Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19 5 2005 Toros 63 ENTREBARRERAS No me cambio por nadie, ni cambio por nada los oles de Madrid ROSARIO PÉREZ MADRID. Feliz, inmensamente feliz y muy emocionado abandonaba Rincón en volandas la Monumental de las Ventas. No me cambio por nadie, ni cambio por nada los oles de Madrid. Es indescriptible: no se puede narrar con palabras todos los sentimientos que me invaden dijo. Y se refirió a las faenas: La primera ha sido importante, aunque la pena es que el aire molestó y la espada se me cayó. Con el cuarto, han brotado muletazos cuajados, de gran verdad y mucha hondura Tanto se rompió el maestro colombiano con el toro que hubo un momento en que me dolía la cintura Era la sexta Puerta Grande de Rincón, que rememoraba con nostalgia e ilusión todas: cuatro en 1991, la quinta en 1995 y, diez años después, la número seis. Las primeras las necesitaba para dar un impulso a mi carrera, pero esta última es lo más lindo que me ha podido pasar. Ésta la disfruto especialmente señaló. El Cid se lamentaba de no haber rubricado su obra con la espada: Qué lástima que no haya matado bien, porque he disfrutado con el toro una enormidad. Ha sido de los que mejor he cuajado en mi vida Y continuó: Cuando vi que el maestro Rincón cortaba las orejas, me entró una cosita por la barriga... Tenía que cortarlas también yo. Aunque lo más bonito es cómo me ha tratado el público. ¡Cómo suenan esos oles de Madrid! El confirmante Gallo también vivió con intensidad la gran tarde de toros. El Cid cuajó una faena de gran profundidad, de una inmensidad rotunda al natural, no rubricada con la espada puesta la muleta; la ligazón por bandera; por abajo. Una más tropezada por la izquierda y a respirar, el toro, y la inteligencia torera. Los naturales perfectos, aplomados, y un broche de faena a dos manos todo empaque, aromas añejos del toreo eterno que nunca envejece. Oreja de ley. Y cuénteme usted a Rincón hundiéndose a la verónica con el cuarto, que tampoco fue nunca su fuerte. Y aunque el toro se le paró mucho le buscó el pitón contrario, una y otra vez, con los tendidos silenciosos, expectantes, vendiendo hombría, rezumando la reserva de la tauromaquia, una reserva india, colombiana y española. Quiso matar en la suerte de recibir, y el pinchazo en lo alto puntuó. Sencillamente. El La búsqueda de la pureza de Rincón, la torería al paso, al pitón contrario, la inteligencia suprema, un oasis para olvidar la modernidad espadazo a la segunda desprendió la pañolada tras de sí. El espadazo que no consiguió tras bordar el toreo al natural El Cid, como lo esbozaría Miguel Ángel si Miguel Ángel hubiese esculpido el toreo rotundo e inmenso como lo interpretó El Cid, sin espada una vez más, ingenuo para saldar sus deudas con la Puerta Grande que aún le espera; no con Madrid que se entregó en alma y cuerpo al grito de torero, torero, torero, en dos clamorosas vueltas al ruedo. No le dio opción un sobrero rajado y violento de Antonio López, hiperrealista como el pintor, duro, difícil de matar para Manuel Jesús Cid. Después de tanta esencia de lo que es el toreo, Gallo se enfrentó con espolones a un Alcurrucén bajo, engatillado, que restó en calidad a una corrida de alta fidelidad. Su valor se reconoció, cuando la gente ya deseaba sacar a hombros al César de Madrid, a El Cid universal que por Reglamento no salió, aunque yo hubiese mandado al carajo el Reglamento. DESDE MI GRADA La gente salió toreando JOSÉ LUIS SUÁREZ- GUANES MADRID. La gente salió entusiasmada de la corrida y hablaba de la histórica faena de El Cid, además de la buena tarde de Rincón y el valor de Eduardo Gallo. Tarde de fútbol: Íker Casillas no quiso perderse la gran tarde de toros. Muchos bilbaínos en los tendidos: Luis Díaz de Lezana, presidente del Club Cocherito de Bilbao; Álvaro Cruzat, José María Camiña- -bilbaíno, residente en Madrid- -y Javier Aresti. Este último, en un tendido bajo del 9 en unión de Julio Stuyck. Como toreaba Eduardo Gallo, vinieron muchos aficionados y profesionales de Salamanca: vemos a los matadores de toros retirados El Viti, Juan José y José Ignacio Sánchez; al matador en activo Javier Valverde, que el otro día tuvo una actuación muy meritoria; Juan José Hidalgo, propietario de Viajes Halcón; Juan Carlos Martín Ferreira, de estirpe ganadera. Leopoldo Sánchez Gil, hijo del presidente del Club Cocherito de Bilbao, que es, como su padre, un charro acérrimo. Leopoldo, el registrador del pueblo alcarreño de Cifuentes. La torera Cristina Sánchez, con su esposo. Cristina ha hecho sus pinitos como comentarista de radio y televisión desde su retirada. El ganadero Samuel Flores piensa en su próxima comparecencia en Las Ventas, en la Corrida de Beneficencia. Pedro Trapote y su esposa, Begoña. Fermín Lucas, hermano del político Juan José. Pedro Román. El que fue ganadero Felipe Lafita. No falla nunca Maxi Balbuena, leonés, que estuvo muchos años afincado en México y que no se Íker Casillas y El Cid, en el patio de cuadrillas pierde corrida durante la temporada taurina. No falta Catalina Luca de Tena, seguidora de El Cid. Máximo Pérez, presidente de la peña taurina El Rescoldo, de Colmenar Viejo. La ganadera bilbaína, con toros en Sevilla, Dolores Aguirre. Arturo Arconada, que está casado con Conchita Lozano, hermana de los que fueron empresarios en esta plaza.