Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Madrid SÁBADO 14 5 2005 ABC La última manifestación en el barrio tuvo lugar el pasado martes, tras el asesinato del menor, y en ella participaron unos 4.000 vecinos El barrio de San Cristóbal, en Villaverde, duplica la media de inmigrantes de la capital Un 37,3 de los vecinos de la zona es de procedencia extranjera, frente al 15 de toda la ciudad b El ministro de Asuntos Sociales, Jesús Caldera, situó en un 10 el tope de población extranjera para una buena convivencia. Sólo 4 de los 21 distritos lo cumplen CARLOS HIDALGO MADRID. El continuo recibimiento de inmigrantes por parte de la capital no se está traduciendo en un reparto más o menos simétrico por los barrios de la ciudad. Es más, los vecinos de las zonas que soportan las mayores cargas de estos nuevos vecinos vienen reclamando desde hace tiempo que tanto la población extranjera como la realojada tengan incentivos por parte de las Administraciones para poder instalarse en todos los distritos de la capital, y escapar así de los temidos guetos. Un caso muy especial es el que vive el barrio de San Cristóbal de los Ángeles, en Villaverde. A fecha de hoy y manejando los datos oficiales- -que no reflejan las bolsas de inmigración en su totalidad, puesto que habría que sumar a todos aquellos que no están censados ni empadronados- el 37,3 por ciento de los vecinos de esta zona procede del extranjero: algo más del doble de todo el distrito, que se sitúa en un 18,2 por ciento. Una cantidad disparatada si tenemos en cuenta que la media de la capital se sitúa en el 15 por ciento. A San Cristóbal le siguen los barrios de Sol (34,5 por ciento) y Embajadores (33 por ciento) ambos en Centro. Se da la circunstancia, además, que en estas áreas de Madrid- -todo lo que comprende Lavapiés, Tirso de Molina, El Rastro... a menudo, la convivencia entre las diferentes nacionalidades se torna bastante peliaguda. En Villaverde predominan los ecuatorianos, marroquíes. colombianos, rumanos, peruanos y dominicanos. Precisamente, hace unas semanas, con motivo del proceso de regularización masiva que ha llevado a cabo el Gobierno de la Nación, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, situó en el 10 por ciento de población extranjera el tope para asegurar la buena convivencia entre los vecinos de diferentes países de origen. Con los datos en las manos, vemos que sólo 4 de los 21 distritos en que está dividida la capital cumplen tal requisito: Retiro (9,5 Fuencarral- El Pardo (9,2 Moratalaz (8,5 y Hortaleza (10 Barajas, con un 10,4 se queda en la frontera. El propio delegado del Gobierno, Constantino Méndez, se refirió el jueves a esta realidad en unas declaracio- nes en Telemadrid. Habría que planificar- -dijo- -la llegada de inmigrantes a los barrios evitando concentraciones desmedidas y, en todo caso, instaurar la figura del mediador vecinal que propicie la información necesaria para que estas personas se habitúen a unas prácticas de convivencia El debate, por lo tanto, está sobre la mesa; principalmente, si tenemos en cuenta los sucesos que están ocurriendo en Villaverde, distrito al que pertenece San Cristóbal de los Ángeles. Los recientes incidentes posteriores al asesinato del menor de edad Manuel Gon- Una sola comisaría de Policía para 300.000 habitantes Villaverde: 144.683 habitantes; Usera: 133.487. Casi 300.000 vecinos son a los que tiene que dar servicio la única comisaría de Policía existente en la zona. La llaman de Usera, pero se encuentra en la Ciudad de los Ángeles (Villaverde) Hasta hace poco contaba con 193 efectivos, a los que se han sumado otros 31, una cifra harto insuficiente para una zona que soporta importantes cotas de delincuencia. Es el tercer distrito de Madrid con mayor número de delitos. Según fuentes sindicales consultadas por ABC, la presencia policial durante las noches se limitaba a dos coches patrulla, que, desde hace pocos meses, se han duplicado a cuatro por turno- -mañana, tarde y noche; éste último cuenta, además, con un refuerzo- A raíz de los sucesos de San Cristóbal, el pasado verano, pero, sobre todo, de lo ocurrido este mes en Oroquieta, el delegado del Gobierno, Constantino Méndez, se ha comprometido a construir una segunda comisaría en la zona. Se trata de una antigua reclamación vecinal que, por fin, será una realidad. A ello hay que unir los paquetes de medidas y de inversiones que están realizando Ayuntamiento y Comunidad en Villaverde, con el fin de paliar la situación de marginalidad y sofocar las difíciles relaciones que se están dando entre españoles y extranjeros. Constantino Méndez