Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 SÁBADO 14 5 2005 ABC Internacional Varios residentes de Andizhán caminan con los brazos en alto junto a los soldados que ayer reprimieron a sangre y fuego la protesta AP Decenas de muertos en Uzbekistán en la represión militar de un levantamiento popular Los desórdenes comenzaron tras el asalto a una cárcel que albergaba a líderes islamistas radicales autoritario del ex líder comunista Karímov impide por el momento conocer la dimensión de la revuelta, que parece limitada a la ciudad de Andhizán RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Los violentos enfrentamientos que ayer asolaron la localidad de Andizhán, situada en el extremo oriental de Uzbekistán, junto a la frontera con Kirguistán, parecían el comienzo de una nueva revolución dentro del espacio ex soviético pero todo quedó sólo en una acción armada del islamismo radical- -aunque sea una de la más graves que se recuerdan- -que terminó siendo abortada a sangre y fuego al caer la noche. Decenas de personas perdieron la vida o resultaron heridas en los choques registrados entre militantes islámicos y fuerzas del Ejército. Víctimas de los disparos fueron también los participantes en una nutrida concentración en el centro de Andizhán. La trágica jornada comenzó con el asalto a una b El régimen cárcel y la liberación de miles de reclusos. El origen de los incidentes tiene que ver con el juicio que se celebra en Andizhán contra 23 personas acusadas de pertenecer a la organización extremista denominada Akramiya Terrorismo e intento de golpe de estado son algunos de los cargos presentados contra los detenidos. El pasado miércoles, unas cinco mil personas se manifestaron frente al edificio del tribunal exigiendo la liberación de los reos. Las organizaciones uzbekas de derechos humanos sostienen que los 23 encausados son simplemente hombres de negocios y se les persigue por motivos políticos. Sea como fuere, lo cierto es que en su ayuda acudieron numerosos hombres armados que, tras asaltar un cuartel y hacerse de abundante armamento y munición, se trasladaron al penal de Andizhán. Allí pusieron en libertad a todos los presos, incluidos los 23 presuntos miembros de Akramiya Tanto el ataque contra la unidad del Ejército como el asalto a la prisión pro- vocaron sendas refriegas con las fuerzas de seguridad que se saldaron con una decena de muertos, según fuentes oficiales, aunque las agencias rusas creen que el número de víctimas fue mucho mayor. De camino hacia el centro de Andizhán, hubo un momento en el que, según la agencia rusa RIA- Nóvosti, los islamistas trataron de hacerse fuertes en una escuela. La ausencia total de libertad de prensa en Uzbekistán y el hermetismo del régimen de Islam Karímov han impedido, por el momento, conocer la auténtica envergadura de los enfrentamientos de ayer y el número real de muertos y heridos. Los primeros tiroteos se produjeron pasada la medianoche del jueves. Ayer por la mañana, el Ejército Según la versión oficial, el presidente trató de entablar negociaciones con los guerrilleros antes de lanzar al Ejército contra ellos ya había bloqueado todos los accesos al valle de Ferganá, en donde se encuentra la localidad de Andizhán, la cuarta más importante de Uzbekistán con más de 400.000 habitantes. Los extremistas, que lograron arrebatar a los militares uzbekos incluso tres carros blindados, tomaron después el edificio de la Administración local de Andizhán, situado en la plaza central de la ciudad. A los pocos minutos, el lugar se había llenado de gente exigiendo la dimisión del presidente y el Gobierno del país. Según distintas estimaciones, en la concentración de ayer pudieron tomar parte unas 10.000 personas. Los rebeldes llevaron también a cabo un intento fallido de tomar la sede local del Ministerio del Interior y los Servicios de Seguridad. Un teatro y un cine fueron incendiados por la multitud así como numerosos vehículos. Karímov se trasladó a Andizhán, aseguraron los medios oficiales uzbekos, para entablar conversaciones con los guerrilleros. Luego se dijo que las negociaciones no habían servido para nada. Según el Ministerio del Interior