Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional DOMINGO 15 5 2005 ABC Respaldo del electorado de Taiwán al partido independentista b Una Asamblea especial con ma- yoría separatista debatirá la instauración de referéndums para decidir cambios en la Carta Magna, como la escisión formal de China PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Después de las recientes visitas a China de dos líderes de la oposición en el Parlamento de Taiwán, el electorado de la isla, que se escindió del régimen comunista tras el fin de la Guerra Civil en 1949, respaldó ayer al partido en el poder en una votación especial que se había convertido en un auténtico plebiscito sobre los planes independentistas del Gobierno. Aunque la consulta sólo tenía como objetivo elegir a los 300 representantes que conformarán una Asamblea encargada de llevar a cabo varias reformas constitucionales, los resultados demuestran que las tesis soberanistas y el rechazo a la unificación con el continente siguen predominando entre la sociedad taiwanesa. Con el 99 por ciento del escrutinio realizado, el Partido Democrático Progresista (PDP) dirigido por el presidente separatista Chen Shui- bian, obtuvo el 42,5 por ciento de los votos, venciendo así a sus rivales del Kuomintang (KMT) que consiguieron el 38,9 por ciento de las papeletas propugnando el acercamiento a Pekín. Por su parte, otra fuerza independentista, la Unión de la Solidaridad de Taiwán (UST) se convirtió en el tercer grupo político al lograr el 7 por ciento de los votos. Con esta ascensión, dicha formación desplaza al Partido Primero del Pueblo (PPP) que ha sido castigado por el electorado dos días después de que su líder, James Soong, se reuniera con el presidente chino, Hu Jintao, para oponerse a la segregación formal de la isla. El historiador Zhu Cheng Shan frente al Mausoleo de Nanjing ZHU CHENG SHAN Director del Mausoleo a las Víctimas de la Masacre de Nanjing Honrar a los criminales de guerra japoneses es como honrar a Hitler En un recorrido guiado por el propio director del museo, el historiador Zhu Cheng Shan explica las razones de la ola antijaponesa que sacude China, donde las tropas niponas mataron durante la guerra a más de treinta millones de personas en holocaustos como el de Nanjing TEXTO Y FOTO: PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL Una victoria de la democracia Eclipsado durante las últimas semanas por los viajes de sus rivales a China, el presidente de Taiwán, Chen Shui- bian, ha visto renacer su figura con estos comicios, por lo que no dudó en asegurar que ésta es una victoria para la democracia y las reformas Y es que su partido pretende sacar adelante una serie de cambios en la Constitución, entre los que destaca la convocatoria de referéndums populares para aprobar futuras modificaciones de la Carta Magna. Este sistema, al que se opone Pekín, podría ser utilizado para que la sociedad taiwanesa votara sobre una posible declaración de independencia de la isla. Junto con dicha enmienda, la Asamblea también debatirá la reducción del número de parlamentarios de 225 a 113 y la ampliación de la legislatura de tres a cuatro años. NANJING. China y Japón atraviesan su peor crisis desde que establecieron relaciones diplomáticas en 1972. La culpa de este enfrentamiento la tienen unos libros de texto nipones que soslayan las atrocidades cometidas por el Imperio del Sol Naciente durante la ocupación de China y la Segunda Guerra Mundial. La aprobación de dichos manuales ha movilizado al coloso oriental, que ha protagonizado multitudinarias y violentas protestas contra Tokio. Para encontrar una explicación a la furia desatada en tales manifestaciones, basta con una visita al Mausoleo a las Víctimas de la Masacre de Nanjing, la capital de China durante la invasión nipona. En este espeluznante recinto se recuerda a las 300.000 personas que fueron asesinadas por las tropas japonesas. El director del museo, el historiador chino Zhu Cheng Shan, desgrana para ABC las claves de aquella infame matanza. ¿Cómo se han vivido en Nanjing las últimas manifestaciones contra Japón? -Tras disfrutar durante medio siglo de un extraordinario crecimiento, Tokio niega su pasado imperialista, que causó un gran sufrimiento al pueblo chino. Por mucho que los libros de texto nipones oculten lo que ocurrió du- rante la guerra, aquí nadie va a olvidar que, a finales de 1937 y principios de 1938, las tropas japonesas mataron en sólo seis semanas a más de 300.000 personas, de las cuales 90.000 eran soldados desarmados y el resto civiles, violaron a 20.000 mujeres y quemaron un tercio de la ciudad. ¿A qué se debió tanta barbarie? -Nanjing era la capital del Kuomintang, por lo que, cuando el Gobierno se trasladó a Chongqing acosado por los japoneses, la conquista de la ciudad suponía una gran victoria simbólica. Como demuestran las fotos expuestas en el museo, 50.000 personas fueron asesinadas en el río Yangtsé en una sola jornada durante la primera incursión. Un día después, se asesinó a otras 14.777 personas a los pies del monte Mufu, llegando a matar a más de 87.000 personas en menos de 48 horas. ¿Qué atrocidades cometieron los criminales de guerra japoneses? -La crueldad alcanzó tal extremo que dos oficiales, Xiang Jing Miu Ming y Ye Tian Yi, compitieron por ver quién era capaz de matar a más chinos. Cuatro artículos de periódicos de la época informaron de esta apuesta, que ganó el primero al matar a 106 personas, una más que su rival. Aun así, ambos se quedan lejos de las 300 vidas que se cobró el teniente Gunkichi Tanaka con su katana y su bayoneta. ¿Dónde están sus restos? -Junto con el comandante Matsui Iwane y los generales Take e Hisao, esos criminales de guerra fueron ajusticiados al acabar la contienda. Sus restos están en el santuario de Yasukuni. ¿Qué le parece la asistencia anual del primer ministro nipón, Junichiro Koizumi, al monasterio? -Sus visitas no sólo dañan al pueblo chino, sino a toda la Humanidad, pues suponen una seria ofensa para las víctimas. Honrar a los criminales de guerra japoneses es como rendir tributo a Hitler en Europa. ¿Cómo debería actuar Koizumi? -Aunque se ha disculpado por el pasado de su país, Koizumi debe refrendar con actos sus palabras. Lo triste es que, a pesar de que más de treinta millones de chinos murieron a manos de las tropas niponas, poca gente en Occidente conoce este holocausto. ¿Es posible la reconciliación entre China y Japón? -De los más de diez millones de visitantes que ha recibido el museo desde que abrió sus puertas en 1985, 450.000 eran japoneses que han venido aquí para conocer esa parte de la historia que no aprenden con los libros de su país.