Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LA REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN DOMINGO 15 5 2005 ABC Pedro González Trevijano Rector de la U. Rey Juan Carlos Álvaro Rodríguez Bereijo Ex presidente del TC Manuel Jiménez de Parga Ex presidente del TC Luis Aguiar Vocal del CGPJ Ramón Punset Blanco Catedrático de Constitucional Es necesario un pacto sólido de legislatura Uno de los requisitos para abrir cualquier proceso de reforma constitucional pasa por que el Gobierno disfrute de una mayoría parlamentaria holgada en las Cámaras y, de no ser posible eso, al menos cuente con un pacto de legislatura sólido y estable, circunstancia que no se da en este momento. También se exige al Gobierno que delimite los contenidos materiales de la reforma, algo que se ha dejado en manos del Consejo de Estado. Puede salir una Constitución degradada Abrir un debate constitucional sin una hoja de ruta clara y hacerlo coincidir con la reforma estatutaria suscita inquietudes Esa coincidencia temporal puede provocar que la Carta Magna vaya a remolque de los Estatutos y que sean éstos los que definan tanto su reforma como el orden competencial entre Estado y CC. AA. Si esto se produce, la Constitución puede ver invertida su posición supraordinada respecto de los estatutos y verse degradada Algunos quieren destruir la Constitución La Constitución de 1978 tiene que adaptarse a los tiempos pero las modificaciones que se acometan sólo deben afectar a los elementos secundarios, no a los cimientos Igual que ocurre en arquitectura, si se cambian los cimientos, el edificio se cae y se tiene que edificar otro en su lugar En el actual proceso, algunos hablan de reforma de la Constitución cuando en el fondo lo que pretenden es su destrucción Es muy oportuno reformar la Carta Magna Tras 26 años de vigencia, veo totalmente oportuno acometer reformas que tienen por objeto bien subsanar las deficiencias del texto constitucional que el paso del tiempo ha puesto particularmente en evidencia- -orden sucesorio a la Corona o inadecuación del Senado a la idea de cámara territorial- -bien adecuar dicho texto a las nuevas realidades políticas- -consolidación de la organización territorial del Estado o integración europea- Debe adaptarse al Tratado de la Unión Europea Es muy clara la necesidad de reformar el Senado para que sea una verdadera Cámara de representación de las Comunidades Autónomas, pero también es muy oportuna la reforma que afecta a la Constitución europea y es de lamentar que el Tribunal Constitucional no lo haya considerado así. El Tratado compromete la supremacía de la Constitución española, por lo que es necesario que se regulen nuestros vínculos con Europa Los juristas advierten del riesgo de que la reforma sucesoria acabe en plebiscito sobre la Monarquía Aseguran que la retroactividad sólo afectaría, en su caso, a los hijos del Príncipe de Asturias b Señalan que adaptar la Constitu- ción a los nuevos tiempos es necesario pero delicado, por lo que es imprescindible un estudio riguroso y profundo que no se ha hecho NIEVES COLLI MADRID. Que todas las constituciones, y la española no es una excepción, deben adaptarse a los tiempos es algo que nadie discute. Distinto es definir qué aspectos deben retocarse, de qué manera y en qué momento. De los cuatro puntos que el Gobierno tiene intención de reformar- -y sobre los que ha encargado un informe al Consejo de Estado- los más delicados son los que afectan al Senado, a la denominación de las Comunidades Autónomas y al orden sucesorio a la Corona. El cuarto, relativo a la adaptación de nuestro texto fundamental al Tratado de la Constitución europea, no implica mayores complicaciones, máxime desde el momento en que el Tribunal Constitucional declaró que entre ambas normas no existen incompatibilidades que obliguen a modificar la Constitución española. Prestigiosos juristas consultados por ABC advierten de los riesgos que implican las reformas planteadas por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Su falta de concreción- -pese a que se han dividido en cuatro puntos- -y la ausencia de una previa reflexión seria y profunda unido al hecho de que coincide con la reforma de los estatutos de autonomía, abre interrogantes y suscita inquietudes en opinión del ex presidente del Tribunal Constitucional Álvaro Rodríguez Bereijo. La situación se antoja aún más complicada por la fractura existente entre los dos grandes partidos, mayor si cabe tras el debate sobre el estado de la Nación. Rodríguez Bereijo y el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Pedro González Trevijano, advierten en este sentido que un ambiente de con- senso político y social es un requisito imprescindible para abordar reformas, como ésta, cuando menos delicadas. Manuel Jiménez de Parga, ex presidente del Constitucional, va más allá y sospecha que algunos de los que hablan de reformar la Constitución en el fondo pretenden su destrucción La preocupación de tres de los cinco juristas consultados se centra especialmente en la dimensión que pueden llegar a tener las aparentemente inocuas modificaciones que afectan al Senado y a la inclusión de la denominación de las Comunidades Autónomas. También advierten del peligro latente de que el preceptivo referéndum sobre el derecho de la mujer a heredar el Trono se convierta en una suerte de plebiscito sobre la forma política del Estado (monarquía o república) algo que debe evitarse. Muy importante resulta que la reforma se acometa a la vez en los cuatro aspectos previstos. Todos ellos deben ir en la misma cesta Los motivos por los que esto debe ser así son sin embargo diferentes, según para quién. Positivo se muestra Luis Aguiar, vocal del Consejo General del Poder Judicial y catedrático de Derecho Constitucional. Cree que refundir las cuatro re-