Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19 5 2005 11 El PSOE contraprograma al PP y lanza a sus dirigentes a pedir el voto a los emigrantes gallegos La Policía aporta conversaciones telefónicas que revelan contactos directos entre el 11- S y el 11- M El PP acusa a Zapatero de ponerse en manos de ETA y le pide que rectifique El jefe del Ejecutivo replica que la mejor condena a la banda es detener tres etarras a la semana b El líder de la oposición advierte al Gobierno que ETA reclamará durante la negociación la salida de los presos y que España deje de ser España J. L. LORENTE MADRID. Horas antes de que Arnaldo Otegi dijese que la resolución aprobada por el Congreso sobre el diálogo con ETA supone asumir la propuesta batasuna de Anoeta, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, acusó al presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, de ponerse en manos de ETA y le pidió que rectifique su política antiterrorista. Zapatero respondió con el argumento de que la mejor condena de la banda que hace el Gobierno es detener tres terroristas cada semana, incluida la cúpula etarra El rifirrafe de los partidos mayoritarios a cuenta de la política antiterrorista es el protagonista absoluto de las últimas sesiones plenarias del Congreso. Un día después de que concluyese el debate sobre el estado de la Nación, la Cámara volvió a vivir otro duro enfrentamiento entre Zapatero y Rajoy durante la sesión de control al Gobierno. Las primeras palabras del líder de la oposición- Señor presidente del Gobierno, no pretendo polemizar con esta intervención -hacían presagiar que Rajoy estaba dispuesto a rebajar la tensión. No fue así, como tampoco fue cierto- -según el PP- -el rumor que hicieron correr fuentes gubernamentales por la Cámara de que el jefe del Ejecutivo y el líder de la oposición habían pactado reducir la crispación. De la Vega ve en el PP corazones emponzoñados La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, atribuye el afán del PP por denunciar la dejación de funciones del Gobierno en la lucha contra el terrorismo, a que sus dirigentes tienen las mentes obtusas y los corazones emponzoñados Así lo explicó ayer en la sesión de control al Gobierno al ser preguntada por el portavoz del PP, Eduardo Zaplana, por las deferencias socialistas hacia el Partido Comunista de las Tierras Vascas, foto incluida de Patxi López con sus representantes. De la Vega respondió que el Gobierno trabaja por la paz y que lo que debería hacer la oposición es apoyar al Ejecutivo en ese empeño. Zaplana acusó a los socialistas vascos de intentar humillar a María San Gil y recordó a De la Vega los nombres y las declaraciones de dirigentes del PSE que- -como Rosa Díez- -también critican duramente que López recibiera a los diputados del PCTV. REUTERS Txikierdi que en la actualidad controla la interlocución en las cárceles; Francisco Múgica Garmendia, Pakito y algún otro preso más. Incluso podría incorporarse al proceso algún etarra en situación de libertad vigilada o que cumple condena en Francia. Por otra parte, fuentes próximas a Moncloa admiten que en los últimos ocho meses han venido detectando síntomas de que en el mundo de ETA- Batasuna domina la corriente favorable a abrir cauces de negociación para salir de la asfixia provocada por el acoso policial. Una de las primeras evidencias fue el comunicado difundido por la banda días después de la detención del cabecilla Miguel Albizu Iriarte, Mikel Antza que fue interpretado por los analistas en clave claudicante y derrotista y atribuido a Josu Ternera En el texto se aludía a la necesidad de explorar nuevas vías para la resolución del conflicto vasco El Gobierno tomó nota del contenido del comunicado, difundido, además, en un contexto en el que ya había contactos Batasuna- PSE. Para el Ejecutivo de Zapatero, la oferta de Anoeta, que proponía la constitución de dos mesas de negociación- -una entre partidos para tratar cuestiones políticas y otra entre el Gobierno y ETA para la desmilitarización y los presos- no hizo sino reforzar la teoría de que la izquierda abertzale estaba optando por las vías políticas. Finalmente, el comunicado de la banda, en el que hacía suya la oferta de Anoeta, consolidó el análisis de Moncloa. Hace unas semanas, el periódico abertzale Berria sustituto de Egunkaria publicaba una entrevista en la que encapuchados de ETA reconocían que la banda estaba intentando contactar con el Gobierno de Zapatero. Cambio de estrategia Rajoy atacó a Zapatero por todos los frentes e, incluso, cambió su estrategia para sorprender al presidente del Gobierno. En primer lugar, no hizo mención a la pregunta que figuraba en el orden del día ¿por qué no condenó los atentados del pasado domingo en Guipúzcoa? y, después, renunció a su segundo turno de réplica para que Zapatero no le atacase en la dúplica, como suele ser habitual en este tipo de debates. En su intervención inicial, Rajoy reprochó a Zapatero que sea ETA quien tenga la sartén por el mango a la hora de imponer a esta Cámara el calendario, los procedimientos y el contenido de un diálogo en el que se va a hablar de España A renglón Fase muy preliminar Las distintas fuentes consultadas por ABC insisten en que el proceso abierto se encuentra en una fase muy preliminar. El periódico Gara advertía en su edición de ayer de que el acuerdo alcanzado por el Congreso de los Diputados para establecer un diálogo con ETA debe ser valorado en su justa medida Así, en su editorial principal, subrayaba que el acuerdo había que llenarlo de contenido y para ello exigía alcanzar la normalización democrática en Euskal Herria, lo que sólo puede hacerse desde una mesa de partidos sin exclusiones en la que se consensúe la transición hacia ese nuevo estadio Esto es, la oferta de Anoeta. La comunicación de ETA se produjo un mes antes de que el Congreso le exigiera abandonar las armas Desde hace ocho meses Moncloa ha detectado síntomas de que la banda terrorista quiere negociar seguido planteó a Zapatero dos cosas la primera, que retire la invitación al diálogo con la banda. Yo le apoyaré inmediatamente y no diré más prometió. La segunda fue una advertencia de lo que ETA exigirá en sus negociaciones: En la llamada mesa por la paz le van a pedir los presos y algo más y en la mesa política no le van a reclamar menos que el plan Ibarretxe. Le van a pedir que España deje de ser España y si usted no lo hace, ellos tienen un procedimiento que usted no tiene para romper ese acuerdo En un reducido turno de réplica- -a la espera de una dúplica que no llegó- Zapatero lamentó de nuevo que el principal grupo de la oposición ejerza el control parlamentario al Gobierno con la lucha antiterrorista. Posteriormente, el líder de la oposición señaló en Sevilla que sería un suicidio negociar con la banda asesina.