Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid LUNES 16 5 2005 ABC SE DICE SE COMENTA SANIDAD RECOBRA LA CALMA La sanidad madrileña parece recobrar la calma tras los acontecimientos vividos en el Hospital Severo Ochoa de Leganés por la denuncia de presuntos casos de sedación ilegal a enfermos terminales. El caso había provocado enfrentamientos dentro del mundo sanitario y creado una situación de alarma social nada beneficiosa para nadie y que estaba minando a todo el sector. El consejero de Sanidad, Manuel Lamela, ha logrado reconducir la atención hacia las listas de espera y salvar así una situación que debe resolverse por los cauces adecuados. MADRID AL DÍA LOS RESULTADOS DEL EXAMEN La celebración del examen a los alumnos de 6 de Primaria para diagnosticar el sistema educativo de la Comunidad en orden a prevenir el fracaso escolar y mejorar la calidad provocó una polémica que fue ahogada por la masiva participación de los alumnos. La prueba fue muy sencilla, según han reconocido los responsables de la Consejería, porque su objetivo era también sencillo. Sin embargo, Educación no ha decidido de qué forma difundirá sus resultados. Sería recomendable que la transparencia impregnara este hecho para evitar suspicacias. DISTRITOS DE SEGUNDA PEDRO MONTOLIÚ LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es En la pradera de San Isidro Como todos los años, he acudido a la pradera de San Isidro, a celebrar las fiestas del patrón. Vestida de chulapa, como manda la tradición, y con mi nieta de dos años, que por primera vez también la hemos vestido con este traje tan típico madrileño. Esta vez el tiempo nos ha sido favorable, gracias a Dios, y hemos disfrutado de una espléndida mañana. Por suerte, estas fiestas tradicionales no se pierden del todo y siguen estando rodeadas del espíritu religioso con la que nacieron: honrar al santo patrón. No digo que la fiesta y la algarabía sean malas, pero por desgracia han empezado a sustituirse las misas en la pradera por la simple borrachera y el botellón. Espero que mi nieta siga la tradición, vestida como hoy, por la pradera junto a la ermita, celebrando la que para muchos es la mayor fiesta de Madrid. Luisa Gutiérrez Borrego dad a labrarse un futuro más prometedor que el que dejaron en sus países, y con los que, de alguna manera- -sin compararme con su situación ni con su desesperada huida- me identifico. Pedro Navarrete Pérez Prostitución en Montera Sr. alcalde, hoy quisiera dirigirme a usted para hacerle llegar la indignación que los vecinos de la calle Montera y de los alrededores sufrimos desde hace ya demasiado tiempo a causa de la prostitución. Cada día se suceden las peleas en los portales de nuestras casas con los chulos y con las prostitutas cuando intentamos entrar en nuestras casas. Muchas veces vamos con nuestros hijos, que tienen que ver escenas de clientes contratando los servicios de esas pobres chicas. No es en absoluto agradable tener que pasar por esa situación a diario. ¿La solución? No sé si la podría dar, pero le puedo asegurar que las que hasta ahora se han llevado a cabo no han funcionado bien: Ni la policía acaba con la prostitución, ni las tiendecitas que su Ayuntamiento ha colocado en una de las aceras las han apartado de las puertas. Más bien al contrario, han conseguido que al llegar la noche no seamos capaces de cruzar por ese lado de la calle, porque ha quedado tan estrecho el espacio entre los puestos y la pared que aquello parece un pasadizo oscuro. No le pido (le pedimos) que las trasladen a otros barrios, a otros distritos, ya que sus vecinos tienen los mismos derechos que nosotros a vivir con tranquilidad y con una mínima seguridad. Lo que sí es necesario es que se lleven a cabo más políticas sociales, porque las prostitutas son tan víctimas de la prostitución, o más, que nosotros. Manuel Ayuso Infante Miedo a las bandas callejeras Me llamo Jaime, tengo 18 años, alterno salir por la noche y por la tarde. El otro día ocurrió algo que fue la gota que colmó el vaso: Un grupo de diez Latin kings y derivados se situaron delante de la discoteca Pachá, en la calle Barceló. Al rato, se acerca la policía y les registraron una mochila. Dentro llevaban un bate y una cadena de una longitud enorme. Mientras, estos individuos se reían de la policía, con una pasividad enorme. No sé a qué punto vamos a llegar, si vamos a tener que salir todos con palos para que no nos agredan. En los hechos de Villaverde se ha reflejado la inseguridad que estamos sufriendo, y la tranquilidad con la que actúan estas bandas. Sólo pretendo que vean que el problema está ahí y que los políticos vean que la gente tiene miedo. Jaime Zamora Gómez Los pinos de la Elipa Vivo desde hace poco más de un año en Madrid, procedente del sur, y más concretamente en La Elipa. Vine a Madrid por motivos laborales y encontré en este barrio obrero un lugar amable con vecinos de toda clase y condición que me acogieron como a un madrileño más. Debe ser cierto eso de que cuando llegas, ya eres madrileño aunque no hayas nacido aquí. La Elipa está llena de estos madrileños adoptados, como yo. Unos del sur, otros del norte y otros de allende los mares. Como en otros muchos barrios madrileños, también aquí la inmigración se ha extendido fabulosamente. También aquí se han instalado las bandas de latin kings y ñetas y todas esas nuevas formas importadas de las grandes ciudades norteamericanas que ahora parecen despertar la atención de los políticos y la policía (aunque es una realidad evidente para los vecinos desde hace varios años) Se mueven por los pinos de La Elipa, y poco a poco han tomado los lugares destinados al juego de los niños. Pero también hay en el barrio muchos inmigrantes peruanos, ecuatorianos, chinos y africanos que demuestran en sus trabajos una gran amabilidad, que han llegado a la ciu- n noviembre de 1947, tras la aprobación de la correspondiente ley, se iniciaba un proceso que iba a durar siete años e iba a suponer para Madrid la anexión de trece municipios vecinos a la capital. La incorporación de Chamartín de la Rosa, Carabanchel Alto, Carabanchel Bajo, Canillas, Canillejas, Hortaleza, Barajas, Vallecas, El Pardo, Vicálvaro, Fuencarral, Aravaca y Villaverde supuso para la ciudad un fuerte crecimiento de la superficie del término urbano- -se pasó de 68 a 607 kilómetros cuadrados- -y de su población, que se incrementó casi un 27 por ciento, lo que le permitió rebasar el millón y medio de habitantes. El proceso de anexión hizo realidad el sueño de quienes, frente a catalanes y vascos, habían defendido la creación del gran Madrid Con la perspectiva de los sesenta años transcurridos desde entonces, puede afirmarse que no en todos los municipios anexionados- -especialmente en los del sur- -se logró el reequilibrio que desde el primer momento proclamaron las autoridades como el objetivo a conseguir. La incorporación de tanto territorio y población en tan pocos años, sin unas fuertes contrapartidas económicas, está, sin duda, en el origen de los problemas que ahora sufren distritos como Villaverde. Durante las seis décadas transcurridas, los problemas económicos, crónicos en la hacienda municipal madrileña, han impedido que estos distritos se hayan situado al nivel de otras zonas de la capital, lo que les ha convertido, lamentablemente, en distritos de segunda. Frente a grandes proyectos que beneficiaban a otras zonas, estos distritos han visto, año tras año, cómo en ellos se ubicaban los servicios comunes que nadie quería sin que, paralelamente, tales imposiciones fueran del brazo de las necesarias contrapartidas. Ha bastado la muerte de un joven para que se haya caído el velo y hayamos visto la cruda realidad. Ahora asistiremos al anuncio de una lluvia de millones, a los planes especiales, a los proyectos de futuro. Bienvenidos sean, pero no son suficientes. La situación de estas zonas es tal que exigiría un tratamiento de discriminación positiva por parte de todas las Administraciones y eso, desgraciadamente, es casi imposible que se produzca. E