Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid SÁBADO 14 5 2005 ABC SE DICE SE COMENTA LA ENCUESTA DE SIMANCAS El secretario general de los socialistas madrileños, Rafael Simancas, llegará hoy al Comité regional de su partido con una encuesta bajo el brazo muy favorable a sus intereses. Según los datos que manejan, el PP de Esperanza Aguirre volvería a ganar las elecciones autonómicas si se celebraran ahora, pero el PSOE recorta las distancias de una manera significativa y podría gobernar en coalición con Izquierda Unida. Los socialistas ya tienen su encuesta, que contrasta con otras que dicen exactamente lo contrario. LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es MADRID AL DÍA TRES TRISTES LINCES MANUEL DE LA FUENTE La imagen de Madrid La ciudad está insoportable, intransitable, llena de obras allá donde miremos. Madrid es posiblemente la capital de Europa que peor imagen ofrece a los turistas: ahora desde el Ayuntamiento se pretende vender una nueva imagen de la ciudad con carteles, con banderines y con logotipos preciosos, llenos de colorido, pero la verdadera estampa que se llevan los visitantes de Madrid es la de los andamios, la de las grúas, el ruido y los socavones. Caminar por la Puerta del Sol, uno de los monumentos emblemáticos de la Villa es una auténtica prueba de obstáculos. Lo mismo ocurre en decenas de puntos tradicionales El traqueteo de las máquinas escavadoras se suma al insoportable ruido del tráfico. Bueno, si tenemos que tener en cuenta el eterno atasco nunca solucionado del todo por el Ayuntamiento, la imagen de la capital puede que no llegue sana a los Juegos Olímpicos de 2012. José Antonio Benítez ir a trabajar tengo que circular por lo que era la M 30, y siento miedo, debido a la escasa seguridad. si no llegas a seguir esas pinturas descoloridas que cambian de dirección casi a diario, date por estrellado. Ojalá acaben pronto esas obras y sin demasiado accidentes. Por otro lado quiero decirle que consigue que los ciudadanos madrileños nos sintamos delincuentes, como si estuviésemos cometiendo delitos gravísimos por aparcar el coche en la calle (en caso de encontrar plaza) pagando y sin poder terminar reuniones laborales. Sonsoles Martí El pregonero Leo en su diario, no sin estupor, que un lector del mismo se siente molesto porque Joaquín Sabina dé el pregón de las fiestas de San Isidro, Esto choca de frente con el artículo 14 de la Constitución: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión u opinión Es un cantautor que, como decía en una de sus primeras canciones se deja la vida en los rincones de Madrid y al que tanto debe esta capital. Eduardo Montesinos Martín N ANTE TODO, MUCHA CALMA La última sesión plenaria en la Asamblea de Madrid llamó la atención, sobre todo, por la tranquilidad de la oposición y las buenas maneras de unos y de otros. Incluso hubo un pacto sobre la marcha entre Esperanza Aguirre y Rafael Simancas para acordar la posición de Madrid ante la revisión del sistema de financiación autonómica. Y por si fuera poco, IU votó al lado del PP una proposición no de ley, y el PSOE, para no ser menos, hizo lo mismo con otra iniciativa similar. Vamos, que el Gobierno salió de Vallecas sin despeinarse. Riesgo en la M- 30 Excelentísimo Señor Alcalde, me dirijo a usted porque supongo que es bueno que sepa cómo nos sentimos sus ciudadanos. Cada día para ERNESTO AGUDO La A- 1, una ratonera. Para quienes acostumbramos a utilizar la A- 1 para nuestros desplazamientos habituales, especialmente los fines de semana, el atasco se ha convertido en nuestro deporte estrella. ¿Para cuándo la Radial 1? Ya está bien de tanta ratonera en los accesos a Madrid. Rosa Vigil DIMES Y DIRETES EL NEGOCIO ES SALVAR VIDAS: DENNOS CRÉDITO S estudiamos duramente para enuena pretencioso pero es trar y acabar en seis años la liindiscutiblemente ciercenciatura. Luego competimos to: el negocio es salvar vipara acceder a la formación esdas. Diariamente, miles de especializada. Trabajamos y nos pañoles entregan a sus médiformamos simultáneamente cos en el Sistema Nacional de por una remuneración incalifiSalud lo que más aprecian, su Julio cable durante otros cuatro o cinpropia vida. Les ofrecemos Mayol co años. Eso son horas sin dormir, una solución para sus problemas reuniones familiares perdidas o y, junto con otros, nos dedicamos desconexión de los amigos, que no ena curarles. Cuando no podemos, portienden que el hospital y los pacientes que tenemos límites, les ayudamos a van primero. Terminado el entrenasoportar la muerte. Sabemos que conmiento, once años después, muchos pafían y quieren que uno se comporte no samos a ser eternos interinos por incomo cualquier médico, quieren al mecumplimiento legal de los diferentes jor médico. Eso nos lleva a luchar por gobiernos. Y continuamos progresanmejorar profesionalmente y así resdo sin ayuda de la misma administraponder a las necesidades. Pero, ¿poción que se beneficia del valor añadido drán seguir confiando? aportado. Pero ese esfuerzo no produLa excelencia no ha sido gratuita. ce el beneficio económico que se nos Hasta poder desobstruir una coronaatribuye. Me sonrojo al contar que el ria o trasplantarle el hígado, primero precio de una hora de guardia hospitalaria de un, pongamos, cirujano con 20 años de experiencia es inferior al de personas del servicio doméstico de las señoras y caballeros que deciden sobre Sanidad. Lamentablemente, el desprestigio cunde. Cada vez hay menos médicos interesados en las especialidades de mayor riesgo, que son las peor recompensadas. Ahora no pedimos que nos paguen anualmente una cuarta parte de cuanto reciben las estrellas de fútbol por temporada. No es preciso temernos o reverenciarnos porque la nuestra es una profesión, no un sacerdocio. Sólo pregúntense qué estarían dispuestos a dar por el mejor y más motivado médico cuando la enfermedad ponga en peligro su vida. Reconocerán que si no cuidamos a los profesionales e incentivamos la excelencia algún día lo lamentaremos todos. La asistencia sanitaria es un negocio para muchos, pero créanme, nuestro primer y principal negocio como médicos es salvar vidas. Dennos crédito. Dr. Julio Mayol es cirujano general y digestivo del Hospital Clínico San Carlos o hay nada como zamparse el Debate del Estado de la Nación para estar aún más convencido de que lo que realmente importa son esas pequeñas cosas de Serrat. Pequeñas cosas sobre las que también se ciernen los peligros de la palabrería, los fuegos de arteficio, las paparruchas del dickensiano Mr. Scrooge, la banalidad. Esas pequeñas cosas con la montaña sagrada de Tinfaya, en Fuerteventura, a la que se sigue queriendo meter mano. O como esos árboles del norte a los que alguien ha dado una mano de pintura (pintar árboles es como echarle agua del grifo al océano) Pequeñas cosas, pequeños sueños inmemoriales como el cedro del Museo del Prado, al que le quieren meter un meneo al cubo. Y qué me dicen del Botánico. Seguro que aparece por ahí algún arquitecto megalomaníaco y lo convierte en el Jardín de los Transgénicos. Porque hay arquitectos que deberían haber trabajado en el Egipto de los Faraones o, en su defecto, en el Egipto de Cecil B. Demille y Charlton Heston. Pequeñas cosas como Brezina, Brezo y Briso, los tres tristres linces a los que el destino ha jugado una mala pasada. Son esas pequeñas cosas, esos ojitos de gata que hemos visto en las fotografías los que ayudan a vivir, aunque esta vez no haya habido final feliz. Un moderno como Óscar Wilde diría una vez más su sandez preferida: la Naturaleza imita al Arte. Pues va a ser que no. Salvo que el autor de la Balada de la cárcel de Reading se estuviera o estuviese refiriendo a la mollar Liebre de Durero, que ésa sí que pide a gritos una cazuela y unos ajillos. Quien no ama a los animales, a las plantas y a los árboles, incluso a las piedras, y a los ríos, a los meandros, a las riberas, a los picos, a los desiertos y a los humedales, a los secarrales y a los lagos, no puede amar a los hombres. Todos los días docenas de especies animales y vegetales desaparecen. Algunos, cuando suben a los púlpitos, a los estrados parlamentarios, a los consejos de administración, parecen olvidarlo. También a la nuestra le llegará su hora. Entonces no esperemos que los cedros, las montañas mágicas, los árboles dejen escapar una mísera lágrima por nosotros.