Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 16 5 2005 ABC Nacional ETA muestra sus cartas ante la oferta del Gobierno con cuatro bombas contra empresas vascas Una de las explosiones provocó una fuga de ácido que afectó a ocho personas por intoxicación leve b Los artefactos, provistos de tem- porizador, estallaron de madrugada y causaron daños materiales en las sedes de cuatro sociedades ubicadas en Guipúzcoa ABC MADRID. Primero habló por boca de Arnaldo Otegi, portavoz de la ilegalizada Batasuna- -que se encargó de poner como condiciones al diálogo Gobierno- ETA el cese de las detenciones y de los juicios- y después utilizó su habitual lenguaje: las bombas. La banda terrorista atentó en la madrugada del domingo contra cuatro empresas en cuatro localidades distintas de Guipúzcoa, y lo hizo en el plazo de una hora y con la finalidad, según fuentes próximas a la lucha antiterrorista, de cobrar el mal llamado impuesto revolucionario Las explosiones sólo causaron daños materiales y una intoxicación leve a dos agentes de la Ertzaintza, un vigilante y cinco sanitarios que, afortunadamente, recibieron el alta médica pocas horas después de ser trasladados al hospital de Arrasate. Los cuatro atentados se produjeron apenas cuarenta y ocho horas después de la celebración del debate sobre el estado de la Nación y de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tendiera la mano a la banda terrorista ETA ofreciendo diálogo a cambio del abandono de la violencia. Los terroristas no han dejado siquiera que esa propuesta se vote mañana en la Cámara y han dado inmediata muestra, con las bombas, de cuáles son sus intenciones y de que el listón de sus exigencias va a estar muy alto. El Departamento vasco de Interior no dudaba ayer de que la autoría de los atentados es de ETA, mientras que fuentes de la lucha antiterrorista citadas por Efe las relacionaban con el chantaje económico de la banda a los empresarios vascos. Los objetivos de las explosiones fueron las compañías Eun en la localidad de Beasain; Félix Gabilondo en Vergara; Bernardo Ecenarro en Elgoibar; y Gol en Soraluce. Según los primeros análisis, los artefactos explosivos llevaban temporizadores y contenían un kilo y medio de explosivo, probablemente cloratita. El estallido causó destrozos en la entrada y en el almacén de una de las empresas Ácido corrosivo La explosión más fuerte se produjo pasadas las tres y media de la madrugada del domingo en el barrio de San Blas de Vergara. La deflagración afectó a un depósito de ácido corrosivo, por lo que ocho personas- -un vigilante, dos agentes de la Policía autonómica y cinco sanitarios- -tuvieron que ser trasladados al hospital de Arrasate con síntomas de intoxicación. Su estado, sin embargo, no revestía gravedad, y pudieron ser dados de alta horas más tarde. Tras la explosión, la Ertzaintza esta- Una hora de sobresaltos ETA hizo estallar cuatro artefactos en cuatro localidades diferentes de Guipúzcoa en el escaso plazo de una hora: Beasain, 3.00 h. Estalla un artefacto en la empresa Eun situada en el barrio Salvatore. Vergara, 3.40 h. Fue el más grave de los atentados. La explosión afectó a un depósito de concentrado de zinc de la empresa Félix Gabilondo y ocho personas tuvieron que ser trasladadas a un hospital con síntomas de intoxicación. Elgoibar, 4.00. La bomba que estalló en el polígono de Lerún causó daños en las ventanas y en la pared de la empresa Bernardo Ecenarro Soraluce, 4.05 h. La última bomba estalló en las instalaciones de la empresa Gol y causó daños en las puertas de acceso a la oficina y en el almacén. Atentados en Guipúzcoa San Sebastián Bilbao Vizcaya PAÍS Álava BURGOS LA RIOJA Elgoibar Soraluce Vergara Beasain VASCO Vitoria Guipúzcoa NAVARRA Los terroristas vuelven a chantajear a los empresarios para cobrar el impuesto revolucionario bleció un cordón de seguridad de 300 metros en torno a la empresa Félix Gabilondo al haberse derramado 15.000 litros de concentrado de zinc, un producto tóxico que habitualmente se utiliza en el revestimiento de piezas sanitarias. Cuarenta minutos antes, a las tres Una amenaza de nube tóxica mantuvo en alerta a los vecinos de Vergara J. SÁINZ VERGARA. Los numerosos paseantes que recorrían ayer por la mañana los caminos rurales del barrio de San Blas (Vergara) detenían su marcha para observar el depósito blanco de la empresa Félix Gabilondo desencajado y resquebrajado tras la explosión ocurrida de madrugada. De su interior habían salido quince mil litros de un concentrado de zinc que formaron una pequeña nube tóxica que amenazó a los vecinos e intoxicó a dos ertzainas y al guarda de las instalaciones. Los sanitarios que atendieron a los afectados también tuvieron que ser examinados después en un hospital. En el aire se notaba un olor a quemado y los ertzainas nos han dicho que cerráramos las ventanas señalaba una vecina de un caserío de la zona de Murinondo, ubicado a unos trescientos metros de la empresa. La mujer permaneció en el interior de su casa mientras bomberos, ertzainas y un técnico de Emergencias del Gobierno Vasco evaluaban la situación. Poco después, la amenaza de una nube tóxica se esfumaba y la zona recobraba la normalidad. Un hombre residente en el caserío vecino aseguraba que el ruido de la explosión no le despertó del sueño. El sobresalto le llegó al comprobar la presencia de agentes y bomberos. Parecía que estábamos en Irak comentaba con otra vecina. El atentado apenas alteró el ritmo de la localidad, que celebra estos días las fiestas de Pentecostés. De hecho, los paseantes que se detenían ante la empresa atacada preguntaban a los cámaras de televisión los motivos del despliegue de la Ertzaintza en las inmediaciones. En la pequeña localidad de Soraluce, la deflagración destrozó los cristales de varias viviendas. Ha pegado un golpe de miedo. Ha retumbado toda la casa. Hemos salido y había mucho humo recordaba un joven padre de familia que poco antes había observado una bolsa sospechosa al pasar por la zona con su hija.