Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19 5 2005 Sociedad 51 Comunicación LUIS DEL OLMO Director y presentador de Protagonistas de Punto Radio Punto Radio ha venido a potenciar la independencia y la pluralidad Hace menos de un año, Protagonistas iniciaba una nueva etapa como estandarte de la incipiente Punto Radio, un proyecto que Luis del Olmo da por consolidado y al que define como un paréntesis de equilibrio en un panorama salpicado por enconadas guerrillas de trincheras partidistas TEXTO: F. PÉREZ FOTO: JAIME GARCÍA El sueño de dar la vuelta a España en 80 radios ¿Cómo mantiene la ilusión después de más de treinta años de Protagonistas y medio siglo de profesión? -Nadie sabe, hasta que pasa por ello, el escalofrío maravilloso que supone el que se encienda una luz roja que significa que te está escuchando toda España. Ese es un morbo del que, una vez lo pruebas, no puedes prescindir, hasta el punto de que mi locura por la radio en este momento está más encedida que nunca y estoy pensando en un nuevo proyecto, una aventura apasionante: La vuelta a España en 80 radios Se trata de estar durante 80 días en 80 ciudades distintas y hacer 80 programas diferentes. Estoy cotejándolo con los compañeros para ver si tenemos agallas para hacerlo, pero no me gustaría desaparecer de la radio sin llevar a cabo este proyecto. -En ese sentido, Protagonista siempre ha sido un programa pionero de la radio viajera. -Sí, nuestros micrófonos se han movido en mil y un escenarios. La inquietud de Protagonistas en este sentido ha sido y continuará siendo permanente. Es un atractivo más que ofrecer a los oyentes. ¿Cómo valora estos primeros pasos de Punto Radio? -En estos nueve meses, la cadena ha animado el dial de la FM. Este era un sueño que yo tenía, y hasta que no lo vi enfilado, no paré. Ahora, esta joven cadena ya es un hecho. Punto Radio ha venido a potenciar la independencia, la pluralidad y la credibilidad que la radio española me da la impresión que está perdiendo. A los compañeros que nos llamaban visionarios y que decían que no tenía cabida porque no había posibilidad de mantener una nueva cadena de radio comercial, la realidad les ha demostrado que no era así. En este momento, casi un centenar de emisoras de Punto Radio están asomando ya sus antenas y sus estudios en las ciudades y en los pueblos. ¿Dónde cree que radican las claves de este rápido asentamiento? -Una oferta moderna en la que Concha García Campoy por las tardes y Protagonistas por la mañana mantienen viva una pauta general que luego refuerzan Manel Fuentes y Josep Pedrerol por la noche. Creo que es una pauta que envidiaría cualquier otra cadena de radio. Y lo que hace compacta también la programación son los Servicios Informativos, que dirige Javier Fernández Arribas, recientemente distinguido, por cierto, con la Antena de Oro por ser de los más creíbles de la radio española. Ahora estamos montando los estudios de información local, para que los oyentes no sólo tengan la información nacional sino también la de su ciudad y de su pueblo. Eso ya es un hecho en algunas emisoras, pero una cadena no se monta en cuatro días. Yo he tenido la oportunidad de intervenir en el nacimiento de la COPE y de Onda Cero y hasta que empezó a asomar el sonido de aquellas cadenas pasaron dos años. ¿Cree que la llegada de la radio digital revolucionará, como algunos piensan, el panorama del medio? -Igualará las oportunidades técnicas de todas las empresas para transmitir la señal y, a partir de ahí, que gane el mejor, pero con la igualdad de oportunidades que proclama el presidente del Gobierno. A ver si es verdad. Su implantación es inminente. La primera empresa de automóviles que incorpore en sus vehículos la radio digital marcará el pistoletazo de salida. Después, será parecido a lo que pasó con la FM. -Da la sensación de que Punto Ra- Protagonistas vive una nueva etapa en Punto Radio dio se ha convertido en una especie de bálsamo en un panorama radiofónico cada vez más polarizado y radicalizado. -Sí, nos hemos juntado un grupo de hombres y mujeres que conocemos el medio y que sabemos que nuestra arma es la credibilidad, la pluralidad y la independencia, y con ese tríptico estamos dispuestos a batallar con cualquier cadena. ¿No tiene la impresión que algunas cadenas han olvidado el largo plazo posicionándose con excesiva firmeza en el día a día informativo en determinadas opciones políticas? -El oyente se está dando cuenta de que algunas cadenas de radio, es triste decirlo, son elementos de los partidos políticos que dirigen a distancia las pautas y los mensajes. Y esto, o se soluciona o acabará siendo la muerte del medio. Afortunadamente, nos queda Punto Radio y creo que vamos a romper todas estas maldiciones y vamos a devolver a la radio a lo que siempre ha sido: la radio del pueblo y participativa; de opinión, pero no solamente con unos tertulianos que piensan de manera determinada, sino con unos oyentes que en cualquier momento tomen el mando y el micrófono para dejar ahí su punto de vista. -Sí, en los últimos tiempos el oyente casi se ha quedado sin voz en la radio. -Pero luego, cuando abres los micró- fonos, te das cuenta de que detrás de cada oyente hay un pequeño Séneca con una capacidad de síntesis que da gusto oírle. Nosotros estamos descubriendo ahora auténticos conferenciantes, verdaderas perlas de oyentes. ¿Todavía se puede decir que se hace mejor radio que televisión en España? -Sí, es mucho mejor. Quizás arrime mucho el ascua a mi sardina por estar enamorado del micrófono, pero la radio es más sencilla y eficaz a la hora de enviar un mensaje. Es imbatible en este momento, especialmente por las posibilidades que te dan los millones de teléfonos, que se convierten en unidades móviles a través de las que puedes contar a los oyentes lo que está ocurriendo en cualquier rincón del mundo. Hoy, gracias a la radio en internet, entra con igual facilidad un oyente que te está escuchando en Buenos Aires que otro que lo hace en el barrio de Lavapiés. -Además, de momento, el mundillo de los seudofamosos aún no campa a sus anchas por las ondas. -Y, afortunadamente, está bastante complicado, porque la radio no maneja todos esos millones de euros para dar al más listo que nos cuente una historia de colorines. No hay tanto dinero y espero que no lo haya nunca.