Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes MOTOCICLISMO GRAN PREMIO DE FRANCIA LUNES 16 5 2005 ABC Dani Pedrosa regresa a su sitio Sensacional victoria del campeón, que superó a De Puniet a falta de dos curvas con un acción arriesgada y recuperó el liderato del Mundial TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN Daniel Pedrosa puso las cosas en su sitio. Ganador en Jerez, cuarto y sexto en Portugal y en China, el campeón del mundo de 250 consiguió en su circuito preferido una victoria emocionante que le elevó de nuevo al liderato del campeonato, el puesto que paseó por todo el universo en los dos últimos años. La carrera ofreció un colofón de infarto. Superado por el francés Randy de Puniet en la penúltima vuelta, quien arriesgó a por todas ante su público, el español supo adelantarle a falta de dos curvas para el final con una maniobra en la que se jugó el accidente, pues reconoció que ya no podía frenar en esa situación. El francés enderezó su Aprilia al ver la Honda del número uno por el interior y no pudo hacer nada para evitar que el catalán se adjudicara el tercer triunfo consecutivo en un trazado, Le Mans, que llevará en su corazón para siempre. El sabadellense silenció las gradas con esa demostración de calidad en el instante clave, setenta y tres mil espectadores que aclamaban a Randy cuando era el primero a su paso por el penúltimo giro. Un minuto después, con un adelantamiento decisivo, Daniel dibujó en Francia una de las mejores actuaciones de una carrera que suma diecisiete grandes premios y dos títulos desde que en el año 2002, en Holanda, abriera su lista de trofeos. Un éxito que adquirió mayor rele- 17 triunfos, tres en Le Mans Francia es su gran premio: en este circuito venció en 125, en el año 2003, y dos veces en 250, en 2004 y 2005. Fue tercero en 2002. Primera carrera: Japón, en 2001. Primera victoria: Holanda, en 2002. Gana una de cada cuatro: suma 66 carreras disputadas y ha ganado 17. Además ha conseguido otros quince podios. Poles dieciséis. Títulos mundiales: dos, uno en 125 (2003) y uno en 250 (2004) Es líder en el Mundial 2005, con dos victorias en cuatro pruebas. vancia por su estrategia. En un asfalto frío, con la lluvia como amenaza, el barcelonés reservó los neumáticos en la primera parte de la prueba, unas gomas preparadas para rendir mejor en el segundo tiempo y supo aguantar los envites de cinco pilotos que le desbordaron en esa fase inicial. Tenía el estoque guardado para sacarlo cuando debía, como remate de la faena. Dovizioso, Stoner, De Puniet, Porto y De Angelis le relegaron en una salida que hizo pensar en otro día de sufrimiento para el piloto de Puig, similar a los vividos en Estoril y Shanghai, en los que el agua y la visera del casco empañaron su liderazgo. Ayer, incluso, se puso un casco que no era el de su mar- ca, Nolan, ante el temor de un nueva jornada de lluvia y vaho. Si Porto abandonó por problemas de motor, Pedrosa volvió a ser sexto cuando Lorenzo remató una sensacional remontada hasta situarse en cabeza del gran premio. De Angelis se cayó de la lista de escapados en el momento que el bicampeón mundial eligió para comenzar a imponer su primacía. Dovizioso tuvo que retrasarse hasta la quinta plaza, por haber realizado un adelantamiento con banderas amarillas, y Pedrosa empezó el espectáculo. Un cambio de ritmo insoportable Stoner, Lorenzo y De Puniet se quedaron con la boca abierta al observar cómo la Honda que porta el uno les pasaba con facilidad pasmosa. Era el preludio de un cambio de ritmo, apoyado en la resistencia de sus ruedas, que descolgó a Lorenzo, primero, y a Stoner después. Sólo el francés, jaleado por sus compatriotas, osó arriesgarse a copiar la velocidad del piloto referente de la categoría. El salto de Randy a la primera posición, a falta de ocho kilómetros para el banderazo, le hizo soñar con la gloria en casa. Pero Dani es el peor enemigo posible como equipo visitante Su golpe de clase acalló a los setenta y tres mil aficionados. Un silencio que rompió el sonido del himno español. Pedrosa traduce el respeto que impone en silencios que lo dicen todo. El campeón regresaba al lugar que le corresponde en el Mundial. Y añadía otro capítulo de oro en la historia de Le Mans, donde los españoles contabilizan siete victorias en cuatro años. Chapeau Clasificaciones MotoGP: 1, V. Rossi (Ita. Yamaha) 44: 12.223; 2, S. Gibernau (Honda) a 0.382 seg. 3, Edwards (EE. UU. Yamaha) a 5.711; 4, Melandri (Ita. Honda) a 7.276; 9, Elías (Yamaha) a 38.062; 12, Xaus (Yamaha) a 1: 00.342. Mundial: 1, Rossi, 95; 2, Melandri, 58; 3, Gibernau, 53; 4, Biaggi, 47; 12, Checa, 17; 13, Xaus, 16; 14, Elías, 15. 250 c. c. 1, D. Pedrosa (Honda) 42: 55.152; 2, De Puniet (Fra. Aprilia) a 0.251 s. 3, Dovizioso (Ita. Honda) a 1.554, 4, Stoner (Aus. Aprilia) a 4.230, 5, Lorenzo (Honda) a 6.027; 7, Barberá (Honda) a 30.667; 8, Debón (Honda) a 32.039. Mundial: 1, Pedrosa, 73; 2, Dovizioso, 69; 3, Stoner, 63; 4, De Angelis, 40; 5, Porto, 38; 6, De Puniet, 36; 8, Lorenzo, 34; 9, Barberá, 34; 10, Debón, 24. 125 c. c. 1, Th. Luthi (Sui. Honda) 41: 52.772; 2, Gadea (Aprilia) a 3.080; 3, Kallio (Fin. KTM) a 3.263; 7, P. Nieto (Derbi) a 25.823; 8, Simón (KTM) a 26.349. Otros españoles: 12, Espargaró (Honda) a 40.620; 14, Hernández (Aprilia) a 45.390. Mundial: 1, Kallio, 66; 2, Luthi, 54; 3, Simoncelli, 52; 8, Faubel, 30. Otros españoles: 9, Simón, 28; 10, Nieto, 25; 13, Gadea, 20; 14, Espargaró, 10; 15, Olivé y Bautista, 9. Sete resurge y vuelve a toparse con el mejor Triunfo de Rossi en una nueva edición de la guerra declarada en Jerez T. G. -M. Gibernau volvió a constatar el infortunio de la época que le ha tocado vivir desde que ha recibido una moto competitiva. El subcampeón del mundo ejecutó una remontada magnífica en la carrera de MotoGP, hasta alcanzar y adelantar a Rossi, pero llegada la hora de la verdad se topó con la grandeza de uno de los pilotos más importantes de la historia, quizá el piloto con permiso de Agostini, de Hailwood y de Ángel Nieto, que superan a Valentino en número de victorias. Es el doctor del motociclismo. Si Manuel, Sete hubiera tenido esta Honda en otros tiempos, probablemente habría conquistado el título mundial de la cilindrada absoluta. Pero su explosión, nacida el año 2003, se ha encontrado con el reinado del italiano. Ahora afronta un tercer año de rendimiento en el que su brillantez se ve relegada al subcampeonato. Ayer mantuvo un nuevo cara a cara con su mayor enemigo y volvió a perderlo. El adversario de su historial sacó otra vez las mejores armas. Así no hay quien pueda. El español salió mal y quedó relega- do a la séptima plaza, una situación que asustó a sus seguidores y que él y su ingeniero, Marc Martínez, tenían asumida. Habían colocado unos neumáticos, como Pedrosa hizo en 250, que tardarían en demostrar su pleno funcionamiento. Magnífica remontada de Gibernau Mientras Checa se caía en la primera vuelta, Gibernau observó cómo Edwards, compañero de Rossi, y Hayden, colega de Biaggi, marcaban un ritmo que sólo soportaban Melandri, Capirossi y Rossi. El descendiente del creador de Bultaco perdía cinco segundos cuando vislumbró que su adversario del último trienio comenzaba un ataque que desbordó fácilmente a sus dos compatriotas y a Hayden. El español recuperó cinco segundos al italiano, que supo tapar los huecos en la mejor vuelta de los dos ases Valentino ya era segundo, detrás de Edwards, y Sete supo que no podía esperar más. Con decisión, inició una carrera contra sí mismo en la que marcó él récord del circuito para superar también a Capirossi, Melandri y Hayden. Su velocidad era punta y Rossi supo pronto que le tendría a rebufo, que la batalla tendría un nuevo capítulo. Así sucedió. Incluso, el español desbordó a Valentino. Fue entonces cuando el número 46, ese que acumula seis cetros universales, declaró la guerra. Adelantó a Edwards y puso la Yamaha a tope de revoluciones. Gibernau le emuló. Fue el único que le sostuvo el pulso. El estadounidense perdió ya ese tren y conservó el tercer cajón. Se reeditaba la guerra que todo el mundo esperaba desde el incidente de Jerez. El catalán intentó devolver aquel golpe- -con acciones deportivas- pero el líder del campeonato no le dejó ni un hueco. Los dos hicieron su mejor vuelta en la última, con los neumáticos muertos. Sete pagó el esfuerzo de su remontada. Pero regresó a la normalidad, a la competitividad. A decir, una vez más, que es el único opositor al mandato del mejor.