Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes VIERNES 20 5 2005 ABC RAFAEL NADAL Cuarto cabeza de serie en Roland Garros ¿Favorito en París? pero si sólo soy un debutante A sus 18 años se ha convertido en la sensación de la temporada. Sus cinco títulos en tierra batida le acreditan como el mejor especialista actual sobre esta superficie y uno de los grandes favoritos para conquistar el Grand Slam francés TEXTO: DOMINGO PÉREZ MADRID. A Rafael Nadal le da apuro, casi le avergüenza, que le consideren el gran candidato en París. Sin embargo sus colegas, que son los que han sufrido el asombroso estado de forma en que se encuentra, así lo consideran. Ayer llegó a la capital francesa y por primera vez en su carrera pisó una pista de Roland Garros, Se entrenó en la Suzanne Lenglen, el segundo estadio en importancia que alberga el recinto. ¿Se considera el favorito para ganar en Roland Garros? ¿Favorito yo? Pero si sólo soy un debutante. Nunca he jugado en Roland Garros. Antes que yo son favoritos otros jugadores con más experiencia, como Ferrero, Moyá, Gaudio o Coria sin olvidar a Federer, que acaba de vencer en Hamburgo. ¿Parece que quisiera quitarse presión? -No. Lo pienso de verdad. Soy el mismo jugador de hace dos meses y entonces nadie me daba como favorito. Es verdad que ahora estoy entre los diez primeros del mundo (quinto) Pero insisto, para mí hay otros jugadores favoritos antes que yo. -Pues sus principales rivales, Federer, Agassi, Coria, Gaudio, Moyá y hasta Ferrero le señalan como el mejor jugador sobre tierra batida del momento. -No tengo más que agradecérselo. Lo dirán, pero saben que no es así. Como mínimo tienen el mismo nivel que yo y ellos lo han demostrado de sobra más y más que yo mismo, o por lo menos durante mucho más tiempo que yo. No quiero pensar demasiado en Roland Garros. Lo único cierto es que allí no he jugado nunca y me hace mucha ilusión poder debutar. Voy, en principio, a divertirme y cuantos más partidos gane más me divertiré. Pero voy también sin presión. ¿Si no gana en París será una decepción? -Para nada. No supondría ninguna tragedia. Sé que me quedarán otros años para intentarlo. No me lo planteo como una meta. Mi única meta en París es ganar el primer partido y luego ya veremos. ¿Sin embargo, todos sus títulos los ha conquistado sobre tierra? -Ha sido porque he jugado más sobre tierra que sobre el resto de las superficies. De todas formas creo que la final de Miami (la perdió con Federer, después de ir dos sets arriba) ha sido para mí más importante que ganar cualquier torneo normal de tierra. En los Masters Series juegan los 50 mejores del mundo y es mucho más difícil conseguir buenos resultados. ¿Se siente invencible? -Ni mucho menos. Hay muchos tenistas que pueden ganarme, pero también creo que en un buen día puedo ganar a cualquiera. Pero lo que importa no es ganar a los buenos, sino vencerles en el momento adecuado. Mi tenis sigue evolucionando. Jugar muchos partidos me ayuda, las victorias ayudan a ser mejor tenista. Pero sé que no Rafael Nadal, preparado para sacar provecho del estado de gracia de su juego voy a tener durante todo el año ni el estado de forma ni los triunfos actuales. Sé que la racha se parará. Aunque trabajo cada día para que no ocurra o, al menos, tarde lo más posible en llegar. ¿Entraba en sus planes lo que ha conseguido este año? -En absoluto. Soy el dos en la Carrera de Campeones. Sólo Federer ha ganado más partidos que yo este año. Estoy delante de gente como Hewitt o Agassi... Algo semejante no entraba en mis planes. Vamos, ni en el mejor de mis pronósticos. Soy el primer sorprendido. La racha de resultados que llevo no es normal y sé que se acabará tarde o temprano. -Y si no se trunca, ¿cuál es su meta? -La he cambiado a lo largo de la temporada varias veces. Primero fue acabar en el top 20 luego, en el top 10 Ahora mismo mi meta es jugar el Masters de Shangai (reservado para los ocho mejores del planeta) -La Copa Davis se ha convertido en su único mal trago del año. ¿Lo ha asimilado ya? -La verdad es que era algo que teníamos todos bastante asumido. Sabíamos que podía suceder porque era un rival (Eslovaquia) muy complicado fuera de casa. Hay que aceptarlo y pensar en salvar la categoría. -Pero contra Italia parece fácil. -No tanto. Tiene buenos jugadores, como Volandri, Starace o Sanguinetti, y lo pondrá difícil. Nosotros tendremos que acudir en plena forma y a por todas. Será importante llegar con una buena actitud. Todos los partidos serán abiertos, habrá que lucharlos uno a uno y, además, hay que ver sobre qué tipo de superficie jugaremos al final. Pero debemos acudir mentalizados para mantener a España en el Grupo Mundial como sea. ¿Cómo vive la Nadalmanía que se ha desatado y que le acosa? -Es una locura. Cuando ganamos la Davis también se desató algo parecido, pero entonces era un equipo y la Federación nos llevaba más protegidos. Ahora todo me cae encima. No me gusta quedar mal con nadie, pero es materialmente imposible atender a todos. Te hacen preguntas, te piden autógrafos, quieren hacerse fotos contigo... ¿Cuál cree que es la clave de su éxito? -Sobre todo el trabajo. Tres horas y La clave de mi éxito es, sobre todo, el trabajo; tres horas y media diarias entrenando al tenis, una hora y media más de preparación física y buscar siempre mejorar algo Un maleficio en el torneo parisino Rafael Nadal jamás ha jugado un partido en la tierra parisina, Su mal fario con Roland Garros se inició en categorías inferiores. En 2002 era el mejor jugador del mundo junior y gran favorito. Sin embargo, las exigencias paternas le obligaron a quedarse en Manacor para acabar el curso. Todo estaba preparado para presentarle en sociedad al año siguiente. Empezó a hablarse de él cuando eliminó a Costa en Montecarlo y a Moyá en Hamburgo. Pero esta vez se cruzó en su camino una tonta lesión. Después de un entrenamiento se puso a jugar un partidillo de fútbol con los amigos y una mala caída le produjo un fisura en el codo izquierdo que le alejó de la competición durante un par de semanas, aunque se recuperó para ir a Wimbledon. En 2004 ya era toda una sensación. Finalista en Auckland. Héroe de la Davis en Brno... Afinaba su puesta a punto cuando sufrió una fractura por estrés en su pie izquierdo. Para que se hiciera al ambiente y a las instalaciones realizó una visita fugaz, que este año espera prolongar un par de semanas.