Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 16 5 2005 31 Fomento comienza las obras para deprimir el tronco de la A- 2 junto a la avenida de Logroño Sentarse a comer tortilla y panceta regadas con vino de bota a ritmo de organillo es ya una tradición para los miles de madrileños que ayer, como cada año, acudieron a la pradera a celebrar la fiesta más castiza Chotis y rosquillas para el San Isidro más olímpico TEXTO: A. FERNÁNDEZ FOTO: JAVIER PRIETO EFE plicó a los socialistas que la encuesta mencionada está muy pegada al PSOE porque, según dijo, parece haber sido realizada por los propios socialistas informa Ep. Cobo concluyó afirmando que la realidad del día a día, en cambio, confirmará que la ciudadanía apoya a Ruiz- Gallardón Por último, los representantes de Izquierda Unida, Inés Sabanés y Fernando Marín, valoraron también la encuesta como positiva, aunque, como dijo Sabanés, la mejor encuesta es el trabajo diario Asimismo, la portavoz de la coalición en el Ayuntamiento atribuyó esa mejora al desgaste del PP y deseó la continuidad de la visita del alcalde al Santo. La conexión del proyecto de Madrid 2012 con toda la gente que acude a la fuente a pedir milagros no viene mal bromeó Sabanés, aunque 2012 es más una realidad que un milagro MADRID. Rosquillas tontas, listas, de limón o del santo; entresijos y gallinejas; chotis, chulapas, chulapos y goyescos. Nada faltaba ayer en la tradicional fiesta del patrón de Madrid, que en esta ocasión introdujo una novedad: la candidatura olímpica. El domingo no pudo amanecer más soleado y cientos de madrileños se lanzaron- -bocata y botijo al hombro- -a la pradera a disfrutar de una de las fiestas más queridas en la capital. Desde primeras horas de la mañana, ríos de gente llegaban por el Paseo del 15 de mayo para disfrutar de un día que se prometía divertido. Los mayores, los más ataviados como siempre, demostraban sus dotes de baile y pasaban del chotis o el pasodoble a canciones de David Civera con la mayor naturalidad del mundo. Ellos, para los que San Isidro es ya una tradición, son junto con los más pequeños los que más disfrutan de la fiesta. Yo, la más chulapa comentaba una señora que repite cada año porque el patrón hay que festejarlo Los más jóvenes, cada vez más habituales en esta fiesta, se relajaban en la pradera bañando los entresijos y gallinejas- -o más bien los perritos calientes y las patatas- -en calimocho y cerveza. Castizos multiculturales Una muestra más de la integración que hay en Madrid era la multitud de extranjeros a los que se podía ver en la pradera, vestidos incluso de chulapos, poniendo de manifiesto que San Isidro también es su fiesta y que así lo sienten. Pero las grandes aglomeraciones de gente se formaron como siempre Los niños también quisieron ser los más chulos de la fiesta en la Ermita del Santo, a la que en esta ocasión le salió un competidor: el stand de Madrid 2012. Las colas de gente que quería llevarse a casa botellas de agua bendecida se entremezclaban con las de numerosas personas que se peleaban por conseguir el sombrero de moda de ayer. Y es que, al final, la fiesta es para todos los gustos y fundamentalmente, y tal y como repetían todos- -incluido el pregonero de este año- San Isidro es la fiesta del pueblo, ya que es quien verdaderamente la disfruta.