Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 18 5 2005 11 El ministro del Interior asegura que no hubo interferencias políticas en el caso de los militantes del PP detenidos ERC advierte que sacar la financiación del Estatuto de Cataluña supondría la ruptura del tripartito La primera mesa incluiría a partidos y sindicatos mientras que la segunda la formarían el Ejecutivo y ETA El Gobierno está siguiendo una vía política para evaluar la posibilidad de hablar con los pistoleros mota. Bajo el término desmilitarización los terroristas pretenden erigirse como garantes del proceso para controlar, a través de Batasuna, lo que se dirime en la mesa política Las fuentes consultadas explican que es en este punto donde se encuentra la trampa de la oferta de Anoeta. El Ejecutivo, según medios antiterroristas, ve viable, también, esta segunda mesa por cuanto en ella se abordarían cuestiones que ya han tratado gobiernos en anteriores negociaciones con ETA. Así, se recuerda que en la tregua de 1998 Aznar emprendió el acercamiento de algunos presos e invitó a regresar a España a los huidos que no tuvieran causas graves con la Justicia. En cuando a la salida del grueso de las Fuerzas de Seguridad, el Gobierno, en principio, no vería grandes obstáculos ya que, sin actividad terrorista, se mantendría una mínima presencia. La Policía cree que para esta segunda mesa ETA tendría que recurrir a algunos de sus antiguos dirigentes en prisión, ya que los actuales cabecillas no tienen perfil suficiente para llevar a cabo un proceso de negociación. Entre estos interlocutores estarían Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, Txikierdi y Francisco Múgica, Pakito El primero de ellos forma parte del frente de interlocución del colectivo de presos. Hace unos años una delegación del Parlamento vasco, formada por nacionalistas e IU, se entrevistó con él en Alcalá Meco para estudiar privilegios de los reclusos etarras. Pakito firmó el pasado verano una carta en la que vertía duras críticas contra los dirigentes de ETA. Además de estos y algún preso más, en la interlocución etarra estaría Josu Ternera Cada vez que se abre un proceso de diálogo, ETA consulta su manual para comprobar los puntos vulnerables del Gobierno. Al Ejecutivo de Felipe González se le escapó confesar a la banda que ansiaba dialogar y que los atentados le hacían mella El largo atajo de la negociación: de Argel a Anoeta pasando por Zúrich TEXTO: D. M. J. P. MADRID. En los últimos treinta años los sucesivos gobiernos han llevado a cabo decenas de intentonas para acabar con el terrorismo de ETA a través del atajo de la negociación. Todas ellas acabaron en fracaso y sirvieron para que la banda tomara oxígeno. Ahora, Zapatero afronta el enésimo intento en una coyuntura que cree favorable. En efecto, Moncloa detecta que los terroristas han rebajado el nivel de sus exigencias porque atraviesan la peor situación de su historia. Ello, unido a que se van a cumplir dos años sin víctimas mortales- -lo que hace a la opinión pública más permisiva- lleva a Zapatero a dar una oportunidad a la paz Pero los precedentes dan argumentos a los más escépticos. Cuando representantes del Gobierno de Felipe González y de ETA preparaban las conversaciones de Argel, los terroristas provocaron las matanzas de Hipercor- -junio de 1987- -y de la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza- -diciembre del mismo año- Los pistoleros aplicaban el manual de la negociación, que tiene como regla de oro la acumulación de fuerzas en aquella coyuntura se traducía en poner cadáveres sobre la mesa. Pese al chantaje, el Ejecutivo socialista siguió adelante con aquel proceso. En su última fase, entre enero y abril de 1989, la banda consiguió que sus interlocutores, Antxon Carmen y Makario asesorados, entre otros, por Íñigo Iruín y Rafael Díez Usabiaga, se entrevistaran, cara a cara, con representantes del Gobierno de alto rango político, como Juan Manuel Eguiagaray. ETA tensó la cuerda y exigió la incorporación en la mesa de los presos en Francia Josu Terne- Otegi, cuando presentó en el Velódromo de Anoeta la oferta de ETA ra Txikierdi y Mamarru La cuerda se rompió y la banda, que durante la tregua había reorganizado sus comandos reanudó el terror. No pasó mucho tiempo y el Ejecutivo de Felipe González volvió a la toma de temperatura de la banda, con el envío de representantes a Santo Domingo, adonde habían sido deportados Antxon Carmen y Makario Uno de estos emisarios cometió la torpeza de confesar a los etarras que el Gobierno ansiaba recomponer un marco de negociaciones y que los atentados le hacían mella. Los terroristas tomaron nota, consultaron su manual de la negociación y, tras com- AFP En Argel, la acumulación de fuerzas se tradujo en cadáveres. En Estella, en un pacto con el PNV probar los puntos vulnerables del Ejecutivo español, provocaron una sangría en Madrid. ETA llegó al verano de 1998 a punto de entrar en fase terminal. Necesitaba tiempo para recomponerse pero carecía de capacidad como para lanzar una ofensiva que le hiciera llegar a una mesa con una posición de fuerza. Una vez más, los cabecillas consultaron su manual y llegaron a la conclusión de que en sus difíciles circunstancias operativas la acumulación de fuerzas debía basarse en la constitución de un gran frente nacionalista. Y así se firmó el pacto de Estella. Mientras la banda negociaba con el PNV, tres de sus dirigentes, Mikel Antza Carmen y Willy se entrevistaron en Zúrich con la delegación enviada por el presidente Aznar. Una segunda reunión acordada quedó finalmente cancelada tras dejar claro los emisarios del Gobierno que no se pagaría un precio político por la paz. VENDE DIRECTAMENTE LA PROPIEDAD CALLE HERMOSILLA (SEMIESQUINA A VELÁZQUEZ) -MAGNÍFICO ÁTICO DE 309 m 2 MÁS 30 DE TERRAZA Y 35 DE TORREÓN. FINCA SEÑORIAL GENERAL RICARDOS (PRÓXIMO A MARQUÉS DE VADILLO) Tres dormitorios. Pisos totalmente reformados. PRINCIPE DE VERGARA (ESQUINA A GENERAL ORAÁ) Magnífico ático de 97 metros, más 33 de terraza. CALLE ALCANTARA (PRÓXIMO A ORTEGA Y GASSET) 112 metros cuadrados. Exterior. MARCELINO CASTILLO, CARABANCHEL (PRÓXIMO A METRO CARPETANA) 95 metros cuadrados, 3 dormitorios, salón, cocina, baño y terraza. CALLE ALCALÁ (SEMIESQUINA A GOYA) 138 metros cuadrados. Cuatro balcones a la calle. CALLE ÁNGEL (FRENTE BASÍLICA SAN FRANCISCO EL GRANDE) Desde 54 a 67 m 2. Exteriores. INFORMACIÓN: TELEFONO 91 541 44 77