Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 5 2005 57 Cultura y espectáculos La poesía es pecado, transgresión A diferencia de lo que me ocurre con la novela- -recordó el escritor- sí puedo decir cuándo establecí mi primera relación con la poesía. Fue en Cochabamba (Bolivia) donde pasé los diez primeros años de mi vida. Mi madre era lectora de poesía y tenía en su mesita junto al velador un libro de pastas azules: Veinte poemas de amor y una canción desesperada Me prohibió que lo leyera porque no era para niños, lo cual era una incitación irresistible para un niño. Así que lo intenté leer a escondidas y, aunque no entendía mucho, algunos versos me provocaron malestar y desasosiego, una sensación que recupero cuando releo el primero de los poemas... Yo era inocente como un lirio pero asociaba aquellos versos con lo que nos aterrorizaban en el colegio: el pecado. En la poesía está el pecado, la transgresión, los bajos fondos de la vida misma Mario Vargas Llosa pasó revista en la Casa de América a sus poetas preferidos EFE Si tuviera que elegir a un poeta entre todos, sería a Góngora, y si me dejaran dos, amnistiaría a Baudelaire Mario Vargas Llosa inauguró ayer el ciclo de conferencias Los otros poetas un ciclo de conferencias dedicado a que escritores, pintores y músicos que no se dedican a la poesía hablen sobre ella TULIO DEMICHELI MADRID. Asunción Ansorena, en nombre de la Casa de América y Enrique Loewe, presidente de la fundación Loewe, dieron la bienvenida a Mario Vargas Llosa quien ayer inauguraba el ciclo Los otros poetas que fue presentado por Luis Antonio de Villena. Se trata- -en palabras del poeta- -de dar voz a los muchos creadores que no se dedican a la poesía pero que hablan y manifiestan nostalgia de ella. Muchos escritores tuvieron su origen en la poesía, pero también se interesan en ella los pintores y muy especialmente los músicos, porque la música es la otra poesía, que es el humus no esclarecido que está en el fondo de la creación El presentador recordó que Vargas Llosa tiene una evidente relación con la poesía no sólo porque César Moro b La Casa de América acoge fuera su profesor de francés en el colegio militar Leoncio Prado, donde sucede La ciudad y los perros sino porque siendo áun muy joven, a los 23 años, tradujo un texto de Rimbaud, Un corazón bajo una sotana en el que se incluyen poemas, y a lo mejor Vargas Llosa quiso ser un poeta como Rimbaud A su juicio, el escritor hispano- peruano está siempre bajo la tentación de la novela total, que es una suplantación del mundo. En la novela total siempre hay poesía, una prosa que va más allá y que gobierna al escritor conluyó. cia mientras que la prosa admite grados La poesía es extremista, o buena o mala, mala con ensañamiento y alevosía, o buena y deslumbrante Consideró que, para él, leer poesía es una operación visceral que tiene carácter de confesión, inspitración, catarsis algo así como un combate o un entrevero amorosos que le ha servido de tabla de salvación sobre todo en los momentos de alta tensión como cuando se dedicó a la política entre los años 87 y 90 y leía poesía, sólo poesía, todos los días por la mañana o en los desvelos de la noche. A lo largo de la conferencia, Vargas Llosa relató no sólo su primer encuentro con la poesía sino que pasó revista, además, a los poetas que le importan, y señaló qué tipo de poesía era su preferida. Vargas Llosa equiparó a Neruda con Victor Hugo, lo que provocó algunos aplausos en la sala, pues como él produjo mucho, con genialidad pero también hojarasca e incluso basura. Y es que Neruda es muchos poetas Comparó a Rubén Darío con Rimbaud, pues los dos no tuvieron una gran instrucción, lo que a Darío no le impedía escribir en la lengua española con una ligereza y una sutileza extraordinarias y destacó un poema que siempre le causa una gran impresión: El responso de Verlaine un poema del que Baroja dijo alguna vez que sólo entendia el qué. Como yo mismo (risas) Los malditos Una cosa hay que le interesa fundamentalmente a Vargas Llosa entre los poetas, el malditismo. Entre sus preferidos se encuentran Martín Adán y César Moro en lengua española; y Baudelaire, Verlaine y Rimbaud, en la francesa. Moro era un educado profesor de francés al que martirizábamos con puyas bellacas sin que pidiera nunca ayuda a los oficiales del Leoncio Prado. No hizo ninguna concesión y murió casi inédito. Sus ensayos son de una gran ferocidad En fin, en cualquier caso, Vargas llosa, al concluir su conferencia, señaló que si tuvieraa que salvar a un poeta entre todos los del mundo sería a Góngora, y si me dejaron dos, amnistiaría a Baudelaire La poesía sólo admite la excelencia Mario Vargas Llosa comenzó su conferencia hablando de las reticencias que tenía a la hora de hablar de poesía. En primer lugar, tuvo que vencer el pundor de incurrir en un exhibicionismo obsceno sensación que le embarga cuando ve que en alguna tesis se cita los poemas que escribió de niño y adolescente, alguno fue publicado, y que yo quería ver desaparecidos Recordó Vargas Llosa que Borges afirmaba que en poesía sólo se admite la excelen- El escritor afirmó que la poesía fue su tabla de salvación cuando se dedicó a la política entre 1987 y 1990. Leía todos los días, por la mañana y en los desvelos, a Góngora