Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 14 5 2005 Nacional 19 Cinco menores asaltan en Murcia el chalé de un inglés y lo matan delante de su mujer Los jóvenes, con antecedentes penales, entraron a la vivienda con la intención de desvalijarla b Wilson Mills, un jubilado de 68 años, se enfrentó a los supuestos ladrones cuando tomaba el sol junto a su mujer Cherrel en el jardín de la casa GUILLERMO HERMIDA MURCIA. Un solo disparo de escopeta sirvió para acabar ayer con la vida de Wilson Mills, un jubilado inglés de 68 años. Mills, que disfrutaba junto a su mujer Cherrel del sol en la piscina de su pequeño chalé, cometió el error de enfrentarse a un grupo de hasta cinco asaltantes, al parecer, menores de edad con antecedentes penales, que entraron en su casa con la intención de desvalijarla. El disparo, hecho a quemarropa, entró por el costado izquierdo del fallecido, produciéndole la muerte en el acto. Mientras dos de los asaltantes mantenían encañonada a Cherrel, otros tantos entraban en la casa y salían en apenas un minuto cargados con dos mochilas, una de las cuales contenía, según la investigación, una cantidad indeterminada de dinero. El espectacular robo se produjo a plena luz del día, sobre las diez y media de la mañana, y con la presencia de varios testigos. El chalé se encuentra en la urbanización Valle del Sol, en la pedanía murciana de Gea y Truyols. Dos co- ches, según las primeras investigaciones, aparcaron junto a los contenedores de basura junto al chalé, y de ellos salió un grupo que saltó la valla baja que lo rodea y se encontró frente a frente a la pareja, que tomaba el sol. Según los testigos, el disparo se produjo apenas iniciado el asalto. En ese momento, la mujer comenzó a gritar y los vecinos se acercaron con el tiempo justo de ver cómo el grupo abandonaba las inmediaciones de la casa a toda velocidad. Un vehículo de recogida de basuras que se encontraba en las inmediaciones pudo perseguir el suficiente tiempo a los ladrones como para identificar sus matrículas. Dos operarios trasladan el cadáver del ciudadano británico GUILLERMO CARRIÓN Delincuentes comunes Las primeras investigaciones, que llevaban a cabo efectivos del cuartel de la Guardia Civil de Torre Pacheco, hicieron pensar en un posible ajuste de cuentas, pero conforme avanzaban las pesquisas, los agentes se decantaban por la hipótesis de un robo, cometido por un grupo de delincuentes comunes sin otro móvil. La investigación apunta a que el grupo eligió su objetivo al azar y pensando en que la cercanía de la carretera que lleva a la autovía de San Javier iba a facilitar su huida. El cadáver de Mills quedó tendido junto a la piscina hasta que el juez ordenó su levantamiento pasadas las 13.30. Uno de los coches en los que huyeron los asaltantes chocó con un camión Tras huir del lugar de los hechos a bordo de una furgoneta y un turismo de color blanco, los asaltantes tomaron la autovía A 30 en dirección a Madrid. A la altura de de Cieza, abandonaron la vía y se internaron en el paraje de Los Albares. Poco después, uno de los coches chocó con un camión obligando a sus ocupantes a abandonarlo. Varios testigos, entre ellos profesores de un centro de enseñanza cercano, afirman que los asaltantes llevaban prendas raras, incluidas algunas de cuero, lo que concuerda con la descripción de los testigos del asalto en Gea y Truyols. Además, en el interior del coche siniestrado se encontró la culata de la escopeta presumiblemente utilizada en el asalto. Sin embargo, los supuestos ladrones consiguieron escapar a pie del cerco de la Policía y la Guardia Civil a través de unos olivos, lo que obligó a trasladar la operación de búsqueda a Abarán, localidad de la que presumiblemente es originario un miembro del grupo, de etnia gitana. El tanque en el que murieron cuatro trabajadores del astillero de Ferrol no pasó la preceptiva revisión de gas EP LA CORUÑA. El informe preliminar realizado por Navantia sobre el accidente que causó la muerte a cuatro trabajadores del astillero ferrolano ha concluido que el tanque de la fragata noruega Roald Amundsen no tenía la certificación que acreditaba que tenía realizada la revisión de gases. Precisamente, la ausencia de esta certificación conlleva la prohibición del acceso a este tipo de habitáculos. Las investigaciones indican que dos depósitos anexos de parecidas características al tanque en el que se produjeron los hechos sí que tenían realizadas estas comprobaciones. El informe elaborado por los técnicos de seguridad de la propia empresa apunta la posibilidad de que el habitáculo contuviera argón, un tipo de gas que desplaza el oxígeno. El argón se inyecta en el interior de las tuberías y mamparos para garantizar su perfecta soldadura. Miles de personas se manifestaron en solidaridad por los trabajadores muertos EFE El presidente del comité de empresa de la factoría ferrolana, Ramiro González, confirmó que en la jornada anterior al siniestro en esa zona se realizaron trabajos de soldadura. Una de las dudas que todavía está sin despejar es por qué Ana Paz Vilariño, la primera víctima, entró en el tanque sin que se realizase previamente la medición, si fue tras recibir una orden o por propia iniciativa. Ayer, miles de personas se echaron a la calle en Ferrol en solidaridad con los cuatro trabajadores fallecidos. Según la Policía Municipal, el número de manifestantes fue de 6.000, frente a los 12.000 que apuntaron los sindicatos. La protesta, a la que fueron llamados los trabajadores de todos los sectores de la comarca de Ferrol, comenzó a las once y media de la mañana y concluyó dos horas después. Entre los asistentes figuraban los secretarios generales de UGT y CC. OO. Cándido Méndez y José María Fidalgo.