Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 5 2005 Internacional 29 Contreras desata la indignación en Chile por aportar datos falsos de desaparecidos Consideran que el ex jefe de la DINA intenta esquivar a la Justicia LIBIO PÉREZ. CORRESPONSAL SANTIAGO. El cruce de datos sobre el destino de los detenidos desaparecidos entregado en un informe por el ex jefe de la represión de la dictadura chilena, Manuel Contreras, arroja tal cúmulo de errores y falsedades que levantó una ola de indignación entre los familiares de las víctimas, la cautela del Gobierno y el silencio de los mandos de las Fuerzas Armadas. El general retirado Manuel Contreras, de 76 años, que durante los años más duros de la dictadura de Augusto Pinochet ocupó la jefatura máxima de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA, Policía secreta) entregó este viernes un documento de más de treinta páginas con el supuesto destino final de unas 580 víctimas de la represión en los años setenta. El otrora todopoderoso jefe de inteligencia aprovechó en su escrito para culpar a Pinochet de la represión y por primera vez lo responsabilizó directamente de los crímenes del ex jefe del Ejército Carlos Prats- -asesinado en Buenos Aires en 1974- -y del ex canciller Orlando Letelier- -muerto en un atentado en Washington en 1976- en el marco de la Operación Cóndor. Un primer balance de las agrupaciones de familiares de las víctimas demostró que el informe de Contreras contiene más de un centenar de datos falsos que contradicen las propias investigaciones judiciales. En los casos de Prats y Letelier, el ex jefe de la DINA acusa a Pinochet de haber ordenado los crímenes, pero dice que éstos fueron ejecutados por un agente de la CIA. Ambas causas judiciales- -investigadas durante años en Estados Unidos, Argentina y Chile- -han establecido que los ejecutores fueron agentes de la DINA bajo las órdenes de Contreras. Por eso Contreras, al entregar su lista de víctimas, en la mayoría de los casos las pone como arrojadas al mar como destino final. Sabe que esos cuerpos jamás serán recuperados, pero si así lo reconoce la Justicia, la figura penal podría ser modificada y las penas reducidas. El ex jefe de la DINA además está preocupado por la ola de condenas que re- cibirá en los próximos meses, que podría significar que el resto de su vida la pase en prisión. Ello explica que en su informe intente agrupar a las víctimas, asignar responsabilidad a otras ramas de las Fuerzas Armadas y, en definitiva, conseguir que la Justicia acumule las causas. Esto le permitiría recibir sólo una condena, por el crimen más grave. General Augusto Pinochet AFP Reclaman un juez especial Por ello la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, el Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo y la Agrupación de Sobrevivientes de la Villa Grimaldi (ex cárcel clandestina de la DINA) pidieron ayer que la Corte Suprema nombre un juez especial que investigue los datos aportados por él. Los organismos humanitarios creen que Contreras emprendió un último esfuerzo por cerrar las causas sobre detenidos desaparecidos y forzar a la Justicia a desechar la tesis del secuestro permanente que ha aplicado para condenar a los represores. Contreras, un experto en inteligencia formado en EE. UU. en la década de los 60, cumple una pena de doce años de cárcel por la desaparición de un sastre izquierdista detenido por la DINA en 1975. En este caso- -como en la mayoría que pesan sobre él y sus subalternos- -la Justicia aplicó la tesis de que el secuestro es permanente mientras no aparezcan los restos de la víctima. Ello hace el delito imprescriptible y sin posibilidad de amnistía.