicia, al convenio con Navarra, al fomento del cultivo del plátano canario, al desarrollo de la red de transporte de Euskadi, a la Exposición Internacional de Zaragoza, y a la ubicación de la sede administrativa del ITER en Barcelona, pero me sorprende que nada haga referencia a los andaluces. De ello sólo puede deducirse que no les hace falta y que serán donantes y no peticionarios, parte de la España residual. Ninguno de los oradores se acordó del sur del sur, y ninguno de los diputados andaluces del PP o del PSOE consideró oportuno presentar al respecto resolución alguna. Andalucía ha progresado mucho pero sigue teniendo un PIB per cápita que es tan sólo el 71 por ciento de la media de la UE, y en su territorio se encuentra el 23 por ciento de los parados españoles, así que el silencio no debe ser por falta de necesidades y de proyectos, sino por falta de voz política. Esta Nación está gobernada por los nacionalistas de sus naciones, y a quien no tenga representación de este tipo sólo le queda confiar en que los intereses globales de los dos grandes partidos les favorezcan de carambola. La izquierda de la solidaridad entre los pueblos se ha pasado en bloque al egoísmo de campanario; ha dejado a un lado las teorías de la dependencia, del centro y periferia de los Myrdal y Prebisch, y se ha convertido a la tecnocracia de las balanzas fiscales y a la reeducación disciplinaria de los que chupan del bote ¡Qué tiempos aquellos en que culpaban del subdesarrollo a las regiones ricas, a sus oligarquías, a sus políticas proteccionistas! ¡Qué ingenuidad la de exigir una deuda histórica y solidaria! Son los ricos quienes ahora reclaman a España, y todo parece indicar que Andalucía está en ella. H ÁNGEL CÓRDOBA res reconocidos por la Constitución Española de 1978. Empezaré por el segundo: La historia de España ha confirmado a través de los siglos a una familia, una sola, para que de ella surja el rey que la gobierne. Este hecho, que puede parecer circunstancial, es fundamental porque delimita el ámbito de las personas llamadas a la sucesión, ahorra a la nación la lucha por la autoridad suprema y facilita una preparación acorde con su destino. Por el primer factor está exactamente determinado el sucesor con lo que se evitan de nuevo las luchas inherentes al poder, y la transmisión es automática pues se funda- Pues bien, todo ese esquema establecido por los siglos para que el Rey no sea deudor de nadie y por lo tanto independiente, se destruye con la posibilidad de modificar el régimen sucesorio, porque se implantaría el principio de que también ahí los humanos pueden establecer las mudanzas que les acomoden. Las normas de sucesión dejan de ser ajenas a los hombres, son voluntaristas, y cada partido podrá proponer las variaciones que crea oportunas, cada Legislatura podrá establecer las enmiendas que juzgue convenientes, el mismo Rey podrá defender su gusto personal. No es que haya que igualar a la mujer con el varón, no es preferir a Fernando antes que a Isabel, es que en aras a la independencia del Rey, y porque eso es útil a la sociedad, no caben modificaciones en esa materia. Si se aceptara el innovador principio para no discriminar a las mujeres, habría inmediatamente que retocar las leyes para no discriminar a los menores frente al primogénito, pues la Constitución expresa claramente en su artículo 14: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social La discriminación, sacro concepto, también es dolorosa por edad, por orden de nacimiento, y como segundón que soy, me erijo en campeón de Benjamín frente a Rubén. Y ¿quién designará al sucesor? ¿El Rey escogiendo entre sus hijos? ¿El pleno de las Cortes? ¿Un referéndum nacional? Las contestaciones tienen resonancias de la monarquía electiva para volver a escribir la historia española a partir de Recaredo. Antes de rubricar, una última pregunta a los sesudos Padres de la Patria: ¿Recuerdan que la última modificación de la ley de sucesión a la Corona costó al país dos guerras civiles? PALABRAS CRUZADAS ¿Es eficaz el mensaje del PP respecto a la negociación con ETA? EL LLANERO SOLITARIO LA SEQUÍA NO CALA E STÁ más solo que la una, pero Rajoy se siente cargado de razón y además la tiene. Está solo de solemnidad desde hace tiempo, con problemas internos en su partido, con el resto de la oposición votando a favor de un gobierno extremadamente generoso con quienes le votan, y con ese gobierno haciendo además campaña contra Rajoy, al que presentan como un político intransigente, ultra y echado a perder, en el monte. Los ciudadanos saben diferenciar los hechos de las campañas políticas con mala baba. Si Rajoy se muestra inflexible en sus acusaciones y subido de tono, es porque se siente indignado por la forma en que se rompe un pacto que era fundamental para la lucha contra el terrorismo, PILAR preocupado por la forma en que se negoCERNUDA cia no se sabe qué con personas que no se sabe quiénes son, y rabioso porque se considera engañado por un presidente que cuando le llama- -porque se lo aconsejó Rubalcaba- -le cuenta que en su encuentro con Ibarretxe no se había tratado nada relevante. Y encima pretende que Rajoy crea esa edulcorada y falsa versión. Las acusaciones de Rajoy contra esta locura en que nos ha metido Zapatero calan, por supuesto que calan. Aunque desde el Gobierno y sus aledaños intenten minar su imagen con las acusaciones de que no tiene visión de futuro, no manda en el PP y es un energúmeno. N O, no caló el mensaje de Mariano Rajoy rechazando la negociación con ETA. Esto no es esa lluvia fina, que decía Aznar, que acaba empapando, pertinaz. Esto es una gran tormenta: la gente, ante el cambio, quiere esperanzas, las busca donde pueda haberlas. Quiere acabar con los escoltas, con el miedo a pasear por los parques no sea que te topes con un pistolero, quiere acabar con el dolor de que maten a los nuestros. Una mayoría piensa que negociar con ETA es malo, pero peor es que sigan asesinando. No se debe dar un sí incondicional a la negociación, tapándonos la nariz y accediendo a cuanto pidan los criminales, pero tampoco un no sin más. Calaría mucho mejor, inFERNANDO tuyo, un mensaje diciendo que el PP JÁUREGUI apoya al Gobierno en esta iniciativa, siempre que se cumplan condiciones mínimas que respeten la dignidad de las víctimas y de todos nosotros. Es decir, sí pero puede que no, o no, pero tal vez sí. Postura más inteligente, más constructiva, que la inflexible que le aconsejan a Rajoy, quizá esos mismos que dicen que el sondeo del CIS, que le daba perdedor frente a ZP, estaba trucado. Ya saben: hay enemigos, enemigos a muerte y correligionarios; entre éstos, los peores son los talibanes aplaudidores, anclados siempre en el niet La sequía no cala: empobrece. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate