Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 5 2005 Internacional 31 La fiscal Del Ponte cita a diez criminales de guerra yugoslavos SIMÓN TECCO, CORRESPONSAL LIUBLIANA. El Tribunal Penal Internacional para los crímenes de guerra en la antigua Yugoslavia, no tiene intención de detenerse hasta que los ex líderes políticos y militares serbobosnios Radovan Karadzic y Ratko Mladic y el ex comandante del ejército croata, general Ante Gotovina sean deportados a La Haya. Así lo afirmó ayer en Viena ante el Consejo permanente de la OSCE, la fiscal del TPI, Carla del Ponte, quien añadió que el tiempo apremia porque el Tribunal debería concluir su trabajo en el 2010. La jueza helvética, conocida por que no se deja impresionar ni atemorizar, agregó que en este momento diez presuntos criminales de guerra se hallan fugados; entre ellos dos serbios que se esconden en Rusia, Gotovina en Croacia o en Bosnia- Herzegovina, Karadzic, que cambia de escondite entre Bosnia y Montenegro, mientras que Mladic, según ella, vive en Serbia. El hecho de que no hayan sido aún capturados se debe a la falta de voluntad política de los Gobiernos de los países implicados para desarticular las redes que los protegen. AP Las madres de Beslán piden justicia ABC. Varias madres de los niños que murieron en el asalto terrorista a la escuela de Beslán, acudieron ayer al tribunal de Vladikavkaz, en el que se juzga a Nurpachi Kulayev, de 24 años de edad, el único terrorista del comando suicida capturado con vida. Con los retratos de sus hijos muertos, los familiares de las víctimas fueron autorizados a estar presentes durante la vista, en la que el presunto terrorista se declaró inocente. Me capturaron por mi hermano mayor. Me confunden con él aseguró el checheno, que si es encontrado culpable podría ser condenado a cadena perpetua. El asalto a la escuela y la toma de rehenes tuvo lugar entre el 1 y el 3 de septiembre de 2004 y terminó en un baño de sangre en el que murieron 330 personas, 186 de ellas niños, tras intervenir las fuerzas de seguridad rusas. En la fotografía un grupo de madres con los retratos de sus hijos fallecidos en las manos asisten a la vista contra Kulayev.