Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 5 2005 Deportes 95 El Real Madrid duerme, se despierta y en la segunda siesta le empatan El Sevilla supo aprovechar al final los momentos bajos de su rival SEVILLA REAL MADRID 2 2 Sevilla (4- 2- 3- 1) Notario; Alves, Javi Navarro, Sergio Ramos, David; Renato (Makukula, m. 84) Martí; Jesús Navas, Baptista, Adriano (Jesuli, m. 63) y Antoñito (Darío Silva, m. 66) Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Salgado, Helguera, Samuel, Roberto Carlos; Beckham, Gravesen (Guti, m. 60) Raúl, Zidane; Owen (Figo, m. 60) y Ronaldo. Árbitro Pérez Burrull, del Comité cántabro. Amarilla a Roberto Carlos. Gravesen, Martí, Antoñito, Míchel Salgado, Samuel, Beckham y Alves. Roja a Helguera en el minuto 91. Goles 1- 0, m. 19: Sergio Ramos. 1- 1, m. 41: Javi Navarro, en propia meta. 1- 2, m. 73: Zidane. 2- 2, m. 88: Baptista. El sábado, sin los centrales titulares El sábado en el Bernabéu y contra el Atlético, el Madrid jugará sin el concurso de sus dos centrales titulares. Samuel vio ayer la quinta amarilla de su tercer ciclo (es decir, que lleva nada menos que quince en lo que va de Liga) y será sancionado con un partido. Además, en el último minuto de partido, Helguera realizó una dura entrada por detrás a Daniel Alves y el árbitro le enseñó la roja directa. Así que ante el Atlético Luxemburgo tendrá que echar mano de Pavón y, probablemente, de Mejía para afrontar a Fernando Torres. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Da igual que el Madrid se juegue la Liga, la mujer, el coche, la honra o el Bernabéu. Sale más allá de su campo y es como si se pusiera el piloto. Ni sabe de nadie ni conoce a nadie. Llega, se ancla en su área y ahí se las den todas, que se las dan. Y más el Sevilla, que por dar lleva tres año repartiendo a todos los de la Liga española (menos a Osasuna claro, que con navarros hemos topado) y a media Europa. Pero lo que repartió ayer el equipo andaluz fueron octavillas de buen fútbol, rapidez en la concepción, mucha velocidad en las alas y astucia en el centro de la delantera, con Antoñito entrando y saliendo cual Litmanen (el bueno, el que vimos en el Ajax y no en el Barça) para que Baptista entrase como un tren por el centro. El Madrid las pasó, como siempre, moradas, y peor las hubiera pasado de no andar por allí Helguera, que está acabando la Liga como otro tren, pero de lujo. A pesar de todo, la avalancha sevillista acabó pasando factura en el andén madridista. Y es que al Madrid ya no sólo le meten goles los jugadores que estuvieron en su plantilla, sino también los que van a estar. Así que a por el balón se fue Sergio Ramos (que huele a blanco más que Ariel o similar) y le metió un pepinazo impecable. Cierto es que Casillas estuvo un poco dormilón en la estirada, pero eso no quita mérito a la potencia y colocación que dio al esférico el canterano. bol ni más profundidad que la que ponía Ronaldo. Raúl no llegaba arriba y Owen picaba y molestaba sin más. Estaba perdido una vez más Zidane y Beckham no pesaba nada. Tuvo suerte el Madrid porque en un centro de Roberto Carlos se fue Javi Navarro en plancha para despejar el balón. Lo despejó, pero a la red propia y se le quedó una cara que, vamos, ni a Arango. Un empate que al Madrid le sonó a joya encontrada en el fondo del mar porque merecerlo lo mereció poco francamente. La segunda parte, como también suele suceder en esta clase de partidos, fue otra. El Sevilla se desinfló un poco y el Madrid manejó el partido. Se veía que los marcajes ya no eran tan férreos, que los de Luxemburgo podían mover el balón a su antojo, asunto peligroso para el que se le ponga por delante. Golazo de Zidane Estuvo firme el sistema defensivo del Sevilla en ese tramo (bien Sergio Ramos y el siempre excelente Martí) y también ayudó que el Madrid estuvo algo plano. No entró por los costados, tuvo pocas luces y tampoco ideas en exceso. Pero tiene gente que de pronto se despierta y te monta un lío. Y fue Zidane, que en esas es peligroso como una cobra. Deambulaba como atontado por el partido, sin saber de qué iba el asunto, cuando de pronto robó un balón en la medular, dio dos pasos y soltó un cañonazo que dejó en pañales al de Sergio Ramos. El balón entró como un obús en la portería de Notario que metió la mano y menos mal que no la tocó porque se la habría hecho pedazos. Parecía todo decidido, pero el Sevilla tiene mucha casta y mucha garra, y el Madrid mucha cara, porque volvió a dormirse. En vez de ir a por el contrario y machacarle, dio un paso atrás para defenderse. Y lo hizo con carencias pues ya no estaba Gravesen y los de arriba ayudaban poco. Figo salió para dar la razón a Luxa cuando le sienta en el banquillo, y Guti no es Gravesen robando. Así que en el último asalto a la trinchera rival, el Sevilla enlazó como los ángeles. El balón acabó en los pies de Navas que la puso de forma primorosa. Entró Baptista como un ciclón y puso el justo empate en el marcador que le hacía perder la Liga al Madrid. Ronaldo y Sergio Ramos disputan el balón en un momento del partido REUTERS ASÍ JUGARON SEVILLA Notario: mal. Alves: regular. Javi Navarro: mal. Sergio Ramos: notable. David: regular. Renato: bien. Martí: notable. Jesús Navas: bien. Baptista: bien. Adriano: bien. Antoñito: regular. Jesuli: regular. Darío Silva: mal. Makukula: sin calfiicar. El técnico. Joaquín Caparrós. Bien. El equipo está bien trabajado y ha refinado su carácter, con más contructores y menos maderos, lo que es de agradecer. Supo reaccionar ante la adversidad. Buena presión en la primera parte. Lo mejor: Sergio Ramos hizo un partido completísimo, y marcó un gran gol. La potencia de Baptista y la brega de Martí, que hace una labor impagable. Lo peor: Reculó en exceso al marcar el gol. Deficientes Notario y Javi Navarro. REAL MADRID Casillas: regular. Míchel Salgado: regular. Helguera: bien. Samuel: mal. Roberto Carlos: regular. Beckham: regular. Gravesen: regular. Raúl: regular. Zidane: regular. Owen: mal. Ronaldo: bien. Figo: mal. Guti: regular. El técnico: Vanderlei Luxemburgo. Regular. El equipo juega a bandazos, casi a expensas de lo que le deje el rival, y sólo se impone cuando el contrario baja el ritmo. Esta vez no funcionaron los cambios, pero el equipo tuvo poder de reacción en la segunda mitad. Lo mejor: Buen partido defensivo de Helguera. La lucha y peligrosidad de Ronaldo, que inquietó siempre Lo peor: Lento Casillas en el primer gol. Problemas en las alas. Irregular juego. Partido nivelado Como por necesidad ahorcan, al Madrid no le quedó otra que irse un poco arriba. También el Sevilla, puede que satisfecho con lo logrado, dio un paso atrás, e hizo bien porque el Madrid empezó a encontrar a Ronaldo y, ojo, que el brasileño está que se sale. Agarraba balones en el medio campo y temblaba hasta Javi Navarro, que ya es difícil que se le hagan flan las canillas al doble de Eric Roberts. Niveló pues el partido el Madrid, pero sin excesivo fút-