Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 LUNES 16 5 2005 ABC Internacional Huida en masa de civiles uzbekos hacia Kirguistán ante el temor de nuevas cargas del Ejército Andizhán se encuentra aislada del mundo exterior mientras la población entierra a sus muertos la Cruz Roja ha sido autorizada a acudir en auxilio de los miles de heridos que causó el tiroteo registrado en Andizhán el pasado viernes RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. La ciudad uzbeka de Andizhán, en donde el viernes el Ejército disparó contra los participantes en una manifestación pacífica, continuaba ayer cerrada a cal y canto al acceso de periodistas, observadores internacionales y organizaciones humanitarias. Ni siquiera la Cruz Roja ha sido autorizada a acudir en auxilio de los miles de heridos que causó el tiroteo. La cifra de muertos parece situarse definitivamente en torno a los 500 mientras unas cinco mil personas intentan desesperadamente huir a la vecina Kirguistán para ponerse a salvo de nuevos ataques. En Karasu, en donde el sábado fue reconstruido un viejo puente que une los dos puestos fronterizos sobre el río Sharijansái, la situación continuaba siendo tensa. Ese mismo día, un grupo de hombres armados, de los que participaron en los asaltos a la cárcel y la Administración local de Andizhán, pusieron en fuga a las autoridades locales y fuerzas de seguridad. La multitud quemó numerosos vehículos policiales. El temor ahora es que las tropas enviadas por el presidente Islam Karímov, que se encuentran a las puertas de Karasu, vuelvan a intervenir. De hecho, en el cercano poblado de Tefektosh ayer hubo enfrentamientos entre soldados y guerrilleros islámicos. Al parecer, murieron ocho soldados uzbekos. b Ni siquiera Mujeres uzbekas abandonaban ayer el país por la ciudad de Korasuv en dirección a Kirguistán AP Abatido a tiros el ex vicepresidente de la Chechenia independentista R. M. M. MOSCÚ. En un nuevo golpe de efecto que, al menos de cara a la galería, viene a compensar el fracaso de la política aplicada por el Kremlin en Chechenia, tropas del Ministerio del Interior ruso dieron muerte el sábado en la localidad chechena de Ivánovo a Vaja Arsánov, el número dos de la república independentista entre 1997 y 2001. El pasado 8 de marzo, un grupo de fuerzas especiales de los servicios secretos rusos abatió al ex presidente checheno y principal líder de la guerrilla, Aslán Masjádov. Arsánov fue acribillado a tiros, junto a otros tres guerrilleros, el sábado pero el viceministro de Interior del Gobierno Frontera con Kirguistán Refriegas tuvieron también lugar en otros puntos cercanos a la frontera kirguisa. La zona está siendo sobrevolada constantemente por helicópteros de combate. La frontera en el paso de Karasu fue abierta ayer y no se volverá a cerrar hasta dentro de cinco días. La cola en el puesto de control es enorme debido a que los guardafronteras kirguises comprueban meticulosamente la documentación a fin de evitar que se cuelen extremistas. Ya en el lado kirguís los refugiados están siendo alojados en un campamento provisional y atendidos por médicos del comité local de la Cruz Roja. Según la agencia Fergana. ru, algunas personas presentaban heridas de bala. Las vecinas ciudades kirguisas de Jalal- Abad y Osh, famosas porque en ellas comenzó el movimiento de protesta que derribó al presidente kirguís, Askar Akáyev, están habitadas Vaja Arsánov checheno pro ruso, Sultán Satúyev, hizo pública ayer la noticia. Según sus palabras, el ex vicepresidente checheno y sus tres acompañantes abrieron fuego contra una patrulla del Ejército. En el tiroteo que se inició a continuación, explicó Satúyev, murieron los cuatro bandidos Al proceder a la identificación de los cadáveres se comprobó que uno de ellos era Arsánov aunque deberá ser sometido a un análisis de ADN para salir completamente de dudas. En el pasaporte del dirigente independentista figuraba el nombre de Abdulá Jamídov. Masjádov y Arsánov fueron elegidos en el mismo tándem en enero de 1997 pero las discrepancias les hicieron tomar después caminos diferentes. Arsánov se alineó con los más radicales, con el sanguinario Shamil Basáyev y Zelimján Yandarbíyev, presidente de Chechenia hasta los comicios en los que Masjádov obtuvo la victoria. Yandarbíyev fue asesinado en Qatar por agentes del FSB ruso (Servicio Federal de Seguridad o antiguo KGB) Sólo queda Basáyev. mayoritariamente por uzbekos, muchos de los cuales tienen familiares en Andizhán y en otras localidades de la parte uzbeka del valle de Ferganá. Andizhán continuaba ayer bloqueada por unidades del Ejército. El interés del Gobierno uzbeko en ocultar la magnitud de la matanza unido al hecho de que, de acuerdo con la tradición musulmana, se está intentando enterrar a los muertos lo antes posible, está haciendo imposible llevar a cabo un recuento riguroso de las víctimas aunque, según distintos testimonios, hubo no menos de 500 muertos y cerca de 2.000 heridos. Vigilados de cerca por soldados, los habitantes de Andizhán daban ayer sepultura a sus seres queridos, no sólo en los cementerios, sino incluso en los parques. Pese a la tensión que aún se respira en el ambiente, la situación en Andizhán era ayer de tranquilidad. El ministro británico de Exteriores, Jack Straw, acusó ayer a Karímov de pisotear los derechos humanos en su país y de demostrar en su actuación un desprecio total a la democracia y a la transparencia. Su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, por su parte, vino a decir que el presidente uzbeko no tenía otra salida más que el uso de la fuerza. Lamentablemente no se han podido evitar las víctimas señaló Lavrov en Viena ante un grupo de periodistas.