Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad MARTES 17 5 2005 ABC Jaume Matas puso la primera piedra de la planta en febrero de 2001 ABC Cristina Narbona, ayer en la inauguración de la desaladora EFE El PSOE aporta el primer hectómetro de agua al Levante con una desaladora construida por el PP La ministra Narbona dice que este verano nadie tendrá problemas reales de agua en la cuenca del Segura b Narbona acusó al Gobierno ante- rior del retraso en la obra, pero éste se ha debido en parte a la dificultad técnica de su inadecuada ubicación, decidida por el PSOE M. BUITRAGO MURCIA. La desalinizadora maldita de San Pedro del Pinatar, cuya compleja construcción ha sobrevivido en los últimos 9 años a cuatro ministros, se ha rendido finalmente para aportar el primer hectómetro cúbico mensual del Programa A. G. U. A. de la ministra Cristina Narbona. Un acontecimiento que el PSOE no dudó en calificar como histórico pese a que el déficit real de la cuenca del Segura es de 460 hectómetro cúbicos anuales. El destino ha querido que la obra se licitara en 1996, cuando Narbona era secretaria de Estado de Medio Ambiente, y que la inaugurara ayer siendo ministra. Este volumen adicional que irá destinado a los abastecimientos parece suficiente para que la ministra asegurara que este verano nadie tendrá problemas reales de agua y se evitarán las restricciones. El acto de inauguración contó con la presencia del consejero de Agricultura y Agua de Murcia, Antonio Cerdá. No así del presidente Ramón Luis Valcárcel, de viaje en Polonia. La paternidad de la obra, cuyo retraso se ha debido en parte a su gran complejidad técnica derivada de su inadecuada ubicación decidida en 1996, ha sido reclamada por el Partido Popular. Eso no evitó que Narbona acusara al Gobierno anterior de haber tardado demasiado tiempo en adjudicarla y en construirla. Después de beberse el primer vaso de agua desalinizada, pero sin mineralizar, la ministra explicó que esta planta estará plenamente operativa el año que viene para producir 24 hectómetros anuales; a los que habrá que sumar otros 24 de una planta gemela que ya está en construcción; y otros 48 que saldrán de Alicante. Como resultado, el Ministerio confía en que en el plazo de dos años estén definitiva- mente resueltos los problemas de abastecimiento para tres millones de habitantes de la Región de Murcia y de Alicante. Narbona subrayó asimismo que en el último año se han adjudicado obras por valor de 274 millones de euros en la cuenca del Segura. Sobre los nuevos trasvases al Segura, a los cuales se comprometió hace un año para darlos a conocer, la ministra no reveló ayer ningún dato nuevo y se limitó a comentar que ese compromiso sigue vivo en el Ministerio. Cristina Narbona, por otra parte, no quiso pronunciarse sobre la sostenibilidad o no del modelo urbanístico y turístico de la Región de Murcia y del Levante, el cual había criticado días atrás el número dos del Ministerio, levantando un gran revuelo. Narbona apuntó que todos los modelos tienen sus pros y contras; y no será el Ministerio el que LAS MALAS COMPAÑÍAS DE ZAPATERO ANTONIO CERDÁ Consejero de Agricultura y Agua de la Comunidad de Murcia E l compromiso del presidente Rodríguez Zapatero de derogar el trasvase del Ebro fue un ultimátum de Esquerra Republicana de Cataluña para apoyar su investidura reconoció la diputada Bonás Pahisa, perteneciente a esta formación política, durante una reciente intervención en la Comisión de Medio Ambiente del Congreso de los Diputados. Sus palabras fueron recogidas en el Diario de Sesiones y la prensa se ha hecho eco de ellas. Hace pocas semanas se aprobó en el Congreso la Ley que deroga el PHN. Esta afirmación respalda la denuncia que he venido haciendo en repetidas ocasiones en mis artículos de prensa: los nacionalistas de ERC son quienes dictan la política hidráulica en España y quieren convertir el agua del Ebro en un bien privativo de su Comunidad, que aspira a ser independiente. Es falso, pues, que Zapatero (el presidente por accidente como lo definió el diario Wall Street Journal) decidiera derogar el trasvase del Ebro por razones técnicas, económicas y medioambientales, como dijo en su día, pues eso no tiene justificación posible. Tan falso como decir que España cuenta actualmente con el mejor Gobierno conocido en muchos años, como han afirmado los socialistas en un balance reciente y excesivamente triunfalista. Lo cierto es que ZP no pudo más que formar un gobierno débil y dependiente del tripartito catalán. Y está sometido a un peligroso juego que algunos han definido como el chantaje permanente de las minorías. El escritor catalán Josep Pla ya advirtió antaño en una carta al entonces presidente Tarradellas de que los polí- ticos nacionalistas no eran de fiar: Apenas sirven para nada decía, e intentó convencer al presidente de que el catalanismo no debería prescindir de España porque los catalanes fabrican muchos calzoncillos pero no tienen tantos culos No andaba mal encaminado, pues recientemente el diario económico británico Financial Times también afirmaba en grandes titulares que la política parroquial y de estrechas miras empaña la imagen de Cataluña. Otro catalán, el prestigioso jurista Jorge Trías Sagnier, también aseguraba rotundo en un artículo publicado en ABC que hoy Cataluña se hunde por culpa del lastre nacionalista se hunde como los prosaicos túneles del Carmelo Las insaciables peticiones del tripartito al Gobierno de ZP, unido a la falta de principios de éste, han suscitado reacciones negativas en el propio PSOE, que le han advertido del peligro que conlleva someter a España y a su Constitución a un excesivo centrifugado En la decisión de Rodríguez Zapatero de derogar el trasvase del Ebro primó el interés partidista de gobernar a