Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad LUNES 16 5 2005 ABC Medio Ambiente Más de 360 nuevas especies han sido halladas en este lugar en los diez últimos años. Un informe sugiere que quedan cientos por descubrir en el corazón, por ahora intacto, de la isla Borneo, un mundo natural que espera ser descubierto TEXTO: A. ACOSTA MADRID. Más de 360 especies diferentes han sido descubiertas en Borneo en los diez últimos años, poniendo de manifiesto aún más si cabe la imperiosa necesidad de programas de conservación en esta región, según advierten desde el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) Ahora, un nuevo estudio de esta organización sugiere que quedan aún cientos de especies por descubrir, sobre todo en los 22 millones de hectáreas del interior de la isla, una región casi inaccesible donde el bosque sobrevive virgen. Sin embargo, incluso estas especies aún por descubrir se encuentran bajo una seria amenaza debido a que los bosques de Borneo están siendo talados. El informe- -titulado El mundo perdido de Borneo -revela que de las 361 especies descubiertas entre 1994 y 2004, la mayor parte (260) eran insectos. Además, se hallaron 50 nuevas especies de plantas, 30 especies de peces de agua dulce, siete de ranas, seis de lagartos, cinco de cangrejos, dos especies de serpientes y una de sapo. Borneo es sin ninguna duda uno de los centros de vida salvaje más importantes del mundo dice Tess Robertson, director del programa de Bosques de WWF en Reino Unido. Es uno de los dos únicos lugares en el planeta (el otro es la isla de Sumatra) donde coexisten orangutanes, elefantes y rinocerontes añade. Pero en esta isla, la tercera mayor del mundo, viven otras especies amenazadas, como la pantera logibanda, el oso malayo y el gibón de Borneo, así como diez especies de primates, más de 350 de aves, 150 de reptiles y anfibios, y más de 15.000 de flora, con 3.000 árboles diferentes. Mundial para la Naturaleza está trabajando con Brunei, Indonesia y Malasia en una nueva iniciativa para conservar esta área conocida como Corazón de Borneo un total de 220.000 kilómetros cuadrados de bosque húmedo ecuatorial. El objetivo es establecer una red de áreas protegidas y bosques gestionados de forma sostenible. Los bosques de Borneo son cruciales no sólo para la protección de la vida salvaje, sino también para salvaguardar los recursos hídricos necesarios para la prosperidad de la isla afirma Robertson. Stuart Chapman, coordinador internacional para esta iniciativa, asegura que la alternativa, esto es, perder el corazón de Borneo, sería una tragedia inaceptable no sólo para la isla, sino para Asia y el resto del planeta La deforestación en toda Indonesia alcanza una media de dos millones de hectáreas cada año Tatum, una hembra de orangután, cuida de su pequeño de tres meses en una reserva natural de la isla de Borneo AFP El máximo glacial en los Andes fue hace 34.000 años A. A. L. Una presión demográfica creciente No obstante, grandes áreas de bosque están siendo taladas para la obtención de madera, caucho, aceite de palma y producción de pasta de papel. Según el estudio, el mercado ilegal de animales exóticos también está creciendo, toda vez que la tala hace accesibles zonas cada vez más remotas. Desde el año 1996, la deforestación en toda Indonesia ha crecido hasta alcanzar una media de dos millones de hectáreas al año- -un área similar a casi la mitad de Holanda- y se espera que aumente debido a la creciente presión demográfica y las necesidades de los mercados internacionales. Para frenar esta tendencia, el Fondo SCIENCE MADRID. Durante la edad de hielo más reciente, los glaciares llegaron a cubrir la mayor parte de los Andes tropicales hace 34.000 años, según un nuevo estudio de Science Esto es mucho antes que los 21.000 años frecuentemente asignados al periodo del último máximo glacial Este trabajo sugiere que este periodo no se dio al mismo tiempo en todo el globo, un hallazgo que tiene implicaciones en el clima de la época. En los Andes, el descenso de temperatura habría sido la mitad de los 6 ó 7 grados estimados hasta ahora. En la imagen, el Nevado Huayna Potosí, en la Cordillera Real.