Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 17 5 2005 25 El Parlamento de Kuwait aprueba un proyecto en el que se reconocen plenos derechos políticos a las mujeres Dos extremistas judíos planeaban un ataque con misiles contra la mezquita de Al Aqsa Más de la mitad de los franceses boicotea el día de solidaridad del Gobierno La jornada festiva pretendía ser laboral para financiar ayudas a ancianos y minusválidos b La transformación de la anunciada jornada de solidaridad en una sonora protesta deja al descubierto la gravedad de los problemas pendientes en Francia JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La jornada de solidaridad decretada por el gobierno, con el fin de recolectar dinero para atender a ancianos desfavorecidos, se transformó ayer en un día de huelgas, manifestaciones, contestación sindical y desobediencia civil de más de la mitad de los franceses. Mientras, los sondeos insisten en vaticinar un posible voto de castigo contra Jacques Chirac, rechazando el proyecto de Tratado constitucional europeo. Originalmente, Jean- Pierre Raffarin, primer ministro, con un 72 por ciento de opiniones desfavorables en los sondeos, esperaba conseguir 2.000 millones de euros, destinados a financiar nuevas ayudas a jubilados y ancianos desfavorecidos, tras la hecatombe nacional que se cobró 13.000 muertos, el verano del 2003, como consecuencia del mal funcionamiento de las residencias para ancianos, víctimas de una dramática ola de calor. Dos sondeos prevén un no a la Constitución J. P. Q. PARÍS. Dos nuevos sondeos publicados ayer pronostican el rechazo francés en el referéndum sobre la Constitución europea y anuncian que un 51 o un 54 por ciento de electores son partidarios del no contra un 49 o un 46 por ciento de partidarios del sí Según los estudios realizados por los institutos de opinión IFOP y CSA, la izquierda y la extrema derecha votan mayoritariamente no mientras la derecha moderada apoya masivamente el sí en un 80 por ciento. Un 51 por ciento de los electores socialistas son partidarios del rechazo del proyecto constitucional. Una manifestante con un peto del sindicato CFDT protesta contra la transformación de la jornada festiva en laboral, ayer en París nistro de Sanidad afirma necesitar 6.000 millones para atender a ancianos desfavorecidos y discapacitados. La jornada debía recolectar unos 2.000 millones (entre incremento de las cotizaciones empresariales y jornadas trabajadas) Está por evaluar el costo financiero de la jornada, mientras la deuda pública continúa creciendo y los déficits del Estado continúan incontrolados. Cuando se cumplen diez años de la llegada de Jacques Chirac a la presidencia de la República, el catálogo de las promesas incumplidas, el agravamiento de las diferencias sociales, la persistencia del paro y el descontento ciudadano se transforman en un bume- EPA Transportes y enseñanza El decreto que abolía la fiesta del lunes de Pentecostés, declarado jornada de solidaridad nacional, precipitó una agria algarabía de protestas, que culminó ayer con huelgas y manifestaciones en París y medio centenar de capitales de provincias. Los transportes públicos funcionaron de forma muy irregular. Las escuelas estuvieron semivacías. El comercio y la gran distribución funcionaron al ralentí, porque grandes empresas privadas, como TF 1 o Shell, dieron fiesta a sus empleados. Según las estimaciones oficiosas, más de la mitad de los franceses decidieron desobedecer la consigna gubernamental y prefirieron no trabajar. En el sector público, entre el 25 y el 40 por ciento de los funcionarios no trabajaron; y el conjunto de los servicios estuvieron muy perturbados, con retrasos, atascos, manifestaciones y alteraciones de todo tipo. En los aeropuertos se registraron muchos retrasos y suspensiones de vuelos. La transformación de la anunciada jornada de solidaridad en una sonora protesta deja al descubierto la gravedad de los problemas pendientes. El mi- rán europeo. Nadie olvida que Chirac prometió bajar los impuestos, reducir el paro y sanear las cuentas del Estado. Irresueltos tales problemas, los franceses descubren, atónitos, que su sistema hospitalario está en crisis y no pudo impedir la muerte de 13.000 ancianos víctimas del calor. Año y medio más tarde, los problemas de fondo siguen sin resolver, y el mismo gobierno pide una jornada de solidaridad para recolectar el dinero que sigue faltando a los presupuestos del Estado. Esa marea negra de amargura social azota con mucha incertidumbre las playas vacías de la campaña del referéndum nacional sobre la Constitución europea.