Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 SÁBADO 14 5 2005 ABC Toros FERIA DE SAN ISIDRO Dos excepciones entre la dureza de Cuadri Monumental de Las Ventas. Viernes, 13 de mayo de 2005. Tercera corrida. Casi lleno. Toros de Cuadri, cuajados, muy serios y hondos, mejor hechos 2 y 3 que a la postre sumaron mejor nota dentro del durísimo y peligroso juego del conjunto. Francisco Rivera Ordóñez, de rioja y oro. Media estocada pasada (bronca) En el cuarto, tres pinchazos y estocada desprendida (gran bronca) Iván García, de celeste y oro. Bajonazo (palmas) En el quinto, media estocada baja y tres descabellos (silencio) Fernando Cruz, de azul pavo y oro. Cinco pinchazos y tres descabellos. Aviso (silencio) En el sexto, media muy defectuosa y descabello (palmas) nando Cuadri le tocó en el sorteo a Iván García, que se estrenó con un vistoso recorte en los medios. Suelto con el capote y atenazado con la muleta el rubio chaval. Torero principio, pero no muy acertado al cortarle los viajes. Todavía firme sobre la derecha para tratar las desiguales embestidas, se desinfló con la izquierda, que era el pitón del cuadri. García enseñaba el recorrido en el primer natural de cada tanda, y luego le perdía pasos, incluso metros, incapaz de dejarle el trapo en la cara. El toro se encontraba con que no tenía dónde repetir, no hallaba ni la cercana pantalla roja de la franela ni a nadie que le indicase el camino de la proyección. Oportunidad fallida. Doblemente al finiquitar la función con un bajonazo de órdago. ZABALA DE LA SERNA MADRID. Los infiernos se desataron en los prolegómenos de la corrida. Viento, agua y un toro de Cuadri de descomunal aparato. Alto, cuesta arriba, enmorrillado con un balón de fútbol, negro hasta la cepa de los pitones, hondo como un pozo tenebroso, donde se arremolinaban las peores intenciones. Un belcebú para que confirmase Fernando Cruz, que, ni corto ni perezoso, se estiró en dos verónicas jugosas interrumpidas por un semivolatín de la bestia, que sembró el síndrome cuadri y estrenó el abanico de dureza que portaban las inmensas criaturas del ganadero onubense. Todos bastísimos menos dos, de hechuras más bajas, más armónica constitución dentro de la seriedad. Y precisamente fueron las excepciones aun lejos del Fogonero de 2004, pero el síndrome cuadri había atacado a sus matadores: Rivera Ordóñez e Iván García. Rivera, que había volado bien el capote a la verónica, quiso hacer el gesto de anunciarse en Madrid con una ganadería dura. Pero el gesto se quedó en eso, en el anuncio. Su toro, que era el Vergüenza torera El resto fue pedernal, en especial el lote de Fernando Cruz, que demostró vergüenza torera a espuertas, con el que ratificó el doctorado, que se defendió por arriba con violencia hasta complicarle la vida en la suerte de matar, y con el sexto, otro cabrón con pintas que se cruzaba como uno que yo me sé y derrotaba también por las alturas. En éste el amor propio rozó la temeridad en los medios, entre aquellas oleadas que parecían tsunamis. Ambos monstruos le golpearon con saña de cintura para arriba, como para arrancarle el torso, el brazo y la cabeza. Y en semejantes y dramáticas situaciones apareció Rivera Ordóñez, director de lidia, sin el capote en las manos. Repito y exclamo: ¡director de lidia! ¿A qué se dedicaba en el callejón cuando el peligro era tan manifiesto y evidente? No responsabilizarse de su actuación alguien que se ha paseado diez veces España como figura es triste; no hacerlo de sus compañeros es grave. Al quinto, tocado arriba de pitones, Rivera Ordóñez fue despedido a almohadillazos con una bronca monumental segundo, recibió desproporcionado castigo en el caballo, se desplazó todavía largo y humillado en las manos bregadoras de Joselito Gutiérrez y se empleó en las castigadoras dobladas de Rivera Ordóñez, que tras quebrantarlo por bajo se inhibió con descaro. Podía haber servido, y mucho, de no recibir tan infame lidia ni caer en muleta tan estéril. La otra excepción del sexteto de Fer- BOTÁN No responsabilizarse de su actuación alguien que se ha paseado diez veces España como figura es triste; no hacerlo de sus compañeros como director de lidia es grave ENTREBARRERAS Rivera: Entrar en Madrid me cuesta más que a nadie ROSARIO PÉREZ MADRID. Con un animal así, ¿qué más se puede hacer? se preguntaba Fernando Cruz tras matar al toro de la confirmación. Tampoco le brindó mayores opciones el sexto: Pensé que duraría más, pero enseguida se orientó. Después de venir con tantas ilusiones, peor no ha podido salir De la misma opinión era Rivera Ordóñez: La corrida ha desarrollado mucho peligro y ha sido intoreable. Y quien no lo haya visto así se equivoca En cuanto a la reacción del público, que lo despidió entre almohadillas, manifestó: Me afecta la incomprensión. Entrar en Madrid me cuesta más que a nadie Iván García también esperaba que algún toro rompiese más El cartel de hoy LA CARDENILLA DÁVILA MIURA Representante: José Moro. Divisa: encarnada y azul. Antigüedad: 19 de mayo de 1995. Procedencia: Juan Pedro Domecq y Conde de la Corte. Nacimiento: Sevilla, 5- 3- 74. Alternativa: Sevilla, 10- 4- 97. Padrino: Emilio Muñoz. Testigo: Víctor Puerto. Toros de Jandilla. JAVIER VALVERDE Nacimiento: Salamanca, 22- 12- 77. Alternativa: Salamanca, 12- 6- 2002. Padrino: Paco Ojeda. Testigo: El Juli. Toros de Antonio Bañuelos. SERAFÍN MARÍN Nacimiento: Barcelona, 5- 5- 83. Alternativa: Barcelona, 4- 8- 2002. Padrino: El Califa. Testigo: A. Romero. Toros de Villamarta.