Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional POLÉMICA TERRITORIAL LA FINANCIACIÓN LUNES 16 5 2005 ABC Un ex secretario de Estado del PSOE rechaza el modelo del tripartito catalán José Víctor Sevilla asegura que la generalización del sistema beneficiaría a las regiones más ricas actual ministro de Administraciones Públicas reprocha al Gobierno que no haya marcado criterio en esta materia antes de la negociación C. DE LA HOZ MADRID. Hay que neutralizar el sistema del cupo y el sistema foral para hacerlos compatibles con el artículo 138.2 de la Constitución y dejar a los catalanes el régimen común del resto del país Quien habla así es el economista, inspector de finanzas del Estado y secretario de Estado de Hacienda durante el primer Gobierno del PSOE, José Víctor Sevilla, que asiste no sin cierta dosis de pasmo al debate suscitado por el Ejecutivo catalán sobre el sistema de financiación autonómica que reclama para sí. Sevilla preveía que Cataluña planteara algún problema porque desde que se conformó el tripartito catalán, éste anunció que reclamaría un modelo excepcional, que les acerca más al cupo vasco y a la foralidad navarra que al del conjunto del país. Ante ello, Sevilla, experto en financiación, recitar de memoria el artículo constitucional al que apela: Las diferencias entre los estatutos de las distintas autonomías no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos y sociales No duda en afirmar que el Estado se b El hermano del ha convertido en el padre que cobra la pensión y que no da más de sí mientras que el principal problema de las Comunidades en esta materia es que tienen una resistencia monstruosa a usar sus propias vías de ingreso Cuando habla del tripartito y de su conseller de Hacienda, Antoni Castell, destaca que en el PSC hay dos discursos: uno confederal, que chirría con la Constitución y otro federal, cuya denominación él mismo utiliza con naturalidad. Si uno vive en un Estado federal, libera tantos impuestos como niveles de Administración hay explica, asumiendo que eso es exactamente lo que pasa en un Estado autonómico como el español. José Víctor Sevilla ABC Descentralizar A partir de ahí, su ecuación para el nuevo sistema de financiación es muy clara: descentralizar, esto es, que las Comunidades asuman su responsabilidad de obtener ingresos y, por otro lado, que la Hacienda estatal se responsabilice de garantizar la cohesión territorial, porque le competen las políticas de nivelación. Esto no es un chauchau que se negocia sentencia. Teniendo muy claros estos dos conceptos, asegura que no es necesario tener abierto indefinidamente un modelo que, en 2001, se negoció con vocación de continuidad, aunque con críticas. Así, opina que el modelo de financiación tiene final Si somos capa- ces de darles a las Comunidades algunos impuestos y que ellos los apliquen, hemos acabado con el problema dice. Cuando este ex secretario de Estado- -hermano del ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla- -habla de descentralización también lo hace de corresponsabilidad, una corresponsabilidad necesaria para vencer la negativa de las Comunidades a usar sus posibilidades de ingreso. Padre de la idea de la cesta de impuestos compartidos que fue la base para el pacto de 2001, propone seguir sacando alguna manzana de dicha cesta a modo de impuestos cedidos y compartidos, como ya se está haciendo. Cree que todavía hay margen para ceder a las autonomías los impuestos sobre bebidas y alcohol o el IVA, ambos en fase minorista, y que sean éstas las que lo administren o lo incrementen en función de sus necesidades. Establecido por el Estado un nivel de servicios para el conjunto del país, aquella Comunidad que quiera ir un paso más allá y ofrecer una nueva prestación se la tendrá que costear ella y dejar de presionar, sin límite, en los despachos de la Administración central, lo que provoca, a su juicio, una desestabilización permanente de la Hacienda Pública. Contrario a la fragmentación de la Agencia Tributaria, considera que es importante dejarse de tonterías y admitir que está todo descentralizado. Es más, no tiene inconveniente en apuntar que algunas competencias transferidas podrían ser replanteadas en función de criterios racionales y volver a manos de la Administración central. Sin querer entrar en la valoración de lo que Cataluña dejaría de ingresar a las arcas del Estado en caso de aplicarse para sí misma el modelo que propugna el tripartito- -y que el Ejecutivo catalán ha estimado en unos 5.000 millones de euros- critica el discurso por el cual los males propios siempre son de origen externo, de modo que si Cataluña no crece es porque nos expolian y con eso, asevera, se han dedicado a calentar al personal En cuanto a la generalización del sistema para toda España del que ha hablado Castell y que ha llegado a secundar el Ejecutivo aragonés, el ex secretario de Estado de Hacienda esboza una sonrisa. No hay una forma en que todos se beneficien. Cuando se dice que todo el mundo ganará, se olvidan de la Hacienda del Estado, que somos todos sin contar con que serían las Comunidades más ricas como Cataluña, pero también Madrid y Baleares, las que se verían absolutamente beneficiadas, no así otras como Andalucía, Extremadura, Castilla y León o Galicia. Sevilla echa de menos que el Ejecutivo no haya marcado criterio en esta materia por lo que vaticina que cuando se negocie el próximo modelo de financiación autonómica alguien se va a llevar un soponcio