Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión VIERNES 20 5 2005 ABC AMPARO E L PP retiró ayer la enmienda a la totalidad de la Ley Orgánica de Defensa Nacional, después de que José Bono aceptara la causa mayor del PP: que sea suficiente el amparo de la ONU y no la autorización para las misiones en el exterior. Segundo encuentro en 24 horas, tras la reunión de Sevilla, entre Rajoy y el ministro de Defensa, reconfortante espacio de consenso en el duelo a esgrima que mantienen el Gobierno y la oposición en cada esquina política. Aunque sólo sea desde un punto de vista formal, el episodio rebaja grados a la tensión. Mariano Rajoy y José Bono se han convertido en los zapadores de una crisis ante la que urge levantar puentes para impedir que la brecha se agrande aún más. Servicio de urgencias donde se cosen sobre el terreno las heridas abiertas en el campo de batalla. PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LA VERDAD POR DELANTE L conocimiento de los hechos y el alcance de las intenciones del Ejecutivo son factores fundamentales para que un sociedad agredida por el terrorismo asuma un proceso de negociación con ETA sin traumas ni fracturas y, sobre todo, confíe en sus gobernantes. Pero el Ejecutivo socialista no está siendo coherente con la trascendencia de su iniciativa. ABC informó ayer de que, en el mes de abril, se produjo un contacto entre una persona de confianza del jefe del Ejecutivo con el entorno de ETA y de que los terroristas ya han transmitido su decisión de no aceptar la entrega de las armas como condición previa de la negociación. Este hecho tiene una doble lectura, que ensombrece la actuación del Gobierno y reduce el margen de confianza que reclama para avanzar en esta incursión por el territorio inhóspito de los etarras. Por un lado, contradice el espíritu de la moción suscrita en el Parlamento, pues la condición inexcusable de la propuesta de diálogo se sustenta en la obligatoriedad de que ETA abandone las armas, algo que los terroristas parecen descartar; en segundo lugar, ETA invierte el orden de factores y hace de la negociación, y de su curso, condición indispensable para un eventual acuerdo, exactamente lo contrario de lo que se establece en la propuesta socialista, que condiciona el diálogo a la entrega de las armas. Si realmente ETA no está dispuesta a cumplir esta condición básica del final dialogado el Gobierno tendrá que explicar entonces cuáles son las razones en las que descansa su optimismo sobre el desenlace de esta iniciativa tan arriesgada. En lo que a los terroristas concierne, tal negativa es lógica en la medida en que se les está ofreciendo una negociación sin que, por su parte, se haya producido cambio alguno, ni en el planteamiento de máximos políticos (territorialidad, autodeterminación) ni en la voluntad de seguir atentando (cuatro bombas el pasado domingo en Guipúzcoa) ¿En qué estamos, entonces? El presidente del Gobierno ha construido un discurso concreto basado en crípticas esperanzas que sólo él parece conocer. Su indiscuti- E Mikel Buesa ERNESTO AGUDO CONCIENCIA CRÍTICA R EPRESENTANTES del Foro de Ermua se reunieron ayer con Mariano Rajoy y Ángel Acebes para pedirles que continúen siendo firmes en su oposición a la propuesta de negociación con ETA aprobada el pasado lunes en el Parlamento. Mikel Buesa, vicepresidente de la asociación, alzó su voz para lanzar un mensaje contundente: Las treguas- -dijo- -sirven para preparar funerales Duras palabras a modo de diagnóstico para lo que puede venir en forma de añagaza terrorista, descarnada pero realista visión de quienes han sufrido de cerca el zarpazo de ETA e intentan poner en alerta a una sociedad que corre el riesgo de bajar la guardia. El movimiento cívico del Foro de Ermua se demuestra andando, aunque sea contracorriente. ble derecho a proponer y ejecutar la dirección política del país debe legitimarse, en cuanto pretenda abordar una negociación con ETA y un cambio del consenso antiterrorista, con una continua implicación de la sociedad española y una voluntad real de contar con el máximo apoyo posible, que hasta ahora concitaba el Pacto Antiterrorista. Y no hay corresponsabilidad entre Gobierno y sociedad si no hay transparencia, si los hechos van no sólo por delante de la información sino en contra de las declaraciones y de los compromisos. Y si el Ejecutivo ya sabe que no habrá entrega previa de armas, la expectativa de una tregua indefinida, como gesto alternativo de los etarras, debería ser tratada con enorme escepticismo, porque la fórmula ya es vieja y poco fiable, y a ETA hay que aplicarle todo lo que se ha aprendido de ella, empezando por los episodios de Argel y Zúrich. El mayor error de Zapatero sería creer que con ETA puede poner el contador a cero y ya hay quien, como Otegi, piensa que algo así está sucediendo, lo que le justifica la atrevida equiparación que hizo el miércoles entre la propuesta de final dialogado aprobada por el Congreso y la Declaración de Anoeta, en la que él actuó como portavoz de ETA. Sería deseable que el análisis que el ministro del Interior, José Antonio Alonso, realizó ayer sobre la situación de ETA fuera compartido también como un criterio político para que el Gobierno fije una posición solvente frente a los terroristas. Dijo Alonso que ETA sigue activa y en disposición de atentar, lo cual, aun siendo una obviedad, parece una obviedad condenada al olvido. También apeló a la vigencia del Pacto antiterrorista, conformando así un mensaje positivo para la opinión pública, mucho más centrado en la voluntad mayoritaria, pero que conduce más a la melancolía que a la ilusión, porque choca con la orientación política del Ejecutivo al que pertenece, embarcada en un rumbo que cada día le aleja más del Partido Popular y del Pacto antiterrorista, con entusiasmo creciente de todas aquellas formaciones radicales que siempre han querido quebrar este pacto y la política de derrota de ETA. MÁS RICOS, PERO MÁS DÉBILES N materia de negociaciones europeas sólo hay algo peor que un optimista mal informado: el que sigue siéndolo cuando ya tiene la información correcta. El Instituto Nacional de Estadística acaba de hacer públicos los últimos datos sobre el crecimiento económico español, que vacían prácticamente de argumentos a los negociadores del Gobierno en la discusión sobre los próximos presupuestos comunitarios y ponen de manifiesto que si no se llega a un acuerdo este año sobre las perspectivas financieras, a estos efectos la posición estadística de España será aún peor el año que viene. Por si fuera poco, la presidencia luxemburguesa acaba de hacer pública su nueva propuesta negociadora en la que ha introducido importantes recortes en los fondos dedicados a innovación y competitividad, que se perfilaban como el sector en el que España podría obtener ciertas compensaciones por la desaparición de casi todas las inversiones en fondos de desarrollo regional e infraestructuras básicas. En cuanto al período transitorio de dos años para una parte de los fondos de cohesión, se PATÉTICO CAROD A ausencia de la bandera de Cataluña llevó ayer a Carod- Rovira a provocar un incidente que frustró la primera jornada de la visita que una delegación de la Generalitat realiza a Israel y Jordania. Con un Maragall incapaz de embridar el enojo inmoderado del líder de ERC, el malestar de éste se debíamás a la presencia de la bandera española, insuperable afrenta para el furioso visitante. Si su catadura moral quedó definida en Perpiñán y si sus modos ya son difícilmente presentables en España, en el extranjero Carod alcanzan un nivel de patetismo de difícil parangón que le lleva, incluso, a insultar a su anfitrión. Nada grave si fuera una cosa personal, pero ERC es quien sostiene al Gobierno de España. L E mantiene la oposición de Francia y Alemania- -entre otros- que según el Gobierno son sus principales aliados en los negocios comunitarios. Tampoco cabe hacer una rebaja en las aportaciones españolas al presupuesto, porque, según esta estadística, tienen que aumentar. Siempre hemos defendido que no puede ser el objetivo de ningún Gobierno digno el aspirar a recibir permanentemente subvenciones. Pero admitiendo este principio, la economía española no merece que se le aplique un correctivo de las dimensiones del que se avecina. El Gobierno está obligado a mantener una posición de firmeza, porque lo que está en juego es algo muy importante para el conjunto del país y para las comunidades autónomas menos desarrolladas. Pero si Rodríguez Zapatero insiste en aplicar las mismas dosis de ingenuidad y candidez con las que se estrenó en Europa, ya podemos prepararnos para lo peor. Cuando tenga que tomar la decisión en el Consejo Europeo, tal vez comprenda por qué el anterior Gobierno se mostraba tan firme en la negociación sobre la Constitución.