Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL LABERINTO VASCO GRIETAS EN EL SOCIALISMO MIÉRCOLES 18 5 2005 ABC Las víctimas del terrorismo no faltaron al pleno: en el centro, Francisco José Alcaraz, presidente de la AVT, junto a la socialista Gotzone Mora DANIEL G. LÓPEZ López replica a los críticos invitando a Rosa Díez y al concejal Nicolás Gutiérrez a dejar el partido La dirección del PSE, tras la carta: Si os identificáis con el PP, tened coraje y obrad en consecuencia Maite Pagazaurtundua y Estíbaliz Garmendia, eximidas de respuesta por ser víctimas, suscribieron la misiva tras escuchar a Zapatero M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El secretario general del PSE, Patxi López, invitó ayer a abandonar el partido a la europarlamentaria socialista Rosa Díez y al concejal de Ugao Miraballes, Nicolás Gutiérrez, firmantes de la carta en la que le reprochaban haber desplegado menos cortesía, en el fondo y en la forma con la presidenta del PP vasco, María San Gil, que con las representantes de EHAK. Si os identificáis tanto con el PP, tened el coraje de ser coherentes y obrad en consecuencia. El Partido Socialista de Euskadi no retiene a nadie contra su voluntad respondió la comisión ejecutiva del PSE a Díez y a Gutiérrez, aclarando que no hay respuesta para el resto de firmantes, la concejal socialista de Urnieta Maite Pagazaurtundua y su cuñada, Estíbaliz Garmendia, por su condición de víctimas del terrorismo, ni para el filósofo Fernando Savater, quien, aunque pidió el voto para el PSE en las últimas elecciones, no es militante socialista. b Otras dos firmantes, Rosa Díez manifestó ayer a ABC que no tenía nada que decir sobre la carta de su partido y que no iba a contestarla, porque su posición política está reflejada en la misiva dirigida a Patxi López y a esa reflexión política no ha habido ninguna contestación La ejecutiva del PSE recrimina a la europarlamentaria Rosa Díez y al concejal Nicolás Gutiérrez por haber hecho un reproche moral y político preconcebido al secretario general y candidato a lendakari del PSE que, según la dirección del partido, se enmarca en la trayectoria de deslealtad manifiesta hacia las decisiones adoptadas colectivamente por la formación política en que militáis La viuda de Juan Mari Jáuregui, militante socialista que fue gobernador civil de Guipúzcoa y murió asesinado por ETA, se sumó ayer a la polémica y, en una carta abierta a José Luis Rodríguez Zapatero transmitió su apoyo y confianza ante su propuesta sobre el final de la banda terrorista. Maixabel Lasa afirmó que el camino emprendido no es fácil, pero es aquel por el que siempre batalló Juan Mari, que amaba con locura a Euskadi Otras dos firmantes de la carta a Patxi López, Maite Pagazaurtundua y su cuñada Estíbaliz Garmendia, habían sido recibidas horas antes de suscribir el texto por el presidente del Gobierno en La Moncloa, lo cual denota que no quedaron satisfechas por la conversación con Rodríguez Zapatero. Según manifestó a ABC Maite Pagazaurtundua, el presidente del Gobierno llamó a la familia el pasado viernes, después de que ABC publicara la carta de la madre de Joseba Pagazaurtundua, en la que se reprochaba al Gobierno su voluntad de dialogar con ETA. Para las víctimas no hay turno de réplica M. DE LA FUENTE MADRID. El Congreso es un lugar en el que uno puede sentirse muy solo. Y ayer, las víctimas del terrorismo tuvieron que volver a sentirse solas, muy solas. Aunque el PP no quiera dejarles en la estacada en esta travesía ¿del desierto? que se ha abierto con la propuesta socialista (la ya tristemente famosa proposición 80) de diálogo con los terroristas. Ayer, sesenta de estos mártires, encabezados por Francisco José Alcaraz, presidente de la Asociación de Víctimas y Gotzone Mora, concejal socialista de Guecho, fueron los convidados de piedra de una sesión, en la que, aunque suene esperpéntico se habló de la toponimia gallega, los plátanos, la sequía, y en la que, a las 7 de la tarde, cuando empiezan las corridas en Las Ventas, sonó en un móvil popular una sintonía que no es sino el toque de clarines (y aún se estará riendo) Alcaraz señalaba tras presenciar el debate, que se llevaba la cruz de la humillación y de la indignación y lamentó que su visita fuese para ver cómo los diputados legitimaban hablar con los asesinos de mi familia Antes, las víctimas permanecieron en absoluto silencio y se limitaban a asentir o negar con la cabeza. La derrota moral (Alcaraz) era un costurón en los rostros de esta gente que, a solas, siempre a solas, se expresaba con desoladoras palabras: tristeza, vergüenza, dolor mucho dolor. Sesenta bocas que hablaban en nombre de millones. Que Dios los bendiga. Y al Gobierno, que Dios lo ayude.