Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIERNES 20 5 2005 ABC Baja la tensión nuclear entre las dos Coreas tras un nuevo encuentro b En un insólito contacto directo con EE. UU. los Gobiernos de ambos países se reunirán el próximo mes para intentar convencer al régimen estalinista PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. La tensión se redujo ayer en el Paralelo 38, que separa a las dos Coreas desde el fin de la guerra en 1953. Y es que, por primera vez en diez meses, Seúl y el hermético régimen estalinista de Pyongyang han celebrado esta semana un trascendental encuentro que ha servido para aliviar la escalada de amenazas que ha vivido esta conflictiva zona de Asia durante los últimos meses. En concreto, desde que Corea del Norte anunciara a principios de febrero que disponía de armas nucleares y que se retiraba definitivamente de las conversaciones a seis bandas que se venían manteniendo desde agosto de 2003, y que incluían a su vecina del sur, EE. UU. Rusia, China y Japón. Seguidores de La Guerra de las Galaxias disfrazados de combatientes del Imperio en el estreno de la película en Londres AP El último episodio de La Guerra de las Galaxias se politiza a la velocidad del rayo y ha generado, coincidiendo con su estreno mundial, todo tipo de especulaciones y comparaciones con la política de los Estados Unidos Declaración conjunta A pesar de que Pyongyang ha utilizado ésta y otras bravuconadas a lo largo de los últimos días como medida de presión, el régimen que dirige el dictador Kim Jong Il aceptó ayer finalmente firmar una declaración conjunta con Seúl por la que ambos Estados se comprometen a trabajar por la paz en la península de Corea Todo un progreso en las difíciles relaciones entre ambos países, que acordaron volver a celebrar una cumbre gubernamental desde el próximo 21 de junio hasta el día 24. A cambio de mostrarse más receptiva al diálogo, la paupérrima Corea del Norte recibirá a partir de mañana mismo 200.000 toneladas de fertilizantes para abonar los exhaustos campos de cultivo que alimentan a su famélica población. Aunque la falta de donaciones internacionales ha obligado a recortar la ayuda alimentaria proporcionada a 6,5 millones de personas en todo el país, ni tan siquiera el riesgo de una hambruna ha forzado al régimen estalinista a anunciar su regreso a las negociaciones a seis bandas. No obstante, dicha posibilidad tampoco puede descartarse debido al acercamiento entre las dos Coreas y al reciente contacto directo mantenido entre Pyongyang y Washington. Según desveló ayer la Embajada norteamericana en Japón, representantes de la Secretaría de Estado se reunieron el pasado viernes con la delegación diplomática de Corea del Norte en la ONU en un encuentro que supone un auténtico deshielo de las relaciones entre los dos países. El Imperio contraataca a Bush PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Para tratarse de una historia de ciencia- ficción que tiene lugar hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana la última entrega de La guerra de las galaxias está descendiendo con casi la vertiginosa rapidez de sus fabulosas naves espaciales hasta los confines más politizados y polémicos de la actualidad. Desde los primeros pases restringidos como preludio a su estreno ayer por todo el mundo, el Episodio III, La venganza de los Sith ha logrado generar todo un universo paralelo de especulaciones, desconstrucciones y símiles con la política interior y exterior de Estados Unidos. Dentro de una trama plagada de mitología, simbolismo y referencias globalizadas gracias a Hollywood, no hay que rebuscar mucho por internet para encontrar reiteradas comparaciones entre el siniestro lado oscuro de la Fuerza con el presidente Bush y la guerra de Irak. Especulaciones interesadas y para las que no hace falta ser un especialista en semiótica cuando Anakin Skywalker, camino de convertirse en el icónico y asmático villano Darth Vader, espeta a su antiguo mentor: Si no estás conmigo, eres mi enemigo Afirmación asimilada a la doctrina acuñada tras el 11- S por el presidente Bush de o se está con nosotros, o se está con los terroristas Este percibido roman à clef ha llegado hasta el punto de que algunos activistas conservadores en EE. UU. han planteado la posibilidad de boicotear el epilogo de Stars Wars Argumentado incluso que se trata de una especie de encarnación para esta temporada del largometraje de Michael Moore Fahrenheit 9 11 diatriba anti- Bush exhibida durante el verano pasado con el objetivo confeso pero frustrado de forzar un cambio de ocupante en la Casa Blanca. Emperador vitalicio Como caldo de cultivo para estas polarizadoras elucubraciones, La venganza de los Sith cuenta las maniobras del canciller Palpatine, que en tiempos de guerra, persuade al Senado galáctico para que abandone el respeto a derechos fundamentales y le nombre emperador vitalicio. Ante lo que la atractiva reina Amidala responde que así es como la libertad muere: con un aplauso estruendoso Y por descontado, el maquiavélico canciller fuerza un conflicto bélico para disimular sus ambiciones. Dentro de lo que el New York Times Abundan las comparaciones entre el lado oscuro de la Fuerza, el presidente Bush y la guerra de Irak Ya con Reagan se habló de Star Wars al referirse al proyecto de escudo espacial antimisiles describe como la guerra política sin aparente fin que vive Estados Unidos, el grupo izquierdista Moveon. org planea para los próximos días una campaña de anuncios de televisión para comparar al senador Bill Frist, líder de la mayoría republicana en la Cámara Alta que encabeza la actual ofensiva parlamentaria para limitar el derecho de veto de la minoría demócrata, con el pérfido canciller Palpatine. Con todo, esta no es la primera vez desde su lanzamiento en 1977 en que la odisea de La guerra de las galaxias sirve como inspiración política. Ahí están las referencias de Ronald Reagan a la Unión Soviética como el imperio del mal o el mote de Star Wars utilizado por sus críticas para el elusivo proyecto de construir un escudo espacial antimisiles. En las primarias republicanos del 2000, el senador John McCain no dudó en identificar su rebelde candidatura con la ofensiva de Luke Skywalker contra la apabullante base enemiga Estrella de la Muerte Ante el temor de quedar encasillada como otra pieza de propaganda progre de Hollywood, el productor de esta saga galáctica, Rick McCallum, ha desmentido cualquier intencionalidad política. Durante la premier de Cannes, George Lucas ha insistido en que el abuso de poder es bastante común en la historia de la humanidad y que él empezó a pensar en Star Wars durante la guerra de Vietnam y la era Nixon. Pero sin envainar del todo su particular sable de luz, Lucas cree que los paralelismos con la situación actual son increíbles