Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Deportes PRIMERA DIVISIÓN LUNES 16 5 2005 ABC La parroquia del Calderón presenta el divorcio a su equipo Fuerte repulsa de entrada y de despedida y pitos dedicados al gol del Atlético ante el Betis ATLÉTICO BETIS 1 2 estalló con la eliminación de la Copa del Rey. Y no lo hay porque el club, el entrenador y, sobre todo, los jugadores llegaron vacíos de contenido a la hora H del día D. Allí donde se apeló al sentimiento, al escudo, la camiseta y demás, no había nada. Y en justa contraprestación de servicios, la hinchada gravitó ayer entre la indiferencia de los ausentes (la peor entrada del año en el Calderón) y la bronca de los que no se quisieron contener. El equipo había simplificado el pronóstico para el recibimiento. O en el padre o en la madre de los protagonistas. Bronca de primera en la salida al coso y bronca en disminución al descanso, cuando el Betis ganaba por dos goles. Si no se llegó a la exasperación en el intermedio fue porque la resignación cala en la grada con cierta frecuencia. A pesar de las dos dianas de Oliveira, del clima fatalista que inundaba el estadio, el Atlético no jugó mal en el primer tramo ante el Betis. Pero eso se la traía al fresco a la gente, cansada de arropar infatigable al equipo a cambio de migajas. El público exculpó con su aplauso al colombiano Perea, una especie de extraterrestre que ha caído en el equipo como el bálsamo de Fierabrás. Esencia pura que siempre responde, así descarguen rayos o truenos sobre el ánimo de la tropa. Perea replicó con su velocidad al tranco poderoso de Oliveira, uno de esos misterios en el fútbol. In- Atlético de Madrid (4- 4- 2) Leo Franco; Velasco, Pablo, Perea, Sergi (García Calvo, m. 55) Ibagaza, Luccin (Núñez, m. 73) Colsa (Sosa, m. 55) Antonio López; Braulio y Torres. Betis (4- 4- 2) Doblas; Varela, Melli, Juanito, Rivas; Israel (Lembo, m. 66) Assunçao, Arzu (Benjamín, m. 89) Denilson (Fernando, m. 49) Joaquín y Oliveira. Árbitro Mejuto González. Tarjeta amarilla a Juanito, Colsa, Doblas, Sosa. Goles 0- 1, m. 15: Oliveira remata un córner lanzaro por Assunçao. 0- 2, m. 37: Oliveira, de penalti. 1- 2, m. 53: Melli desvía a su portería un centro de Ibagaza. JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. La repulsa alcanzó traza de ruptura en el Manzanares. No había duda del tipo de recepción que esperaba al Atlético después del K. O. en la Copa, pero la indiferencia y la resignación de otras tardes se quedaron cortas. La afición rojiblanca repudió a su equipo, al lamentable periplo de esta temporada huérfana ya de objetivos, a la ausencia de fútbol, a las tardes vacías sostenidas por el clamor de un sentimiento, a los responsables de fichajes inexplicables como el uruguayo Richard Núñez, al mercadeo anual en la compra- venta de diez jugadores, a los dueños del club, al entrenador y, por supuesto, a los futbolistas. Salvo Perea y Pablo, ningún jugador asomó la cabeza ayer del barrizal. Ni siquiera Fernando Torres. El Betis apuntilló al esqueleto del Atlético. El Atlético no tiene nada que ofrecer a su afición hasta nueva orden. Ningún estímulo, ningún enigma, ninguna aventura. No hay aliciente válido para convencer a una parroquia que Enrique Cerezo aguantó la bronca al final del partido servible para el Valencia y más decisivo en el Betis que Ronaldo en el Real Madrid. La grada acaparó el protagonismo del partido. Se cebó con Ibagaza, cuyo rendimiento dos años después se ha desvanecido como la policía de Londres en la niebla. El argentino aguantó estoico el chaparrón del despecho. Fue uno de los más potables ayer, pero el veredicto fue inapelable. Los aficionados increparon su gol, el pase que Melli desvió a la red de su portero. Inaudito. Pitos para un gol del Atlético en el Vicente Calderón. El Betis se limitó a a poner la mano. Enganchado a la sensatez de Assunçao y la diligencia de Oliveira, recogió las cenizas de un moribundo, se regaló moral para la final de la Copa del Rey y apuró sus esperanzas de ingresar en la próxima Liga de Campeones. IGNACIO GIL ANECDOTARIO LUIS GARDE Riquelme logra más goles que nunca en un año Es el centrocampista más goleador de la Liga (15) Ha superado su marca en España (ocho en 2004) En Argentina nunca llegó a más de diez. Ha marcado todos los penaltis que ha lanzado (8) y es el jugador en activo de la Liga que más penaltis ha anotado sin fallo (13) Segundo descenso del Albacete. Sólo ha logrado cuatro puntos en las 14 últimas jornadas. El primer descenso se produjo el 2 de junio de 1996 al perder la vuelta (0- 1 en el Carlos Belmonte) de la promoción ante el Extremadura. Nueve jugadores de la plantilla ya habían vivido otros descensos: Óscar, Gaspar y Jaime, dos veces; y una Mingo, Viaud, Gaspercic, Olivera, Santi y Rubén Castro. Números dobles del Málaga. Ha logrado 30 puntos en 18 partidos con Antonio Tapia, el doble de los que consiguió con Manzano: 15 en 18. Semana grande del Betis. Victoria ante el Sevilla, finalista de la Copa, triunfo en el Calderón. Es el equipo que más tiempo lleva sin perder a domicilio, desde el 2 de marzo en Chamartín (3- 1) César Ferrando Entrenador del Atlético Aunque cuando silba ayuda al rival, la afición es soberana. Es la que paga y está en su derecho de protestar EN EL PALCO RAFAEL MARICHALAR cuando el altavoz anunciaba el nombre de los jugadores. Se multiplicó cuando saltaron al campo y empezó el juego y tuvo su apoteosis en el único gol rojiblanco... en propia puerta. Enrique Cerezo estaba en Cannes, pero llegó a tiempo. Dio la cara y permaneció de pie al terminar el partido frente a los insultos de un grupo de quince o veinte. Pudo leer lo que decían algunas pancartas. Cerezo, Toni Muñoz, Gil y Ferrando, dimisión Otra: Dirigentes, culpables Todo ello adobado con insultos y pañuelos blancos. Éstos eran más numerosos que el grupo que dirigía la operación, que parecía amenazar con llegar al mismo palco. Pero dos miembros de seguridad del club vigilaban para que no sucediera. El colmo llegó cuando el que comandaba el grupo, con el apoyo de alguna que otra voz, empezó a gritar: Cerezo y Gallardón, al paredón También se escuchó la palabra delincuentes como en la eliminación ante el Osasuna. Del espectáculo solo se salvaron Perea y Leo Franco. Escuché decir a un espectador que tenía muy cerca: Si no es por eso dos estaríamos en Segunda división... Cerezo llegó de Cannes para aguantar la bronca MADRID. La herencia de la Copa dejó, para comenzar, un Calderón con media entrada y una zona, la de los ultras, casi desierta. Y es la más poblada siempre. La sinfonía de los pitos comenzó