Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 18 5 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a las mismas. ESTO NO PUEDE SEGUIR ASÍ STO no puede seguir así debió de exclamar Eva antes de ofrecerle la manzana a Adán. Lo mismo pudo haber dicho el primer hombre que decidió pastorear ovejas hace 6.500 años. Y el primer sumerio que construyó una presa; el primer egipcio que embalsamó cadáveres; el hombre que, hace 50 siglos, inventó la primera rueda en Mesopotamia. Esto no puede seguir así LUIS IGNACIO debieron de PARADA gritar quienes, cuando el mundo estaba al borde de la desesperación, inventaron los números, el ábaco, la regla de cálculo, el ordenador. Y quienes pusieron su ingenio a trabajar para darle al futuro la bendición del telégrafo, el teléfono, la radio, la televisión o la maldición de la catapulta, los cañones, los misiles. La humanidad siempre ha progresado cuando los humanos más valerosos pensaron esto no puede seguir así no cuando lo pensaron los timoratos. El homo sapiens existe sólo desde hace 1.400 generaciones. La civilización, desde hace unas 800. La Edad de Piedra duró varios millones de años; la Edad de los Metales, sólo unos 5.000. La Revolución Industrial comenzó hace poco más de 200 años; la era electrónica, sólo hace unos 30. Y la Era de la Información no ha hecho más que comenzar. Tal vez por eso, porque estamos mejor informados, es por lo que vivimos con más angustia las convulsiones políticas, sociales, económicas y culturales, y somos más vulnerables al pesimismo cuando el entorno se llena de crispación y funestos presagios. Así que cuando las cosas no pueden ir a peor es el momento de pensar que necesariamente tendrán que mejorar: en caso contrario no se cumpliría la condición de que no pueden empeorar. Hacen falta muchas equivocaciones para conseguir un acierto. Sólo en la medida en que seamos capaces de acumular errores, como el de la crispación que llevó ayer a una tensión sin precedentes en la política española, estaremos en condiciones de entender que algo bueno tendrá que ocurrir cuando nos parece que esto no puede seguir así E La merecida pensión de Chaves Publicado en el BOE 117. Lo consiguió. Después de varias legislaturas, y las que le quedan, Chaves ha conseguido para él, y para los que vengan después, una pensión como Dios manda. Nada de esas pensiones míseras que tienen los trabajadores; no, una señora pensión que le permitirá, tráguense la ira, que los presidentes de la Junta de Andalucía una vez cesados gocen de la consideración, distinción, dignidad y decoro que corresponden a las altas funciones ejercidas Y ahí viene la gracia: un presidente de izquierdas- -es un decir- -considera que la dignidad se la da el dinero. Sabemos que la consideración, la distinción y el decoro te los da el dinero en esta sociedad mercantilista. Pero la dignidad... Yo creía ser digno, pero ahora me entero de que con mi pensión me convertiré en un andaluz indigno. Me alegro por Chaves y por Arenas si llega a mandar (porque no creo que renuncie a su pensión) se lo merecen sin duda, son muchas horas de trabajo, muchas gambas que digerir, muchos saraos a los que asistir y, ciertamente, eso no se paga con nada. Excepto con dinero. Mientras tanto, los andaluces creen que su himno dice levantaos sólo para ir a trabajar. No, señores, dice levantaos contra la injusticia y el agravio comparativo. Y ya va siendo hora. Emilio Antonio Iglesias Delgado. Sevilla. El premio por no matar Los señores Rubalcaba y Blanco, mientras pasan de puntillas sobre los atentados del domingo, pretenden justificar la mano tendida a la banda terrorista ETA con un pueril argumento: Llevan dos años sin matar Sin duda, los gudaris se merecen un premio... Un hambre de gloria que deja entrever una desmedida ambición de poder guía al presidente Zapatero para mudar de la noche al día una política antiterrorista de amplio consenso, respaldada por la opinión pública y las víctimas a fuer de exitosa, y que ha llevado a la organización mafiosa vasca al momento de mayor debilidad de su historia, como reconocen Rubalcaba y Blanco: Llevan dos años sin matar Aunque son más bien dos años intentando matar sin conseguirlo, y aunque la extorsión, las amenazas y la denominada con hipocresía violencia de baja intensidad han continuado sosteniendo un régimen de apartheid que priva de las más elementales libertades a cientos de miles de ciudadanos residentes en el País Vasco, en lo que supone una situación inaudita en toda Europa. La agonía de los terroristas debería haber conducido a un escenario en el que ellos diesen el primer paso y fuese por lo tanto el Gobierno legítimo de España quien llevase las riendas del proceso. Pero no. Recoger el fruto de lo sembrado por otros es poquita cosa para ZP: él sueña con que los libros de historia le recuerden como el presidente con el que empezó todo, el que abrió la verdadera senda para lograr la paz, cuando todos los demás estaban tan equivocados... Joaquín Manso. Madrid. ya recaudan y disfrutan los vascos, los pagamos quienes compramos productos fabricados en Cataluña o Vasconia. Y la mayor parte de esa producción no se vende en esas Autonomías, sino en el resto de España. Si la deuda sanitaria catalana es tan grande, habrá que preguntar si los sueldos, el instrumental y las instalaciones de la sanidad catalana son los mismos que los de la extremeña o la asturiana. Y otro tanto ocurre con el resto de los servicios públicos. Es la única herramienta que nos queda a los consumidores, una vez que el Gobierno de todos los españoles, vencido y desarmado se acaba de entregar a las huestes separatistas: reaccionar en lo económico, brindar con el cava extremeño en lugar del catalán Germán Suárez Blanco. Oviedo. A favor de la adopción Se está hablando mucho sobre la adopción por parte de las parejas homosexuales. La sociedad, la Iglesia y los políticos se rasgan las vestiduras y piden firmas para apoyar la no adopción por considerarla perjudicial para los niños. Reflexionando sobre este delicado tema, me pregunto ¿qué pensarían todas estas personas que tan categóricamente rechazan la adopción si se hubiesen visto abandonados en su niñez a causa de una guerra, de un terremoto o de tantas causas... Estos niños son privados de cariño y ternura, sin recibir jamás una caricia, un regalo de Navidad, una visita de un ser querido. Con la mano en el corazón, que respondan estas personas que han firmado si preferirían esta triste vida o el ser adoptada por una pareja del mismo sexo que hubiera volcado todo su amor hacia ellas y vivir una infancia feliz. Yo, si fuera un niño en estas condiciones, me tiraría en sus brazos. Creo que mucha gente se deja llevar por el conservadurismo. Me parece muy bien el matrimonio, que siempre será un hombre y una mujer. A las parejas homosexuales habría que darles otro nombre y dejarles adoptar. Paz Aguirrebengoa. Vizcaya. ¡Cataluña independiente! Sí, y España como cliente. Puigcercós ha marcado las verdaderas dimensiones del reciente debate sobre el estado de la Nación: el presidente del Gobierno se ha pasado al bando de quienes están dispuestos a rendirse ante ETA, como se está rindiendo día a día ante las apetencias, sobre todo, pero no sólo, económicas de los separatistas catalanes. En ese debate, a diferencia de los anteriores, no oímos hablar de las medidas económicas que iban a mejorar el bienestar de los españoles, tampoco de las reformas que mejorarían la sanidad pública o del deplorable esta- do en que ha venido a parar la educación de nuestros adolescentes, en cuyas aulas se dedica más tiempo a tareas policiales que a enseñar. Estos problemas que acabo de mencionar, graves a todas luces, han quedado a la sombra de los gritos de rabia que dejan escapar entre dientes las víctimas de ETA y del escozor que el desgarro y desmembración de España produce. La anécdota de Carod- Rovira contra la celebración de los Juegos Olímpicos en Madrid, durante el pasado mes de diciembre y el conato de boicot al cava catalán aportan una espléndida luz sobre el talante único con que se deben recibir las insaciables exigencias de los catalanistas. Los asturianos, los manchegos, los extremeños, los andaluces, los leoneses no podemos aceptar seguir siendo una colonia económica de Cataluña, un mercado cautivo, mientras sufrimos toda serie de menosprecios y rechazos por parte de quienes nos explotan. Levante y Murcia no pueden aceptar que les nieguen el agua del Ebro y pretendan venderles los textiles de Tarrasa. El IVA y otros impuestos que pretenden recaudar para sí los catalanistas, y que