Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 5 2005 Madrid 39 Desde que Esperanza Aguirre denunciara el 2 de mayo, en la fiesta de la Comunidad, que Zapatero castiga a los madrileños y no quiere a Madrid los gestos del Gobierno del PSOE hacia la Comunidad se han repetido, aunque siguen sin convencer al PP Operación guiño TEXTO: MARIANO CALLEJA FOTO: JAVIER PRIETO MADRID. El Gobierno ha tenido la comunicación de que Eurocopter va a construir en Getafe y Albacete el helicóptero Tigre Así anunció José Luis Rodríguez Zapatero esta buena noticia que sólo dejó satisfechos al ministro de Defensa. José Bono, al portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Rafael Simancas, y al alcalde de Albacete, Manuel Pérez Castell, y que, sin embargo, decepcionó a cinco comunidades autónomas: Comunidad de Madrid, Aragón, Cataluña, Andalucía y Galicia, que aspiraban a quedarse con toda la planta de producción del helicóptero, clave en el sector aeroespacial europeo. En todo caso, Zapatero quiso transmitir que la decisión era un gesto positivo hacia la Comunidad, pues aunque Madrid no acogerá toda la factoría, como era su objetivo, sí mantendrá el equipo de ingenieros, la investigación y el desarrollo, es decir, empleo de calidad, como apuntó el propio Simancas. El guiño del presidente con Eurocopter como excusa ha sido el colofón de una semana en la que el Gobierno parecía dispuesto a demostrar que no sólo no castiga y asfixia a los madrileños por haber votado de manera mayoritaria al PP, como sostienen Esperanza Aguirre y los suyos, sino que premia a la región de la capital de España, según defiende Simancas. La fiesta del Dos de Mayo en la Puerta del Sol supuso un punto de inflexión en las ásperas relaciones entre la Comunidad y el Ejecutivo nacional. Aguirre se quejó de que Zapatero no quiere a Madrid, más aún, aseguró que castiga a los madrileños, como se ha visto con los presupuestos generales del Estado de 2005, en los que se han reducido un 25 por ciento las inversiones en esta región. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, invitada en la recepción, lo negó y le retó a demostrarlo. A partir de ese momento, los madrileños han asistido a una guerra de cifras y números, que, ya se sabe, pueden maquillarse e interpretarse al gusto de cada cual. José Bono, Esperanza Aguirre y María Antonia Trujillo, en la firma del acuerdo por el que Defensa vende suelo a la Comunidad terránea entre Atocha y Chamartín, también en construcción? se preguntó el PP. Si se quita esta obra, la inversión en Madrid vuelve a decrecer, en este caso un 2,3 por ciento. El castigo de Zapatero a la Comunidad se ve con claridad, según el Gobierno de Aguirre, en la paralización de infraestructuras como la Radial 1 o el cierre de la M- 50 por el norte. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, que ha mantenido las peores relaciones de todo el Gobierno nacional con el autonómico, optó por contestar pasando al contraataque. Primero, presidió la finalización de la excavación del túnel oeste de Guadarrama, en la línea de alta velocidad Madrid- Segovia- Valladolid, en un acto que fue calificado de propagandístico y sectario por el PP. Al día siguiente, se desplazó a Getafe, donde firmó con el alcalde de este municipio, el socialista Pedro Castro, un acuerdo para elaborar un estudio sobre el soterramiento de la carretera de Toledo (A- 42) a su paso por esta localidad. Y unos días después, redondeó la semana madrileña al hacerse público que la A- 6 se enterrará a su paso por Collado Villalba, una vieja reivindicación de los vecinos de la zona. Los guiños del presidente del Gobierno a los madrileños han sido continuos desde que el 2 de mayo Aguirre asegurara que Zapatero no los quería. Así, se encargó personalmente de anunciar que IBM había escogido a Madrid para ubicar su sede para Europa del Oeste y Europa Sur. Es una ¿Castigados o premiados? Los ciudadanos saben que Zapatero castiga a Madrid sostiene el portavoz del PP en la Asamblea, Antonio Beteta. Esa crítica no está ni en la imaginación de Esperanza Aguirre, sólo se debe a su ambición, porque sabe que tiene una oportunidad interna en Génova responde la portavoz adjunta del PSOE, Ruth Porta. Beteta cree que Zapatero se ha enterado ahora de que los ciudadanos saben que les castiga, y por eso ha puesto en marcha una operación cosmética y se apunta cuestiones que no tienen nada que ver con él ni su Gobierno, como lo de IBM Porta, en cambio, sostiene que la inversión total del Estado en Madrid es de 411 euros per cápita, frente a los 398 de Cataluña o los 393 de Andalucía. No sólo no estamos castigados, sino que nos están premiando afirma. formático en la Comunidad. Y así me consta subrayó. La presidenta regional, sin embargo, lo ve con otros ojos: Menos mal dijo, que el presidente del Gobierno no ha influido nada en la decisión de IBM para instalarse en Madrid, porque en el caso del helicóptero europeo Tigre, donde sí tiene acciones, ya se ha visto lo que ha hecho Otro gesto amistoso En el debate sobre el estado de la Nación, Zapatero brindó otro gesto amistoso a Madrid, al expresar su más firme apoyo a la candidatura para los Juegos Olímpicos de 2012. De nuevo, el guiño fue rechazado por la Comunidad. El vicepresidente primero regional, Ignacio González, recordó que el Ejecutivo no ha comprometido ni un solo euro al proyecto de Madrid 2012, y sólo lo hará, advirtió, si la capital resulta elegida por el COI el 6 de julio. La Operación Campamento ha sido el otro gran intento del Gobierno en los últimos 15 días para demostrar que no hay castigo, sino premio a Madrid. El Gobierno destacó como gran éxito el acuerdo que permitirá a la Comunidad construir 2.000 viviendas protegidas en los terrenos de Latina, si bien Aguirre tendrá que pagar a Bono 33,6 millones de euros. Una cantidad que, al revés de lo que propuso el ministro hace años, Defensa no reinvertirá en infraestructuras en la zona, sino en la construcción de nuevos cuarteles. Y ahora, la operación guiño continúa. Todo un hallazgo El Partido Socialista puso a funcionar su maquinaria para desmontar la acusación de Aguirre, que había conseguido calar en una parte de la opinión pública madrileña. El primer paso lo dio Simancas, quien echó mano de la calculadora para tratar de convencer de que el Gobierno de Zapatero no ha reducido un 25 por ciento las inversiones en Madrid, sino que las ha aumentado un 7 por ciento. El secreto de este hallazgo numérico está en dejar fuera las obras de ampliación de Barajas, que terminan este año y por eso disminuye el presupuesto. Y si no cuenta Barajas, ¿por qué ha de hacerlo la conexión sub- gran noticia para España y para Madrid, y espero que también para la Comunidad de Madrid comentó con ironía en referencia a las críticas de Aguirre. Para Simancas, las gestiones personales de Zapatero habían sido decisivas para la instalación del gigante in-