Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 18 5 2005 Opinión 7 de la mesa es letal para nuestros productores de remolacha, en beneficio de los intereses franceses. También están pendienteslas reformas de producciones mediterráneas importantes, como son las frutas y hortalizas y el vino. España debe dar la batalla en las negociaciones, buscando alianzas que garanticen el éxito en la normativa. LA ESPUMA DE LOS DÍAS PARLAMENTOS AQUÍ Y ALLÍ CARLOS KILLIAN mante para nuestro sector primario. La actuación de Elena Espinosa en el Consejo de Ministros de Agricultura, a los pocos días de su toma de posesión, no pudo ser más lamentable y de tan nefastas consecuencias para el olivar, el tabaco y el algodón, estos dos últimos tocados de muerte por su desconocimiento en materia de negociaciones comunitarias. A pesar de haber pasado España al eje franco- alemán, ninguno de estos dos países apoyaron a nuestra ministra. En los próximos meses nos aguardan retos importantes. En cuanto al sector primario, se va a reformar la Organización del Mercado del Azúcar. La propuesta que está encima Con una política de gestos de dudoso gusto, se ha provocado que la primera potencia mundial, y no sólo en términos militares, sino también comerciales, se alejara de la amistad que mantenía en los últimos años con España y reforzara su alianza con Marruecos. Esta situación puede tener sus repercusiones en cuanto a la apertura de los mercados norteamericanos a las producciones españolas y, por tanto, en lo que respecta a nuestras balanzas comerciales. La política de acercamiento con las dos grandes fuerzas de la UE tampoco parece haber tenido los frutos deseados. La prueba es patente en la discusión sobre el presupuesto de la UE para el próximo periodo 2007- 2013. España puede ser el principal perjudicado en este nuevo presupuesto, y ni Alemania ni Francia han demostrado ninguna solidaridad con nuestro país, que podría perder el 90 por ciento de los fondos que percibe actualmente, por un simple efecto estadístico. Además, la presión de los países contribuyentes para reducir sus aportaciones a la UE hasta el 1 por ciento del PIB ha vuelto a despertar el fantasma de la cofinanciación de la Política Agraria Común, lo que indefectiblemente inicia el camino deseado por estos países hacia la renacionalización de la única política verdaderamente común de la UE. La experiencia nos demuestra que la cofinanciación en un país como España, con recursos presupuestarios limitados y fragmentados enComunidades Autónomas, con unos rendimientos bajos y con un porcentaje de agricultores mayor que la media comunitaria, nos lleva a la desaparición de un gran número de explotaciones. De cara a estos y otros retos de futuro, España debe dar la talla y mantenerse firme. En este tipo de negociaciones las sonrisas no sólo sirven para poco, sino que pueden ser contrarias a nuestros intereses. Ya se sabe lo que uno piensa cuando ve a otra persona sola sonriendo. A veces es necesario mostrarse serio, preocupado y, ¿por qué no? hasta enfadado y dar un puñetazo en la mesa para hacer ver a los demás que si bien es cierto que España se ha visto beneficiada con su entrada en la UE, también ésta se ha visto beneficiada con nuestra adhesión. Que se lo pregunten a Alemania, la locomotora de la UE. De marca Siemens. L PALABRAS CRUZADAS ¿Es necesaria la reforma de las Humanidades que plantea el Gobierno? PENSEMOS EN LOS ESTUDIANTES ACOSO A LAS HUMANIDADES P ENSEMOS en los estudiantes, pero en los del futuro, no en los que ya tienen intereses creados alrededor de un título. Y es que un factor demasiado importante en las protestas contra la reforma de las Humanidades, igual que en otras ocasiones, es el de la defensa de los intereses de nosotros, los profesores, de nuestras asignaturas y de nuestros espacios de poder en la organización del conocimiento. La bondad de esta reforma debe medirse en función de sus efectos, positivos o negativos, en la formación de los estudiantes. Y la cuestión es si nuestra enseñanza se está adaptando adecuadamente al progreso del conocimiento y a la evolución de EDURNE la sociedad. Sí, yo también creo que el LaURIARTE tín es importante. Lo estudié con pasión. Pero no dejo de preguntarme por qué el contenido de la enseñanza es el mismo de hace treinta años o por qué, por ejemplo, ciencias sociales como la Sociología, la Economía o la Ciencia Política siguen ausentes de la enseñanza secundaria. ¿Qué necesita realmente el estudiante del futuro? Y sobre las reformas en el ámbito universitario, me pregunto de nuevo si los títulos existentes y la organización de las asignaturas responden a las necesidades de los estudiantes o de los profesores. Porque no se eliminan materias, se reestructura su enseñanza. N O es fácil entender la obsesión contra las Humanidades que preside las decisiones educativas de los Gobiernos socialistas en España. Ya ha vuelto a cundir la alarma. A la derogación fulminante de la Ley de Calidad le ha seguido un proyecto que persevera en el error: disminución de la exigencia, planificación de la desmemoria y postergación de las Humanidades. También se revela el designio en la reforma de las titulaciones universitarias, con la reducción de las filologías o la eliminación de la licenciatura en Historia del Arte. Por no hablar de la jibarización de la Filosofía en la I. SÁNCHEZ secundaria, que ha merecido ya las CÁMARA protestas de los decanos, profesores y estudiantes, o el declive de las lenguas y cultus clásicas. A menos que se pretenda desvertebrar el sistema educativo y promover la ignorancia institucionalizada. El nombre no es casual: Humanidades Claro que es necesaria la reforma, pero precisamente en el sentido opuesto al que se está emprendiendo. Y todo ello, sin diálogo ni acuerdo. Es tan persistente el acoso que ya resulta difícil atribuirlo a negligencia o ignorancia, y no a decidida determinación. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate A política es un invento de los griegos adaptado por los ingleses al mundo moderno, gracias a los procedimientos de naturaleza electoral y parlamentaria. Muy elogiados, por cierto, desde hace siglos por los amantes de la democracia constitucional, a veces hasta el exceso. Sesión solemne ayer en el Parlamento de Westminster. La nueva legislatura empieza con parafernalia británica. El speaker a pesar de su nombre, apenas habla. La Reina pronuncia con tono monocorde el discurso que contiene el programa del Gabinete. El protocolo da prioridad a los lores (que no mandan nada) sobre los comunes (que lo deciden todo) Tradición envidiable: es una BENIGNO democracia ceremonioPENDÁS sa, donde la forma y el fondo siguen rumbos paralelos. Una lección de eficacia: hace menos de dos semanas que Tony Blair ganó las elecciones y ya cuenta con la confianza de la Cámara y con un Gobierno en ejercicio. Hoy mismo, a trabajar. Convendría tomar nota. Ganó Blair, en efecto, aunque a veces no lo parece. Para la derecha es un socialista. La izquierda dogmática nunca le va a perdonar Irak. Sin embargo, se trata de un gran luchador, incansable y tenaz escribe Aznar en sus retratos y perfiles, con manifiesta simpatía hacia el personaje. Eterno superviviente, actúa como un buen socialista fabiano, aportando al laborismo ese guiño imprescindible hacia la levedad postmoderna. Las aguas bajan revueltas. Gordon Brown y los suyos no disimulan su impaciencia. Los liberales de ahora toman en vano un nombre cargado de prestigio con el objetivo de encontrar un hueco entre las clases medias urbanas. Otra paradoja: el bipartidismo inglés está integrado ahora por tres partidos. ¿Y los conservadores? Derrota digna, pero con otro líder amortizado, un agujero en Escocia y en Gales y una propuesta que convence a los ya convencidos. Total: tercera legislatura castigados. El sistema en su conjunto, fórmula electoral incluida, goza de excelente salud. Lo mismo que la liga de fútbol, la calidad de las universidades o el color de la campiña. Es verdad que algunos se empeñan en destruir tradiciones, desde la caza del zorro a la Cámara de los lores. En el horizonte, la propia Monarquía. Pero no les van a dejar... ¿De qué habló ayer la Reina? Política exterior, Europa, sanidad, transportes, educación... Ninguna frivolidad sobre la arquitectura territorial. Tampoco hay debates sobre terrorismo. Nadie discute acerca de los intereses geoestratégicos de la nación. No hay resoluciones impuestas por todos contra uno en el asunto más sensible para la dignidad democrática. No tienen que elegir una nueva Mesa, porque la presidencia se sitúa por encima del interés partidista. Por eso, no padecen la agonía de los empates artificiales manipulados por gentes que no merecen ocupar un lugar reservado a las personas honorables. Ayer no pasaba el Támesis por Madrid. Tampoco por Vitoria. Otra vez será.