Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19 5 2005 Opinión 7 comienzo, no un fin, del proceso político. Debe haber una vinculación entre lo que ocurra en Gaza y una solución global de la cuestión palestina, para que Mazen pueda convencer a la mayoría de su pueblo de que la diplomacia y la transacción consiguen más que la violencia y la confrontación. También a ese respecto corresponde a los Estados Unidos un importante papel. De hecho, los Estados Unidos ya han empezado a hacer lo necesario. En una carta de septiembre de 2004 al primer ministro israelí Ariel Sharón, el presidente George W. Bush aseguró a los israelíes que era poco realista esperar que el resultado de las negociaciones sobre la situación final vaya a ser un regreso completo y pleno a las líneas del armisticio de 1949 El marco para una solución de la cuestión de los refugiados palestinos habrá que buscarlo mediante la creación de un Estado palestino y el asentamiento en él, y no en Israel, de los refugiados palestinos LA ESPUMA DE LOS DÍAS SEAMOS SERIOS USCAR la derrota total de una organización terrorista no es una alternativa al ensayo de una solución negociada, sino que es la condición indispensable para que ese diálogo se pueda producir alguna vez. Quien defiende esta tesis con tanta contundencia no son los responsables del Interior de los gobiernos de Aznar. O no sólo. La comparten reputados expertos, y señaladamente el profesor Fernando Reinares, titular del único departamento universitario que se ocupa en España de esta cuestión y en la actualidad asesor para estos temas del mismísimo ministro socialista del Interior. Nada sospechoso por tanto. Reinares es autor de libros espeluznantes sobre ETA y sobre el islamismo radical. Pero en EDUARDO lo que es un auténtico SAN MARTÍN experto es en el terrorismo del Ulster, que ha estudiado sobre el terreno durante varios años. Y su conclusión, también ampliamente compartida, es muy clara: no fue la apertura de un diálogo con el IRA la que condujo al fin de la violencia, sino que fue la convicción por parte de los terroristas de que habían perdido la batalla, y junto con ella toda esperanza de conseguir sus objetivos por las armas, la que hizo posible el inicio del diálogo. Y aun así, siete años después de los acuerdos de Viernes Santo, el IRA aún no ha rendido sus armas, los acuerdos de Stormont continúan empantanados y la autonomía del Ulster sigue suspendida. O sea que, la próxima vez que se cite el antecedente de Irlanda del Norte, seamos un poco más serios. Quienes se empeñan en atribuir al PP una estrategia exclusivamente partidista en su oposición al fin dialogado de la violencia que propugna Zapatero se niegan a admitir que, más allá de cualquier proceso de intenciones ¿son las del PSOE absolutamente inocentes? subyace una radical diferencia entre ambos partidos sobre la manera de encarar el fin del terrorismo de ETA. Y que es esta absoluta divergencia en el diagnóstico la que ha impedido un acuerdo en el Congreso. Se han invocado Ajuria Enea y el Pacto Antiterrorista como precedentes de la moción votada el martes. Pero no son, ni de lejos, la misma cosa. Responden a dos escenarios y a dos lógicas distintos, aunque relacionados. El Pacto (año 2000) es hijo de Ajuria Enea (1988) sólo en el sentido de que constituyó una rectificación al error de diagnosis que contenía este último. Dos negociaciones fracasadas y varias treguas interrumpidas después, era lógico pensar que la única estrategia posible es la que recomiendan expertos como Reinares. Tienen que existir, pues, razones poderosísimas para que ahora, cuando la nueva medicina estaba a punto de acabar con el mal, se quiera aplicar un tratamiento que probó su ineficacia nada menos que durante 14 años. Deberían existir esas razones, pero Zapatero no las ha querido, o no las ha podido, explicar. B CARLOS KILLIAN rá fuerza la justificación decisiva para Israel de la ocupación continua de otras zonas. Los palestinos necesitarán ayuda para que las cosas salgan bien en Gaza. Los Estados Unidos, Europa y Estados árabes como Egipto, junto con Rusia y las Naciones Unidas, tienen la obligación de ayudar a Abu Mazen. Los palestinos necesitan ayuda financiera y técnica para organizar una estructura de seguridad unificada y válida, reactivar una economía moribunda y crear un sistema político moderno y transparente. También es importante que la retirada de Gaza sea un Esas promesas fueron muy importantes para Sharón cuando afrontaba desafíos políticos internos. Lo que ahora hace falta es una carta paralela de Bush a Abu Mazen. En dicha carta se podría expresar el compromiso de los Estados Unidos con un Estado palestino independiente, soberano, contiguo y viable a lo largo de las líneas de 1967, con compensaciones por parte de Israel en todos los casos en que se acuerden ajustes territoriales. Los Estados Unidos se comprometerían también a aportar recursos para contribuir a la construcción de una sociedad y una economía modernas. También se prestaría ayuda para el asentamiento de los refugiados palestinos, sea en Palestina, en otros Estados árabes o- -en casos especiales en los que Israel accediera a ello por razones humanitarias- -en el propio Israel. A cambio, los palestinos tendrían que comprometerse a rechazar de una vez por todas el uso de la violencia y del terror. Sin embargo, los Estados Unidos no deben considerar un requisito previo el establecimiento de una democracia palestina para la devolución de territorios y la paz. Aplazar las negociaciones hasta que la democracia palestina esté totalmente desarrollada sólo serviría para convencer a los palestinos de que la diplomacia era una estratagema y brindaría a muchos un motivo para recurrir de nuevo a la violencia. Después de más de medio siglo de conflicto palestino- israelí, hacer realidad la oportunidad resultará ya bastante difícil sin introducir nuevas condiciones que, por deseables que sean, no sean esenciales. Project Syndicate Consejo de Relaciones Exteriores, 2005 PALABRAS CRUZADAS ¿Le parece seria la encuesta del CIS sobre el duelo Zapatero- Rajoy? BARRER PARA CASA ZP GANÓ. ¿POR QUÉ NO DECIRLO? O que no se puede es loar al CIS cuando la cosa viene bien y pedir que dimitan sus responsables cuando no. O se respeta siempre al centro oficial encuestador de españoles, bajo cualquier Gobierno, o lo cerramos de una vez, cosa que, desde luego, yo no aprobaría, y mira que el CIS ha metido la pata a lo largo de su historia. En este caso, creo que el Centro puede tener razón, y yo ninguna tengo para sospechar que los resultados sobre quién ganó en el debate sobre el estado de la Nación pudiesen estar manipulados. En esta misma columna opiné, días ha, que ZP venció, aunque no convenció en la confrontación parlamentaFERNANDO ria. Perdí en la votación con la vecina JÁUREGUI de mi izquierda geográfica y, mira por dónde, ahora el CIS viene a abonar mis tesis: el debate sirve de poco, apasiona menos y, en ese marco, ZP estuvo más en positivo, casi idílico, que su contrincante, casi catastrofista. A veces sospecho de la cordura de los responsables del CIS: recuerdénse algunos trabajitos como la participación en el referéndum de la Constitución europea, por ejemplo. Pero en la encuesta de ayer pienso que se aproximaron bastante a la realidad. A mi realidad, al menos. H AY gente pa tó dicen que dijo el Guerra, o quizá fue Rafael El Gallo. Y efectivamente hay gente para todo, incluso para proclamar a los cuatro vientos que Zapatero estuvo espléndido en el debate sobre el estado de la Nación mientras que Rajoy se merecía un cero patatero. Eso cuenta el CIS, que no hay que olvidar que suele barrer para casa. Evidentemente no creo que la balanza se incline de forma tan apabullante a favor de Zapatero. No respondió a una sola de las preguntas que le formuló Rajoy, y no explicó qué quiere con esta España que parece descuajeringarse sin que el Gobierno lo remedie. Rajoy estuvo duro, pero lo merecía ZP, aunque por una vez le daré la razón a FJ, mi PILAR colega de la derecha, en su rechazo por CERNUDA la famosa frase sobre la traición. Pero en el resto de su intervención Rajoy dio en la diana, que es donde debe dar el líder de la oposición. Me da en la nariz que muchos de los encuestados no siguieron el debate y respondieron lo que consideraban políticamente correcto. Es imposible que considerasen mejor a un Zapatero que se escabulló como una anguila y dio muestras de un cinismo superlativo. Por cierto, sería un puntazo saber si Alfonso Guerra estaría en el lado de los que han dado ganador a ZP: su entusiasmo era perfectamente descriptible. L ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate