Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional VIERNES 20 5 2005 ABC La fiscal y Juan del Olmo suben al primer vagón del tren que salió ayer a las siete en punto de la mañana de la estación de Alcalá de Henares El instructor del 11- M, en otro momento de la reconstrucción de los hechos que realizó con funcionarios del Juzgado y agentes de la Científica La comitiva judicial subió por las escaleras TELECINCO mecánicas que grabaron las cámaras de seguridad de Atocha en el momento de las explosiones El juez Juan del Olmo y la fiscal Olga Sánchez hicieron ayer en tren el trayecto de Alcalá de Henares a Atocha para reconstruir los movimientos de los terroristas la mañana de la matanza de Madrid. Las cámaras fueron testigo El Gran Hermano del 11- M TEXTO: S. N. MADRID. Un año y dos meses después de los atentados del 11- M, que acabaron con la vida de 192 personas y causaron heridas a más de mil, el juez Juan del Olmo y la fiscal Olga Sánchez volvieron al escenario del crimen para intentar reconstruir en tiempo real los movimientos de los asesinos que aquella mañana de marzo decidieron sembrar de bombas varios trenes de cercanías. No estaban solos. Juez y fiscal llegaron a Alcalá de Henares a las seis y diez de la mañana en sus respectivos coches oficiales y recorrieron a pie las inmediaciones de la estación acompañados por los funcionarios del Juzgado Central de Instrucción número 6 y por agentes de la Policía Científica. El objetivo de la reconstrucción in situ era, según señalaron fuentes jurídicas, contrastar información y datos que varios testigos aportaron a la causa y que a Del Olmo no le cuadraban. Entre otros, la posibilidad de que uno de los presuntos autores materiales de los atentados estuviera en dos lugares diferentes con escaso margen de tiempo. Dado el celo casi obsesivo que el juez ha mantenido en la instrucción de esta causa desde que la asumió- -casi en exclusividad- -hace ahora 14 meses, no deja de sorprender que ayer permitie- Los terroristas tardaron dos minutos en llevar las bombas desde la furgoneta al tren de Alcalá de Henares ra grabar y fotografiar esta diligencia a varios medios de comunicación, máxime cuando el sumario permanece secreto para todas las partes personadas. En este sentido, algunos abogados han expresado a ABC su malestar y han avanzado su intención de presentar escritos de queja. La reconstrucción de los hechos en el escenario del crimen es una prueba propia del Juzgado. Pese a ello, los letrados antes citados critican el protagonismo asumido por el juez y la fiscal y opinan que, para seguir garantizando la discreción de que han hecho gala hasta este momento, podían haber encargado a la Policía Científica un informe sobre los extremos que se pretenden aclarar. Otras fuentes explicaron que la de ayer es una diligencia que, aunque prevista en la ley, en la prácti- Italia decide el martes si juzga a El Egipcio EP. La juez de Milán Chiara No- ca tiene nula utilidad para la determinación de la autoría del crimen. Una de las cuestiones que juez y fiscal sí tuvieron ocasión de comprobar fue la distancia que separa el lugar en el que estaba aparcada la furgoneta en la que los terroristas transportaron los explosivos y el tren en el que colocaron las mochilas: tardaron exactamente dos minutos en hacer este recorrido. Una vez en el andén, y después de tomar fotografías del interior y exterior de la estación, Del Olmo, Sánchez y el resto de la comitiva se subieron en el primer vagón del tren que aquella mañana salió a esa misma hora rumbo a Atocha. Eran las siete en punto. Cuarenta minutos después, y ante la mirada atónita de los pasajeros- -algunos, ante el revuelo que suscitó la presencia de policías y escoltas preguntaban asustados si estaba pasando algo- el tren llegaba a la estación de Atocha. Del Olmo y Sánchez, que habían pasado parte de ese trayecto dentro de la cabina del maquinista, se bajaron del primer vagón, no sin antes observar y ordenar fotografiar los maleteros donde los asesinos colocaron las bolsas que hicieron volar los trenes. Ahora, en helicóptero bili podría enviar a juicio el próximo martes por terrorismo internacional a Rabei Osman, alias Mohamed El Egipcio y considerado uno de los posibles cerebros del 11- M. El presunto terrorista se encuentra de vuelta en Italia después de que las autoridades de este país le entregaran temporalmente a España para que fuera interrogado por el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo. El Tribunal de Milán celebró ayer la vista preliminar tras la que decidirá si Mohamed El Egipcio (en la imagen) debe o no ser juzgado en ese país. Una vez en Atocha, recorrieron el andén, subieron y bajaron por las escaleras mecánicas, se pararon ante las cámaras de vigilancia y, posteriormente se dirigieron a la zona de embarque del AVE, donde está situado el centro de pantallas. Entonces los periodistas les perdieron de vista. A las diez y diez dieron por concluida la reconstrucción de los hechos. Habían pasado cuatro horas desde que llegaron a la estación de Alcalá de Henares. Previsiblemente, en los próximos días el juez y la fiscal realicen una reconstrucción aérea de los escenarios del crimen para comprobar la situación de los trenes en el momento en el que estallaron las bombas y si la intención de los terroristas era hacer saltar por los aires la estación de Atocha. EPA