Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional MARTES 17 5 2005 ABC El calendario de la reforma La implantación de la oficina judicial en las nueve Comunidades Autónomas que aún no tienen transferidas las competencias en materia de Justicia, así como en Ceuta y Melilla, se llevará a cabo en tres fases. Los órganos judiciales que protagonizarán la experiencia piloto se han seleccionado por sus especiales características y porque ofrecen un nivel aceptable de garantías de éxito 2006. Inicia la experiencia piloto, que afectará a 2.566 funcionarios y 244 órganos judiciales de 11 partidos judiciales: 58 órganos judiciales en Zaragoza; 11 en Avilés; 58 en Palma de Mallorca; 17 en Santander; 15 en Ciudad Real; 20 en Burgos; 14 en Cáceres; 12 en Murcia; 17 en Logroño; 9 en Ceuta; y 11 en Melilla. 2007. Comienza el segundo proceso, que ha sido bautizado como de acoplamiento Afectará a otros 2.500 funcionarios y se sumarán 222 órganos judiciales de Huesca, Teruel, Zaragoza, Gijón, Oviedo, Albacete, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Ávila, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid, Zamora, Badajoz y Cartagena. 2008. Se prevé en este año la culminación del proceso con la incorporación de los partidos judiciales que por sus características (pequeño tamaño o dispersión de las sedes judiciales) no han podido integrarse antes al nuevo modelo. Justicia lanza con cinco meses de retraso el plan para reformar la oficina judicial Su puesta en marcha culminará en 2008 y costará más de 100 millones de euros b El ministro Juan Fernando López Aguilar presentó ayer esta macrorreforma, que obligará a modificar 22 textos legales y cuyo objetivo es modernizar la Justicia NIEVES COLLI MADRID. Dos meses después de la crisis con los sindicatos mayoritarios de funcionarios de la Administración de Justicia y de la celebración de tres jornadas de huelga por la ruptura de las negociaciones en materia de retribuciones, y en medio de las críticas del colectivo de secretarios judiciales, el Ministerio de Justicia que dirige Juan Fernando López Aguilar presentó ayer el plan para la implantación de la nueva oficina judicial, sin duda la reforma más ambiciosa de los últimos tiempos, anunciada en la anterior legislatura por el Gobierno del Partido Popular y fruto del ya extinto Pacto de Estado por la Justicia que suscribie- ron antaño populares y socialistas. La puesta en marcha de la nueva oficina, un modelo que rompe con la cultura tradicional de funcionamiento de la Justicia, requiere la reforma de 22 leyes- -los nuevos textos serán aprobados por el Consejo de Ministros el próximo mes de junio- -así como la aprobación de los reglamentos sobre régimen disciplinario de los funcionarios, su estatuto y el estatuto de los secretarios judiciales. Esta macrorreforma costará en los próximos años al Estado más de cien millones de euros y afectará a aquellas Comunidades Autónomas que aún no tienen transferidas las competencias en materia de Justicia; a esa cantidad hay que añadir lo que tendrán que gastar las otras ocho Comunidades- -Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana, Galicia, Navarra, Canarias, Andalucía y Madrid- en cuyo territorio el Ministerio de Justicia no puede actuar y que, en palabras del ministro, deberán también colaborar J. F. López Aguilar CHEMA BARROSO Una herramienta capital Según el calendario previsto por el Gobierno, la nueva oficina judicial- -que López Aguilar calificó como herramienta capital para la modernización de la Justicia -comenzará a implantarse con proyectos piloto en 2006; dos años más tarde, en 2008, deberá haber culminado el proceso, que se desarrollará en tres fases y en el que, de momento, no se ha incluido ni al Tribunal Supremo ni a la Audiencia Nacional. El ministro ya avisó ayer de que una reforma tan compleja no puede ponerse en marcha de la noche a la mañana, ni puede resolver de golpe los males endémicos de la Administración de Justicia Ese calendario es, sin embargo, uno de los puntos negros del plan. Desde diferentes sectores de la Administración de Justicia, entre los que se incluyen los secretarios judiciales, se criti- ca el retraso de una reforma cuyo proyecto, según la previsión legal inicial, debía haberse presentado a las Cortes Generales en enero de este año. Desde el Ministerio se asegura, sin embargo, que los plazos previstos por el Gobierno anterior eran físicamente imposibles de cumplir La filosofía de la nueva oficina judicial, cuyo objetivo principal es la agilización y modernización de la Justicia, pasa por descargar al juez de las tareas burocráticas y de gestión para que pueda centrarse en su función jurisdiccional: dictar sentencias y resolver pleitos. Así, el peso de la organización de la oficina- -es decir, del conjunto de medios personales, materiales y tecnológicos que rodean al juez en el desarrollo diario de su trabajo- -pasa a manos de los secretarios judiciales, un cuerpo profesional cualificado y hasta ahora infrautilizado que se convertirá en la piedra de toque del nuevo modelo. Tribunal Supremo y Audiencia Nacional se quedan fuera El despliegue de la nueva oficina judicial planificado por el Ministerio de Justicia no incluye, de momento, ni al Tribunal Supremo ni a la Audiencia Nacional. El motivo radica en que por sus características especiales ambos tribunales exigirán un estudio muy pormenorizado de sus respectivas estructuras organizativas y necesidades Justicia ha optado por esperar a los resultados de la primera fase con el fin de que la experiencia adquirida permita poner en marcha con mayores posibilidades de acierto la nueva oficina tanto en el Supremo como en la Audiencia Nacional. Pero hay otro importante motivo que justifica la exclusión: la anunciada reforma del recurso de casación y la generalización de la doble instancia penal que, según las previsiones del Gobierno, reducirán el atasco del Supremo. Por otra parte, la puesta en marcha de la oficina judicial debe venir acompañada de una ambiciosa inversión en medios tecnológicos, ya que entre sus objetivos está también el de suprimir el papel por el soporte informático en todas las comunicaciones. Este año se destinarán a ese fin 2 millones de euros. EFE Los Príncipes con las NN. GG. del PP Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias recibieron ayer en audiencia a una representación de las Nuevas Generaciones del PP, presididas por Carmen Fúnez. Los jóvenes del PP informaron a Don Felipe y Doña Letizia de los principales retos de esta organización, que agrupa a 65.000 afiliados. Fúnez entregó a los Príncipes un cochecito de regalo para su primogénito, que nacerá en noviembre. Está previsto que Don Felipe y Doña Letizia reciban el próximo jueves a una representación de las Juventudes Socialistas.