Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 5 2005 103 Televisión y radio ANA OBREGÓN Protagonista y creadora de la serie de TVE- 1, Ana y los siete El actor Leandro Rivera se incorpora esta noche a la serie de Telecinco Siete vidas para interpretar al hermano menor de Sergio. Responsable, aplicado y muy educado, el nuevo personaje decide dar un cambio drástico a su vida. Los niños de España no pueden sufrir: el Defensor del Menor debería intervenir Indignada y sainetesca, como sólo a ella se le permite, la celebrity corporativa de TVE planta cara y demanda a la productora de su serie durante los últimos cuatro años. El cuento de hadas se revuelve contra la Cenicienta para convertirse en un melodrama fatal, catástrofe aérea incluida TEXTO: SARA CAMPELO Un tribunal considera indecente un pene parlante televisivo REUTERS DETROIT. Un tribunal de Michigan ha acabado con la carrera televisiva de un pene parlante. Un panel de tres jueces del Tribunal de Apelación de esa ciudad declaró que constituía una indecencia que el miembro, apodado Dick Smart Picha inteligente realizara bromas supuestamente humorísticas en un canal de televisión por cable de acceso público en Grand Rapids. El tribunal mantuvo la pena de un día de cárcel ya cumplida para el creador del show, Timothy Huffman. La decisión del miércoles contenía una transcripción de la parte de tres minutos que fue difundida en dos ocasiones en 2000, que recogía de forma humorística la frase: Hola. Soy Dick Smart. Soy un comediante, sí, levántese En declaraciones de Huffman al rotativo Detroit Free Press el acusado adelantó que tiene previsto apelar la decisión de los jueces de Michigan en defensa de su derecho a la libertad de expresión. MADRID. Los antecedentes han dado la vuelta al ruedo televisivo: a punto de poner punto final a la serie Ana y los siete la productora Starline ha firmado con TVE cuatro capítulos más sin la presencia de sus protagonistas principales, Ana Obregón y Roberto Álvarez, cuyos personajes perecen en un accidente de avión. La artista, creadora de la serie, lleva días litigando para que se respete su idea original. -Después de cuatro años de prosperidad, nos extraña esta ruptura de fin de semana. -Todo empezó hace meses cuando en Starline me pidieron cuatro capítulos más. Me negué; como autora les expliqué que no había posibilidad de tramas argumentales que no fueran una tomadura de pelo al público. Sin embargo, les ofrecí continuar las tramas en otra serie. Así se quedaron las cosas hasta que me enteré el último día de rodaje que seguían el proyecto sin mi autorización y con un giro argumental con el que no puedo estar de acuerdo. ¿Qué le dolió más, enterarse la última o que su personaje muera cuando sobrevuela África? -No fui la última en enterarme, nadie del equipo artístico ni técnico estaba al tanto de que se iban a hacer cuatro episodios más: la mitad de la gente ya se ha ido a otros compromisos laborales. Lo han hecho de mala fe. -La productora dice que usted nunca acudía a las citas para negociar y que, al fin y al cabo, ellos son dueños de los derechos. -Yo les cedí los derechos con la condición de que se respetase mi voluntad, la idea original. De todas formas, eso ya no importa: mis abogados han resuelto el contrato por incumplimiento debido a que Starline no me paga la cesión de derechos desde junio de 2003. ¿Hablamos de mucho dinero? -Para nada, soy pésima negociante hasta para eso. Yo no estoy en pie de guerra por dinero, es por conciencia moral. Ana y los siete es un cuento feliz en el que no cabe que los protagonistas se mueran y dejen huérfanos a sus hijos. No podemos hacer sufrir a los niños en España. Obregón, en el final políticamente correcto de su serie: la boda con Fernando ¿No exagera un pelín? -En absoluto, usted no sabe la cantidad de mensajes que estoy recibiendo; esta misma mañana, una madre me comentaba en la calle que su hija de seis años no puede dormir desde que se ha enterado que Ana desaparece en un avión. De verdad, me parece que el Defensor del Menor debería intervenir. ¿Cuánto le va durar la indignación? -Ahora se ha convertido en tristeza. ABC Starline no era nada en televisión hasta que yo me encabezoné para que ellos hiciesen la serie, pese a que en TVE preferían otras productoras. Yo les encumbré, les hice ganar un montón de dinero y ahora me dan esta puñalada trapera. Esta serie ha sido mi segundo hijo, un auténtico sueño que ha acabado convirtiéndose en una pesadilla. -Algunos de sus compañeros están grabando los capítulos prohibidos -Los entiendo, para ellos es trabajo. Juan Botella, nuevo presidente de las Autoridades Audiovisuales Europeas ABC MADRID. El miembro del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) Joan Botella, ha sido elegido presidente de la Asociación de Autoridades Audiovisuales Europeas (EPRA) en el transcurso de una reunión celebrada en Sarajevo. El EPRA agrupa a 49 autoridades reguladoras de 39 países y tiene como objetivo servir de foro de debate y coordinar aspectos relativos a la regulación del sector audiovisual. Botella, tras acceder al cargo, ha manifestado que una de sus prioridades será ayudar a solventar la anomalía España, el único país europeo (salvo los microestados) que no tiene una autoridad audiovisual de ámbito estatal. También ha defendido la necesidad de revisar la directiva europea de Televisión sin Fronteras, que debería hacerse con la colaboración de las autoridades reguladoras Confío en que TVE no entre en el fraude de Starline y retire los capítulos ¿Qué tiene TVE para que no dirija su ira contra ellos? -Han sido engañados, igual que yo. Ellos tienen contrato con Starline y no estaban al tanto de nuestros acuerdos y mucho menos del fraude cometido por la productora al venderle una serie por la que no me ha pagado la cesión de derechos de los últimos dos años. -Ahora ya lo saben. -Hace días tuve una larga reunión con el director de la pública, Manuel Pérez Estremera, y se quedó muy muy sorprendido. -Pero ¿emitirá o no los episodios de la discordia? -Me dijo que estuviese tranquila, mañana tengo otra reunión allí. No creo que comulguen con este doble fraude moral y legal, sobre todo desde su posición de cadena pública. Confío en que no entren en un engaño que, además, puede hacer tanto daño.