Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 DOMINGO 15 5 2005 ABC Cultura y espectáculos Visitaré cada año mi estatua en Oviedo para despositar a sus pies una corona de flores Woody Allen mantuvo un intenso diálogo con Garci en un multitudinario acto en la capital asturiana b Muy cómodo y relajado, Woody Allen reivindicó anoche en Oviedo, interrumpido en varias ocasiones por los aplausos, la intuición y la imaginación en el cine P. M L. Á. OVIEDO. José Luis Garci sometió anoche a Allen al tercer grado más inteligente (Woody dixit) que nunca le han hecho. Dos mil personas abarrotaron el Auditorio Príncipe de Asturias de Oviedo, en un acto con motivo del XXV aniversario de los Premios, para conocer el futuro del cine en boca de un genio neoyorquino de 68 años que ha convertido Manhattan y Nueva York en género cinematográfico y que aboga por la imaginación frente a la mística. Cuando rodó su primera película, Toma el dinero y corre Allen dijo que no tenía ni idea de la técnica cinematográfica. ¿Qué hizo? Seguir los designios de su intuición, porque sabía lo que quería contar y cómo hacerlo Como ejemplo citó al gran Elia Kazan, que antes de filmar su primera película jamás había visto una cámara Garci se encargó de extraer los principios cinematográficos del más importante cineasta vivo del que no dudo que recibirá en un futuro el Premio Nobel de Literatura o el de Física, qué más da bromeó. El neoyorquino consideró una tragedia que en su país se desconozca, fuera de pequeños círculos, la obra de directores como Buñuel, Godard, Bergman, Antonioni o Truffaut. Ensalzó las iniciativas de tipos como Martin Scorsese, que luchan en Estados Unidos por un cine de calidad. Sobre Hollywood y la presión que ejercen los grandes estudios cinematográficos, Allen volvió a ser honesto con sus principios y mostró su lado más crítico: No me parece que haya habido una época dorada de Hollywood. Lo que había era una gran industria que de entre cientos de películas mediocres lograba una genial firmada por directores como Billy Wilder u Orson Welles, pero lo bueno es que ellos lo lograron a pesar de Hollywood y no gracias a... Para él, a los grandes estudios no les importa hacer buena películas, sólo quieren que sean taquilleras. Por eso ahora hay el cine que hay... Son películas terribles, malísimas, porque nadie quiere correr ries- Rodará en Barcelona una fantasía romántica Ayer por la mañana en Oviedo, Woody Allén explicó, en rueda de prensa, que las negociaciones de sus productores para el rodaje en España de una fantasía cómica y romántica están muy, muy avanzadas y que espera iniciar la producción este verano o el próximo La acción de esta película transcurriría en Barcelona, que es una ciudad que le encanta, aunque es muy posible que algunas escenas se rueden en Oviedo Poco aficionado a hablar de sus ideas hasta que no esté filmada la película, Allen avanzó que las negociaciones de sus productores ya han comenzado a concretar un rodaje en el que buena parte del equipo técnico será español, así como el grueso de los actores secundarios No obstante, los papeles protagonistas serán para intérpretes de habla inglesa Tengo que empezar ahora a conocer a los actores españoles que hablen inglés comentó el director. José Luis Garci conversa con Woody Allen antes de llegar al Auditorio de Oviedo gos También disparó sus dardos contra la ignorancia cinematográfica: Los jóvenes de mi país se han aficionado al cine menos refinado. Excepto los que estudian cine ninguno ha visto Ciudadano Kane Y lo más terrible es que estoy convencido de que les gustaría, pero nadie les facilita el acceso a ellas Allen, que aseguró que nunca ha he- EL GRAN OSO DE MANHATTAN: ¿UNA ESPECIE A PROTEGER? E. R. M. pesar de su notoria miopía, nadie duda de que Woody Allen es un lince. El cineasta neoyorquino le tiene echado el ojo a España y se ha dado cuenta de que aquí puede haber un terreno bien abonado para su ingenio. Ayer volvió a echar la caña de pescar e insistió en su interés por rodar en Barcelona, incluso habló de que las negociaciones están cuajando y que hará allí una película éste o el próximo ve- A rano. El cebo lo hizo extensivo a Oviedo. Es evidente que todo esto sólo ocurrirá si encuentra apoyos serios. También es evidente que el oso está cada vez más dispuesto a salir de su osera (era impensable hace años que Woody Allen se alejara de Manhattan más tiempo del que se necesita en comerse una manzana; pero sus últimas películas tienen cierta tendencia a viajar) y que se debería hacer un esfuerzo porque rodara aquí; evidentemente, Woody Allen no es un oso, pero sí una especie a proteger, un cineasta único, de talento abrumador y cuyo cine se ve en todo el mundo. Su presencia ahora en Asturias tiene, además, el objetivo de alentar un curioso proyecto, el Film Center, una especie de lugar dedicado al cine clásico y al cine de autor. No se sabe muy bien hacia dónde puede llevar eso, pero hay que consi- derar que cualquier cosa de la que tire Woody Allen irá sobre ruedas... Conociendo algunos de los antecedentes de este peculiar director y los problemas y cambios que ha sufrido en sus sistemas de producción (sin duda, sus últimos cambios de financiación y de productores le acarrean una inseguridad y un engorro que detesta) se diría que está pidiendo lazos firmes para él y para su trabajo. Sería, pues, una medida inteligente atarlo con esos mismos lazos que pide; es decir que le llovieran propuestas económicas y ayudas oficiales. Tal vez no parezca éste el mejor modo de ayudar a los requetenecesitados directores españoles, pero sin duda sí podría ser una magnífica forma de ayudar al cine español, o al espectador español, que también tendrá algún derecho a mojar pan.