Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 14 5 2005 55 Cultura y espectáculos Lévi- Strauss condena el nacionalismo al recibir el premio Cataluña de manos de Pasqual Maragall A sus 97 años, rechazó ayer, en París, el concepto de identidad nacional y lo tildó de desastroso b El antropólogo propuso un con- cepto personal de eurorregión, basado en nuevas relaciones transfronterizas, lazos económicos y culturales, bajo la tutela del Estado JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Pasqual Maragall, presidente de la Generalitat, entregó ayer el XVII Premio Internacional de Cataluña a Claude Lévi- Strauss, el gran patriarca de la antropología estructural, quien, en su discurso de agradecimiento, consideró desastroso el concepto de identidad nacional y defendió un modelo de eurorregión destinado a reforzar los Estados, difuminando sus fronteras Dado el frágil estado de salud de Lévi- Strauss, que tiene 97 años, Maragall decidió hacer la entrega en París, acompañado de casi todos los miembros del jurado del premio y una nutrida delegación político- cultural, con Xavier Rubert de Ventós, Josep María Castellet, Baltasar Porcel, Jorge Herralde, Xavier Foch, Ricardo Bofill y Juan Manuel Bonet, entre otros. La Academia francesa aceptó gustosa ofrecer su sede para celebrar el acto, al que asistió un pequeño pero selecto grupo de académicos, entre los que estaban Hector Bianciotti, Jacqueline de Romilly, Maurice Druon y Pierre Messmer. Hélène Carrère d Encausse, secretaria perpetua de la Academia, hizo las presentaciones. Patriarca de la antropología y gran moralista Claude Lévi- Strauss (Bruselas, 1908) sociólogo, etnólogo, viajero, es el patriarca de la antropología estructural, pero su fama va más allá de las fronteras de ninguna disciplina científica, ligada desde hace treinta y tantos años al nacimiento, proliferación y defunción del estructuralismo certificada por él mismo en numerosas ocasiones. Lévi- Strauss es autor de veintisiete libros de distinta condición. La lectura de obras científicas, como las Estructuras elementales de parentesco (1949) Antropología estructural (1958 y 1973) o la serie Mitológicas (1964 a 1971) reclama una formación especializada importante. Sus ensayos pluridisciplinares, como Raza e historia (1952) La vía de las máscaras (1975) La mirada alejada (1983) o Papá Noel supliciado (1994) se abren a otras disciplinas (arte, música, artesanías, historia) con las que entabla un diálogo problemático. La celebridad de Lévi- Strauss se funda en textos mucho más literarios, como Tristes trópicos (1955) o El pensamiento salvaje (1962) que fueron, en su día, libros iniciáticos para una o dos generaciones de intelectuales. Más allá de las fronteras de las disciplinas científicas, el antropólogo se desnuda con una sinceridad desarmante y su prosa cobra el tono de los grandes moralistas. Eurorregión Pirineos- Mediterráneo El acontecimiento estrictamente cultural de la entrega del premio fue el discurso de Claude Lévi- Strauss: El etnólogo y las identidades nacionales Desde su origen, el premio Cataluña ha tenido por vocación primera la reafirmación y proyección internacional de la identidad cultural catalana. Desde esa óptica, la visión personal del patriarca de la antropología estructural no sé si convencerá plenamente a los nacionalistas catalanes, ya que Lévi- Strauss condena el nacionalismo y defiende un modelo de eurorregión que tampoco sé si coincide exactamente con la geometría variable de Maragall. En su discurso, Lévi- Strauss avanzó esta visión de una posible eurorregión Pirineos- Mediterráneo: Vasta comarca- contrée dijo, exactamente- -a la que sería necesario añadir los dos países vascos, en la que pudiera reconocerse la antigua marca de los tiempos carolingios que tenía su sede, no lo olvidemos, en Barcelona Sentado ese complejo marco geográfico, el etnólogo avanzó esta reflexión histórica: Yo he conocido una época en la que la identidad nacional era el único princi- Lévi- Strauss y Maragall, ayer en la Academia francesa pio de relación entre los Estados. Sabemos cuáles fueron sus resultados desastrosos Rechazado así el nacionalismo, Lévi- Strauss avanzó su concepto personal de eurorregión, basado en nuevas relaciones transfronterizas que permitan zanjar antiguas rivalidades, favoreciendo nuevos lazos económicos y culturales, a escala local, comarcal y regional, bajo la tutela del Estado: La creación de eurorregiones permitirá subrayar la aproximación de los Estados y difuminar sus fronteras A partir de tal visión de las identidades nacionales, tema central de la conferencia, Lévi- Strauss lanzó un vibrante llamamiento a la responsabilidad internacional de nuestra civilización, que él considera amenazada por la de- AFP La desaparición de lenguas, culturas y especies es un proceso histórico inquietante y devastador advierte mografía, la industrialización irresponsable del planeta y la desertización de inmensos territorios vírgenes. A juicio de Lévi- Strauss, los estragos de la colonización planetaria de la técnica pueden considerarse como una catástrofe sin parejo en la historia de la humanidad A su juicio, la desaparición de lenguas, culturas, especies animales y vegetales es un proceso histórico inquietante, devastador. Tales desastres son consecuencia del compor- tamiento humano. El hombre es su autor y su primera víctima. Se trata de un inmenso drama contemporáneo Según Lévi- Strauss, los derechos de la humanidad, entera, están amenazados desde el momento en que es el hombre mismo quien está poniendo en peligro la existencia amenazada de otras especies Para el antropólogo, es más urgente que nunca el reconocimiento y defensa del derecho a la vida de todas las culturas, especies animales y vegetales: El derecho a la vida y el libre desarrollo de las especies vivas todavía presentes en la tierra es un derecho imprescriptible, por una razón muy simple: la desaparición de una sola especie deja un vacío irreparable, a nuestra escala, en el conjunto de toda la Creación