Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LOS DERECHOS CIVILES DE LAS MUSULMANAS MIÉRCOLES 18 5 2005 ABC Una manifestación de mujeres iraníes afines al régimen durante una protesta en Teherán pidiendo penas para las mujeres que no utilicen correctamente el velo EPA La concesión de derechos políticos a las mujeres, aprobada el lunes por el Parlamento de Kuwait, es un hito que puede actuar como bola de nieve en otras naciones árabes, donde la mujer sigue relegada a una ciudadanía de segunda clase Un mundo bajo el velo FRANCISCO DE ANDRÉS MADRID. Hombre y mujer, dice el Corán, fueron creados de una sola alma y son moralmente iguales a los ojos del Creador. La literalidad del Libro Sagrado del Islam no oculta sin embargo la sangrante realidad de la discriminación que padece de hecho gran parte de los 500 millones de musulmanas en materia de derechos civiles y sociales. Una discriminación que adopta otras formas, más sutiles, en el caso de las emigrantes musulmanas en los países de Occidente. La segregación de la mujer de la vida pública es especialmente aguda en el mundo árabe, donde se dan la mano la interpretación rigorista del Corán y las tradiciones patriarcales y machistas del desierto. A grandes rasgos, la discriminación de la mujer respecto al varón se mueve en esa región en dos niveles. Por un lado, la aceptación legal- -aunque cada vez menos extendida- -de la poligamia. Por otro, la prohibición de que una musulmana se case con un no musulmán- -se acepta, sin embargo, la situación contraria porque se presupone que el varón musulmán acabará imponiéndose- el derecho del marido a repudiar a su mujer sin necesidad del dictamen de un tribunal civil, la lapidación de las adúlteras y el estricto código de vestimenta femenino. La suerte de la mujer en el Islam presenta matices. En términos generales, su aspiración a obtener igualdad de derechos con el varón es más viable en los países asiáticos o africanos de mayoría musulmana que en los árabes. Entre éstos, la situación más lacerante se localiza en los países del Golfo. En concreto en Arabia Saudí, primer exportador mundial de petróleo, patria chica de Osama bin Laden y de la ma- yor parte de los terroristas suicidas del Once de Septiembre, aliado geoestratégico de Estados Unidos en la región... pero al mismo tiempo guardián celoso de los lugares sagrados del profeta y de las esencias musulmanas, bajo la férula de la secta wahabí, una de las más radicales del Islam. Arabia Saudí es, por ejemplo, el único país que prohíbe conducir a las mujeres en virtud de una lectura rigorista- -y polémica- -de la Sharía, la ley islámica que sirve al mismo tiempo de patrón de la legislación civil y penal en la umma la buena comunidad musulmana. Según los ulemas wahabíes, un problema en carretera expondría a la infortunada conductora a entrar en relación con un buen samaritano del sexo opuesto. El argumento de algunas feministas saudíes (en su día encarceladas) de que la hija de Mahoma conducía su propio camello no logró pasar por la aguja del sistema. Parlamento no, escuela sí País Escaños en el Parlamento 1997- 2004 del total) Tasa de alfabetización 2002 por encima de los 15 años) Siria Túnez Marruecos Djibuti Sudán Argelia Jordania Mauritania Egipto Líbano Yemen Bahrein Kuwait Emiratos Á. U. Arabia Saudí Libia Qatar Omán 12,0 11,5 10,8 10,8 9,7 6,2 5,5 3,7 2,4 2,3 0,3 0,0 0,0 0,0 0,0 74,2 63,1 38,3 49,1 59,6 85,9 31,3 43,6 28,5 84,2 81,0 80,7 69,5 70,7 82,3 65,4 Presión ambiental Tras la decisión histórica adoptada esta semana por Kuwait, Arabia Saudí se ha convertido también en uno de los pocos países árabes que niegan a la mujer el derecho al voto y su participación en política, en el marco de una obsesiva política de segregación de la mujer de la vida pública. En fechas recientes, el régimen de Riad abrió tímidamente la mano al conceder a algunas mujeres trabajadoras la posibilidad de portar documentos de identidad, y descubrir por tanto su rostro ante el fotógrafo. La inexistencia del DNI femenino produce auténticos quebraderos de cabeza a las mujeres saudíes cuando deben luchar ante los tribunales por la defensa de sus propiedades o sus herencias, cuan- No hay datos. No hay Parlamento FUENTE: Informe 2004 sobre Desarrollo en el Mundo Árabe Irán ha demostrado que el voto de las mujeres y de las jóvenes se decanta por las opciones aperturistas do el marido ya ha muerto o se han visto repudiadas. Paradójicamente, tanto Arabia Saudí como el resto de países árabes del Golfo Pérsico ostentan los mayores índices de alfabetización y de estudios secundarios y universitarios entre las mujeres. El Islam prohíbe negar la escuela a las niñas, porque todo buen musulmán debe ampliar a lo largo de su vida el conocimiento del Corán y de la literatura religiosa. La segregación de la mujer de la vida pública es justificada por los teólogos rigoristas por razones de fidelidad conyugal y de consagración exclusiva al hogar y los hijos. Antes del voto del pasado lunes en el Parlamento de Kuwait, no pocos políticos esgrimían además el espantajo de la presunta deriva hacia el islamismo radical del voto femenino, dado que la mujer es por naturaleza más religiosa. La experiencia, como han demostrado las últimas convocatorias electorales en el Irán de los ayatolás, indica precisamente todo lo contrario: el voto de las mujeres y de las jóvenes se decanta por las opciones más aperturistas. Es cierto que se ven más velos en Kuwait- -admitía la líder feminista Rola Dashti en una entrevista concedida a ABC tras la guerra en Irak- pero creo que es el resultado de una moda, de una presión ambiental, algo así como el fumar. En una mujer musulmana, el uso del velo no guarda relación con su opción por el islamismo. En cambio, cuando veo a un hombre con la barba larga y cierto tipo de vestimenta no me cabe duda de que es un integrista Túnez es el país árabe con la legislación más avanzada en materia de equiparación de derechos civiles entre el hombre y la mujer. El único pero que cuelga del régimen laico de Ben Ali es su naturaleza dictatorial y de partido único. Los derechos políticos de los tunecinos y las tunecinas son iguales porque son igualmente irrelevantes.