Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 18 5 2005 Nacional DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA NACIÓN LA AGONÍA DEL PACTO ANTITERRORISTA 13 Joan Tardá, ERC Siempre fuimos críticos con el anterior pacto por las libertades y contra el terrorismo. Ahora, sí se están construyendo las condiciones para un nuevo pacto que no excluya a nadie. Después, este consenso podrá cristalizar o no en un pacto escrito diferente. El Partido Popular podrá autoexcluirse si así lo prefiere, pero tiene que entender que debe buscar el acuerdo con las demás fuerzas políticas, porque la lucha antiterrorista no admite estrategias electoralistas José Ramón Beloki, PNV La propuesta del Partido Socialista está en consonancia con la nuestra y es más completa. Hemos constatado esa consonancia con el PSOE puntualmente en lo que se refiere a la búsqueda de ese fin dialogado de la violencia, del fin de ETA en clave de persuasión, algo que nosotros hemos mantenido siempre. Sin embargo, en todo lo demás, todavía existen diferencias notables, singularmente en lo que se refiere a nuestras distintas visiones sobre la normalización política Del mutuo elogio al desengaño GONZALO LÓPEZ ALBA Viejos conocidos, desde que en 1996 Rajoy era ministro de Administraciones Públicas y Zapatero el portavoz del PSOE en esta materia, entre los dos dirigentes se ha abierto una zanja política que seguramente ambos hubieran descartado hace unos años. Fue Rajoy el primero dentro del PP en advertir que el socialista apuntaba alto cuando aún no había optado siquiera al liderazgo de su partido y fue Zapatero el que, cuando estaban abiertas todas las quinielas sobre la sucesión de Aznar, puso un uno fijo en la casilla de Rajoy, con la apostilla de que era su candidato preferido. Desde que Zapatero es presidente ha mantenido cuatro entrevistas públicas con Rajoy, alguna más Mariano Rajoy discreta y, entre medias, muchas conversaciones telefónicas. Pero la acritud de su enfrentamiento en el debate de la Nación ha cortado la comunicación, aunque la línea ya tenía muchas perturbaciones desde que chocaron sus estrategias ante los comicios vascos de abril. Aun así, por aquellas fechas conversaron personalmente cuan- J. L. Rodríguez Zapatero do coincidieron en el funeral por Juan Pablo II y no se descarta que vuelvan a hacerlo en cualquier momento porque ambos tienen talante abierto Pero antes tendrá que pasar un tiempo. Después de presenciar ayer como espectadores la prórroga del debate, hoy mismo volverán a saltar al centro del campo para disputar los minutos de des- cuento Rajoy buscará el fuera de juego del presidente del Gobierno por no haber condenado las bombas que ETA puso el fin de semana y Zapatero le espera con un marcaje al hombre en forma de sondeo del CIS que avala su iniciativa y su liderazgo. Rajoy se ha declarado públicamente engañado y Zapatero ha comentado con sus colaboradores que la intervención de Rajoy le recordó el ¡váyase señor González! de Aznar, pero con descalificaciones personales mucho más fuertes ¿Y ahora qué? La respuesta del Gobierno es: A esperar que bajen del monte a ser posible arrepentidos La del PP: A esperar a que regresen de Perpinán a ser posible escaldados Extracto de la propuesta de resolución del PSOE aprobada por el Congreso Reiteramos que la violencia terrorista, es decir, el asesinato, las agresiones, la extorsión económica, la amenaza y cualesquiera otras formas de intimidación y chantaje, como métodos de una pretendida acción política, son moralmente inaceptables y absolutamente incompatibles con la democracia. Expresamos nuestra convicción de que el Estado de Derecho ha demostrado su fortaleza y superioridad frente al terrorismo. A ETA sólo le queda un destino: disolverse y deponer las armas. Ésta es la exigencia de la ciudadanía vasca y ésta es también la actitud de la totalidad de los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados. Por eso, y convencidos como estamos de que la política puede y debe contribuir al fin de la violencia, reafirmamos que, si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad para poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia, respetando en todo momento el principio democrático irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverse únicamente a través de los representantes legítimos de la voluntad popular. La violencia no tiene precio político y la democracia española nunca aceptará el chantaje. Manifestamos nuestra plena determinación por trabajar juntos en la finalización definitiva de la violencia terrorista. Creemos que a la fortaleza del Estado de Derecho en la lucha contra el terrorismo hay que añadir una condición imprescindible: la unidad democrática de los partidos políticos, y eso significa la eliminación de la confrontación partidaria en la política antiterrorista. Por ello queremos formalizar solemnemente nuestra voluntad de eliminar del ámbito de la legítima confrontación política o electoral entre los partidos las políticas para acabar con el terrorismo. Expresamos nuestra solidaridad con las víctimas del Terrorismo. Ellas son la memoria, el recuerdo, la constatación presente y continua del sufrimiento, de la brutal injusticia que ha provocado el terrorismo de ETA. Sabemos que la democracia nunca podrá devolverles lo que han perdido, pero estamos dispuestos a que reciban el reconocimiento y la atención de la sociedad española. La ley de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo ha sido una expresión unánime y cualificada de reconocimiento moral y material. Seguiremos apoyando al conjunto de las Fuerzas de Seguridad del Estado: Guardia Civil, Policía y Ertzaintza, porque de su capacidad y eficacia depende la erradicación de la violencia, tal y como se está comprobando estos últimos años en la progresiva desarticulación operativa de la banda. dos los frentes. Empezó por criticar la huida hacia adelante de Zapatero porque no tiene balance que presentar A continuación, reprochó al jefe del Ejecutivo su pretensión de eliminar la oposición del PP como alternativa política. Y, para terminar, concluyó que España cuenta con el Gobierno más negativo e ineficaz desde la recuperación de la democracia. Al hilo de esa argumentación, Zaplana citó el artículo del acuerdo del tripartito catalán que impide el establecimiento de pactos con el PP, tanto en el Gobierno de la Generalitat como a nivel estatal y parlamentario. A renglón seguido denunció que ese acuerdo tiene un efecto inmediato en quien se sabe presidente fruto de una situación terrible, desgraciada y excepcional en referencia a los atentados del 11- M. En este sentido, insistió en que el pacto del tripartito es la clave de la legislatura y destacó que mientras Zapatero no denuncie expresamente la cláusula que prohíbe llegar a acuerdos con el PP, no podrá entenderse como sincera ninguna de sus ofertas de acuerdo o de mano tendida hacia el primer partido de la oposición. Por su parte, Diego López Garrido dejó claro que la propuesta de su grupo está basada en los pactos de Ajuria Enea, Madrid, Navarra y contra el terrorismo. Aseguró que el objetivo del PSOE era lograr la unidad de todos los partidos y lamentó las interpretaciones partidistas de la iniciativa del PSOE, puesto que su resolución sólo habla de diálogo si se abandonan las armas. Si quieren acabar con la unidad, lo harán solos espetó a los diputados del PP, dando comienzo a duras críticas a los populares. López Garrido aseguró que al PSOE le hubiera gustado contar con el principal partido de la oposición. Pero estamos encantados de contar con el resto de grupos sentenció.