Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 5 2005 Madrid 43 Aceiteras, bandejas, cajas, camisetas, cestos, delantales... Cualquier objeto es útil a la hora de promocionar el centenario literario más reconocido. Para encontrarlos, nada mejor que una tienda por y para la región: la Tienda de Madrid El Quijote, en casa TEXTO: MABEL AMADO MADRID. Hace ya varios años que abrió sus puertas una tienda muy especial. Su objetivo: reunir en un mismo espacio libros y objetos de diseño que imiten el espíritu madrileño. Su nombre: La Tienda de Madrid. Situada en el centro comercial Puerta de Toledo y adscrita al Centro de Turismo de la Comunidad, esta tienda acoge bajo un mismo techo objetos que encierran y transmiten el ser de la región madrileña. El Madrid actual, el cortesano, el costumbrista, el de capa y espada... Y, por supuesto, aquel Madrid en cuyos talleres del impresor Juan de la Cuesta, en plena calle de Atocha, vio la luz, allá por la primavera del año 1605, una obra universal de las letras españolas, El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha del genial Miguel de Cervantes. Cuando toda España, y en especial la región madrileña, celebra el cuarto centenario de la edición de la primera parte de este insigne libro, La Tienda de Madrid centra ahora el interés de todos los cervantinos, de locos quijotes lúcidos sanchos y amorosas dulcineas Para festejar la fecha y homenajear a uno de sus más ilustres vecinos de la calle Huertas, La Tienda de Madrid ha recreado en numerosos productos la obra y la figura de Miguel de Cervantes. Las bandejas de cristal también recuerdan a los protagonistas de la genial obra de Cervantes cartel de la primera edición madrileña y de catorce idiomas más- -egipcia, rusa, china, japonesa, inglesa, mexicana... -hasta una línea de recreación de la portada de la primera y la segunda parte del Quijote en jarrones, portalápices, velas, bandejas de cristal, abanicos, camisetas... También se muestra una línea de cocina donde surgen los personajes del libro junto a consejos dedicados a la gastronomía y refranes, citas y chascarrillos de don Quijote y Sancho. Son delantales, paneras, paños de cocina, manoplas, juegos de sal y pimienta, aceiteras, reposaucharas, portacucharas, posavasos e, incluso, caramelos. Un lujo de ilustraiones que recuerdan el Madrid más literario, sede entonces del aplaudid Siglo de Oro. La portada en catorce idiomas Así, podremos encontrar desde un Las ilustraciones recuerdan el Madrid más literario, sede del Siglo de Oro Vela y aceitera que recrean la imagen del Quijote junto a diversos pasajes de la obra