Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL LABERINTO VASCO GRIETAS EN EL SOCIALISMO VIERNES 20 5 2005 ABC El acercamiento del Gobierno a ETA reabre la caja de los truenos en el PSE Dirigentes históricos cuestionan los guiños a Batasuna y el alejamiento del PP b Los críticos, con notable peso y Los rebeldes uno a uno Rosa Díez, europarlamentaria socialista, fue diputada de Bienestar Social, parlamentaria en la Cámara de Vitoria por Vizcaya y consejera de Turismo de los ejecutivos del ex lendakari José Antonio Ardanza. Disputó la secretaría general del PSE a Nicolás Redondo Terreros, y en 2000 presentó su candidatura a la secretaría general del PSOE. Nicolás Redondo Terreros, fue secretario general del Partido Socialista de Euskadi en Vizcaya y sustituyó a Ricardo García Damborenea al frente del partido, cargo en el que se mantuvo hasta que el PSOE inició una campaña contra él por trabajar con el PP vasco, liderado entonces por Jaime Mayor Oreja, para sustituir al PNV al frente del Gobierno autonómico en las elecciones de 2001. Nicolás Gutiérrez, militante socialista desde los 18 años, ha sido durante cuatro legislaturas concejal de Ugao Miravalles, en la provincia de Vizcaya. Apoyó a Carlos Totorica cuando el actual alcalde de Ermua presentó su candidatura a la secretaría general del PSE. Maite Pagazaurtundúa, concejal de Urnieta, fue asesora de Fernando Buesa en la Consejería de Educación del Gobierno vasco y parlamentaria. Tiene la consideración de víctima de ETA desde que la banda terrorista asesinara a su hermano Joseba, jefe de la Policía Municipal de Andoain. Carlos Totorica, alcalde de Ermua durante cuatro legislaturas y fue candidato a la secretaría general del PSE. Cobró peso político por cómo manejó la situación tras el asesinato por parte de la banda terrorista del concejal popular Miguel Angel Blanco, en julio de 1997. Fue juntero y parlamentario vasco. Gotzone Mora, profesora de carrera en la Universidad del País Vasco, se ha enfrentado a ETA y en estos momentos es concejal del PSE en Guecho. Se ha desmarcado en más de una ocasión de su partido. Recientemente fue fichada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para presidir el Foro Regional para la Inmigración. que suman casi la mitad del partido pese a no estar en la ejecutiva, reprochan a López que ayude a acabar con el acoso al mundo etarra M. LUISA G. FRANCO BILBAO. La última carta abierta a Patxi López de cargos públicos, militantes y votantes del PSE es sólo la punta del iceberg del malestar interno de muchos socialistas vascos, especialmente concejales, que muestran su preocupación porque se vuelva atrás en la situación de acoso a ETA, tras una eficaz lucha policial y judicial. Estos cargos públicos comentan que si la maniobra del Gobierno sale mal- -como ha ocurrido en ocasiones precedentes- lo que está en juego es volver a sentir el miedo intenso que provocó la ETA reconstruida tras la última tregua. El hecho de que sea un gobierno de su partido el que les coloque en esa situación provoca una sensación de impotencia que la mayoría no se atreve a expresar públicamente, porque, según ha señalado más de uno a este periódico, viven en un entorno hostil, no sólo por tener que llevar escoltas, sino también porque la sociedad y los poderes públicos marginan a los no nacionalistas, y sólo les falta la marginación en el partido por cuyos intereses se están jugando la vida. El socialismo vasco está dividido prácticamente por la mitad, pero en la dirección del partido sólo hay representantes de una de las partes desde que, hace tres años y medio, el último congreso celebrado en San Sebastián optara, por un escaso margen de votos, por Patxi López como secretario general, frente al alcalde de Ermua Carlos Totorica. Como los críticos fueron dejados al margen, no hay grandes debates internos en el seno de la ejecutiva. Quienes secundaron la candidatura de Totorica, cuando Nicolás Redondo Terreros renunció a la secretaría general tras una campaña en su contra propiciada por sus propios compañeros, no recibieron ninguna invitación al diálogo de López, quien, como dicen algunos de los que se quedaron fuera, no aplicó su filosofía del talante en el seno de su propio partido Patxi López, ayer, seguido por Rodolfo Ares y Miguel Buen Muchos de los perdedores del congreso socialista quedaron fuera de la política activa, aunque ninguno ha dejado de militar en el partido. Otros, como Rosa Díez o Carlos Totorica, siguen siendo cargos públicos porque a su partido no le conviene renunciar al plus electoral que acompaña a estas personas. Algunos, muy pocos, se han acomodado a los nuevos tiempos en su partido, como el presidente del Senado, Javier Rojo, que fue uno de los defensores de los acuerdos con el PP y que, IOSU ONANDIA Mantener el acuerdo con el PP Lo que defendían los perdedores del congreso era mantener el acuerdo no firmado con el PP para trabajar por la alternancia en el poder en el País Vasco. Cuando en las elecciones autonómicas de 2001 Redondo no consiguió de la mano del candidato del PP, Jaime Mayor Oreja, el relevo del nacionalismo en Ajuria Enea, el PSOE decidió un cambio brusco de rumbo. Ese fue el origen de la campaña contra Redondo, y del apoyo a la candidatura de López para relevarle, impulsada por Zapatero. El grupo de críticos se confiesa desamparado e impotente al haberse suavizado las medidas contra los proetarras Algunos de los críticos tienen una trayectoria más dilatada en el seno del socialismo que los dirigentes del PSE- EE tras las últimas elecciones municipales y forales, tuvo duros enfrentamientos con los populares en Álava. Se da la circunstancia de que algunos de los críticos, como Rosa Díez, tienen una trayectoria política en el seno del socialismo mucho más dilatada que los dirigentes del PSE- EE. La actual europarlamentaria empezó en los años setenta como diputada de Bienestar Social en Vizcaya y fue consejera de Turismo del Gobierno vasco con los ejecutivos de José Antonio Ardanza. Con coraje suficiente para disputar en elecciones primarias de su partido tanto la secretaría general del PSOE a José Luis Rodríguez Zapatero, como la del PSE a Nicolás Redondo, Díez está acostumbrada a expresarse libremente en el seno del socialismo. Ahora, comparte criterios con Redondo Terreros, pero se enfrentó a él en otros tiempos en defensa de los planteamientos de Ramón Jáuregui Otros críticos son simplemente concejales, como Nicolás Gutierrez, quien se ha mantenido durante cuatro legislaturas en el ayuntamiento vizcaíno de Ugao Miravalles, o Maite Pagazaurtundúa, en estos momentos concejal de Urnieta.