Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 VIERNES 20 5 2005 ABC Deportes Los hinchas radicales esperaron la llegada de uno de ellos (con traje) y, tras cubrirse varios el rostro, invadieron el campo y amenazaron a los jugadores atléticos FOTOS: ABC Los ultras se encaran e insultan al Atlético Miembros del Frente rompieron la valla e interrumpieron el entrenamiento de la plantilla ABC MADRID. La Liga Profesional siente una preocupación que ayer exponía el Atlético de Madrid. Estos hechos son negativos para todo el fútbol español, porque lo malo se pega En efecto, ahora se teme que los incidentes que se produjeron en el campo de entrenamiento del club madrileño puedan ser copiados por los energúmenos de otros clubes, pues ofrecen una sensación de que se ha abierto la veda. La imagen de inseguridad que se transmitió es una semilla que los equipos piensan cortar. Se van a aumentar las medidas para evitar sucesos similares. Todo comenzó cuando once energúmenos del Frente Atlético rompieron una valla del campo donde se ejercitaba el equipo rojiblanco, en Majadahon- da, y se plantaron delante de los jugadores para expresar, de cerca, una serie de menosprecios e insultos que ya habían vertido anteriormente desde detrás de la valla, mezclados en el anonimato de otros quince radicales. Se temió que hubiera agresiones físicas, que finalmente no se produjeron. Hasta ese momento la mañana era desagradable para el cuerpo técnico y para los jugadores, que soportaron constantes increpaciones mientras se ejercitaban. Pero los aficionados se encontraban todavía detrás de la verja y nada se podía hacer. Era triste escuchar los ataques al técnico: ¡Ferrando, vete a tu pueblo, eres un paleto! ¡Te has reído de nosotros! Y a los futbolistas: ¡Fuera, estáis jugando con nuestro dinero! ¡Jugadores, mercenarios! La situación se tornó grave cuando los violentos pasaron de las palabras y amenazaron con los hechos. Once gamberros derribaron la valla y se dirigieron hacia donde se encontraba la plantilla, que realizaba los estiramientos del final de la sesión. Amenazas de muerte a Bastón Uno de ellos, el conocido como Fran, vestido con chaqueta y corbata, enseñó su cobardía al ponerse una bufanda rojiblanca con dos agujeros para ver sin ser identificado, aunque ya había sido filmado cuando insultaba a los profesionales a los que ahora se acercaba. Después de un parón de indecisión, los once se colocaron ante los jugadores. Torres y Aguilera, los capitanes, fueron los primeros en dar la cara. Les dijeron con educación que entendían su enfado y les pidieron que se marcharan. La dignidad del estandarte del club al hablar con ellos la pagó con los comentarios de desprecio de estos despreciables. Fueron diez minutos muy desagradables. Leo Franco, ya más enérgico, les dijo que no podían actuar así. Ferrando ordenó a sus futbolistas que se marcharan a los vestuarios mientras Bastón, el entrenador de porteros, se encaró con ellos, indignado. Los ultras le respondieron con amenazas de muerte. El club ya había llamado a la Guardia Civil, que llegó cuando los radicales ya se habían fugado. Pero solicitó los vídeos de los sucedido para reconocer a los violentos y tomar las acciones consecuentes.