Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad LUNES 16 5 2005 ABC Medio Ambiente La peor sequía en medio siglo y la contaminación colapsarán el suministro de agua en China en 2030 El consumo superará en 220.000 millones de metros cúbicos su actual capacidad de abastecimiento b La falta de precipitaciones afecta ya a 12 millones de hectáreas de cultivos, 9,38 millones de personas y 8,9 millones de cabezas de ganado PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Debido a su extraordinario desarrollo industrial, que se ha logrado de espaldas al medio ambiente, China se está convirtiendo ya en un gigante sediento y casi desértico. Después de tres décadas de constante proliferación de fábricas, construidas sin ningún tipo de estudio de impacto ecológico, la nación más poblada del planeta se enfrenta a un serio problema de abastecimiento de agua durante los próximos 25 años. Así lo advirtió un ingeniero jefe del Ministerio de Recursos Hídricos, Liu Ning, quien alertó de que el suministro podría colapsarse al llegar a su límite en 2030, cuando China tenga 1.600 millones de habitantes y el 60 por ciento de su población resida en zonas urbanas. Para entonces, el coloso oriental consumirá entre 800.000 y 900.000 millones de metros cúbicos de agua, de los cuales la mitad se destinará a regar las plantaciones agrícolas, otros 280.000 millones serán gastados por las áreas urbanas y la industria y sólo 100.000 millones contribuirán a proteger los ecosistemas naturales. Por ese motivo, Liu Ning recomendó la inmediata puesta en marcha de una gestión integral de los recursos hídricos, ya que la demanda de agua de las ciudades y fábricas, cifrada ahora en 180.000 millones de metros cúbicos, se disparará hasta superar la actual capacidad de abastecimiento, que es de 680.000 millones de metros cúbicos. De ese suministro, el 68 por ciento se dedica a la agricultura y el 20 por ciento al consumo humano, y sólo una séptima parte se emplea para mantener o rehabilitar los entornos naturales. El frenético progreso industrial chino provoca la escasez de agua. En la imagen, una fábrica de Shanghai REUTERS Las áreas rurales, las más sedientas En pleno siglo XXI, todavía hay más de 360 millones de personas en China que carecen de agua potable. Así lo acaba de reconocer, en un simposio celebrado en Pekín, el viceministro de Recursos Hídricos, Zhai Haouhui, quien calculó que cientos de miles de habitantes de zonas rurales sufrirán enfermedades por consumir agua con altas concentraciones de flúor, arsénico, sulfato sódico y sal. Debido a la contaminación generada por la incontrolada industrialización de China, sólo el 46 por ciento de los 175 grandes ríos del país tienen agua apta para ser bebida, mientras que la mitad de los 52 lagos estudiados se hallan tan fuertemente contaminados como el 35 por ciento de los caudales subterráneos. Como dichas aguas abastecen a los grandes núcleos de población del país, un análisis de 44 ciudades demostró que el 95 por ciento de sus aguas subterráneas sufría altos niveles de contaminación, al tiempo que otras cien ciudades padecerán restricciones en el futuro. ACTUALIDAD NATURAL MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO Protección ambiental Como consecuencia de esta descompensación, China está agotando sus reservas de agua al no prestar atención a la protección ambiental. Así, de 514 ríos analizados en el año 2000, 60 se habían secado completamente, mientras que el 14 por ciento de los lagos y zonas húmedas habían menguado dramáticamente. Además, un cuarto de los 1.073 manantiales estudiados se hallaba por debajo del grado mínimo establecido para proveer de agua a la población. Pero la culpa de esta grave situación no recae totalmente sobre el frenético progreso industrial chino, ya que buena parte del país sufre la peor sequía desde hace medio siglo. Según los últimos datos del Centro Estatal para el Control de las Inundaciones y Alivio ALCORNOQUES AMARILLOS uien vaya a Extremadura verá los alcornoques amarillos y, en su sombra, una parvada de hojas, muy llamativa, tapizando el suelo. Es raro que un árbol tan robusto, con esa corcha que parece que no pudiera afectarle nada, haya llegado al extremo de soltar de esa manera las hojas. Recuerdan un poco los alcornoques, en este mecanismo de anticipación ante lo que se avecina, a los flamencos que no crían cuan- Q do el nivel de la laguna es escaso, ya que, como afirma el fenólogo Antonio Morcuende, es la falta de agua la que está provocando que el alcornoque se desprenda de sus hojas persistentes, las de uno y las de dos años, al notar que no podrá mantenerlas. Por eso en los Ibores, o en el Campo del Arañuelo, la gente se queda asombrada cuando ve cómo están de amarillos los alcornoques. Mientras, las nuevas golondrinas se posan ya en los cables de teléfono y haciendo equilibrios abren las alas y el pico para que les den de comer sus padres. Resulta fácil distinguir a estas golondrinas del año por su cola menos ahorquillada, el babero menos rojo, la vida más nueva, en una tierra más vieja, amarilla y pobre. de la Sequía, la escasez de precipitaciones afecta a 12 millones de hectáreas de cultivos, 9,38 millones de personas y 8,9 millones de cabezas de ganado. El problema se extiende desde el sur del gigante asiático, donde los agricultores están plantando ahora el arroz, hasta el norte, cuyas plantaciones de grano se encuentran en serio peligro. En la isla de Hainan, donde antes solían registrarse precipitaciones anuales de 1.400 litros por metro cuadrado, se han secado 11 reservas de tamaño medio y más de 930 pequeñas fuentes, por lo que 900.000 personas y 200.000 cabezas de ganado sufren restricciones de agua. Peor lo tienen en Shanxi, donde sólo quedan 860 millones de metros cúbicos en sus pantanos y embalses, 200 menos que el consumo anual que presenta esta provincia situada al norte del país. En Gansu, al noroeste de China, más de 350.000 personas y 380.000 cabezas no tienen agua suficiente tras dos meses sin lluvia. Intervención de los soldados En Guangdong, la provincia con mayor extensión de costa de China, la sequía más grave de los últimos 50 años afecta ya a un millón de personas, por lo que numerosas zonas rurales no disponen de suministro de agua. En lugar de lluvias ha sufrido las peores mareas de sal desde hace dos décadas. Este fenómeno se produce cuando el mar se cuela en el interior debido al bajo nivel de agua que llevan los ríos. Así, 16 millones de residentes en el delta del río Perla, que engloba las macrourbes de Hong Kong y Macao, verán amenazado su abastecimiento, por lo que ya esperan como agua de mayo los tifones y tormentas tropicales.