Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MIÉRCOLES 18 5 2005 ABC Cultura y espectáculos Heinrich Mann (a la izquierda) y su hermano Thomas Thomas Mann y su esposa visitan ABC en 1923 Mann contra Mann Un libro retrata las turbulentas relaciones de Heinrich y Thomas, dos grandes de la literatura alemana biografía, escrita por Helmut Koopmann, arroja luz sobre un rencor insano entre el premio Nobel y su hermano, el respetado escritor Heinrich Mann RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Escalofriante como suena, hermanos de sangre pueden odiarse y despreciarse hasta la muerte escribía Thomas Mann, aparentemente sobre otros, en Los Buddenbrook Son cosas que se ocultan añade Mann en su señera saga finisecular. Él y Heinrich también intentaron disimularlo, si bien todo ha quedado, pues en buena parte el odio se impartía por escrito. Pendencias, berrinches y odios malsanos gravaron durante décadas la relación entre los dos grandes escritores de Lübeck: Heinrich, cuatro años mayor y más políticamente activo El súbdito y Thomas, sofisticado Carlota en Weimar burgués Los Buddenbrook militante Correspondencia con Hesse ambiguo Muerte en Venecia y autor de unos formidables Diarios b Una doble La doble y esperada biografía elaborada por el germanista Helmut Koopmann abre el baúl de la no menos extraña que remarcable familia Mann, un clan de comerciantes hanseáticos con una pujante conciencia política; Thomas Mann- Heinrich Mann. Die ungleichen Brüder (dos hermanos dispares) lleva el candil hasta los últimos rincones y telarañas, algunas de las cuales eran conocidas por su círculo de coetáneos; entonces aparecen aversiones enfermizas y desprecios profundos- -y recíprocos- -por las respectivas visiones del mundo que no compartían; a lo largo de decenas de textos, ambos hermanos escriben, se escriben y se describen, sobre el otro y contra el otro, que a lo largo de décadas y del exilio nunca se pierden de vista ni para leerse uno a otro o, incluso, intentar reconciliarse, para volver pronto a asaetearse sin misericordia. Algo que sí les unió fue el antinazismo y que los libros de ambos fueron considerados degenerados y quemados junto a los de Brecht, Döblin, Schnitzler, Remarque, Zweig o Tucholsky en aquella ola de furia estudiantil bajo el lema contra el espíritu antialemán que, como recuerda una exposi- ción ahora en Colonia, proclamaba que hoy se ha abierto una contradicción entre escritura y alemanidad, lo que es una vergüenza Ambiguas y dobles morales Heinrich (1871- 1950) es un acurado crítico de la doble moral guillermina, que simboliza en la debilidad por los grosores de la mujer alemana mientras a él lo acomete el exceso ante la delgadez de una bailarina de teatro; Thomas (1875- 1955) vive en y de esa ambigüedad moral: esteta, ético, burgués, casado con una gran mujer, padre de seis Pendencias, berrinches y odios malsanos gravaron la relación entre los dos grandes escritores de Lübeck Entre los hermanos no hubo una relación fraterna normal, sino más bien una amarga competición sin cuartel hijos que odia el sexismo y los géneros y sublima en la poesía un cierto homoerotismo nunca totalmente fijado. Heinrich reprocha al autor de La montaña mágica una obsesión insana por hurgar y remirar en el interior del propio yo mientras Thomas aborrece la mala vida vividora de su hermano. Entre Heinrich y Thomas no hubo nunca una relación fraterna normal, sino más bien una amarga competición sin cuartel sentencia Koopmann; allá donde Thomas retrata un mundo patricio hanseático, Heinrich responde con una obra fulminando satíricamente la amoralidad capitalista. Ello no obsta para que ambos se feliciten sarcásticamente por sus respectivos nulos éxitos editoriales. Según el autor, tanto los Buddenbrook como Schlaraffenland se inspiran en El mundo como voluntad y representación de Schopenhauer, pero tomado en cada cual desde el lado opuesto. Heinrich arroja una orgía literaria al rostro del frío clasicismo de su hermano Thomas y Koopman demuestra que esto se repite desde que Heinrich lee y se pitorrea de los primeros lirismos de juventud de su hermano menor.